JJ OO Pyeongchang

España aumenta su representación olímpica a 13 deportistas

Laro Herrero, Regino Hernández, Lucas Eguibar, Felipe Montoya y Quim Salarich, de izq. a der. /COE
Laro Herrero, Regino Hernández, Lucas Eguibar, Felipe Montoya y Quim Salarich, de izq. a der. / COE

«Es un equipo con mucha calidad y mucha pasión», destaca Alejandro Blanco tras «la grata sorpresa» de la llamada de última hora del esquiador catalán Quim Salarich

AMADOR GÓMEZMadrid

España aumentó este martes su representación en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang a 13 deportistas, al obtener el catalán Quim Salarich una plaza adicional en esquí alpino, el día antes de que el último grupo de la delegación nacional viaje a Corea del Sur para la cita invernal que se inaugurará el viernes. Finalmente serán ocho españoles en deportes de nieve, encabezados por el snowboarder Lucar Eguibar, abanderado del país el día de su 24 cumpleaños, y cinco en hielo, liderados por el patinador bicampeón del mundo y seis veces campeón de Europa Javier Fernández. Ellos dos son las dos grandes esperanzas de medalla en Pyeongchang al frente «de un equipo corto, con mucha calidad y mucha pasión», según destacó este martes el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, para quien, «independientemente del resultado habrá merecido la pena la participación en Pyeongchang».

El equipo español se encontró por la mañana con «la grata sorpresa» de la incorporación de última hora de Quim Salarich, que se disponía a ir a jugar al golf cuando recibió la llamada en la que se le comunicó que debía ir preparando la maleta para Pyeongchang. «Me veía fuera de los Juegos, pero el esfuerzo se ha visto recompensado. Me he enterado de sopetón y he pegado un salto en la cama cuando me han dado la noticia», reconoció Salarich, a quien despertó a las nueve de la mañana el presidente de la Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI), May Peus, para anunciarle que debía desplazarse ya a Madrid para estar presente en el acto de despedida en la sede del COE.

Quim Salarich será por tanto uno de los cuatro esquiadores olímpicos en Corea del Sur, junto al vizcaíno Juan del Campo (también alpino), el guipuzcoano Imanol Rojo y el aragonés Martí Vigo, ambos en fondo. «Vamos con una delegación potente, fuerte, con nivel, que va a competir y a dejar el pabellón lo más alto posible», subrayó el máximo dirigente de la RFEDI, presente en la despedida del grupo olímpico junto al presidente de la Federación Española de Deportes de Hielo (FEDH), Frank González. Al acto también asistieron los tres representantes masculinos de snowboard (Lucas Eguibar, Regino Hernández y Laro Herrero) y el patinador Felipe Montoya. El equipo español se completa con Queralt Castellet (snowboard) y Ander Mirambell (skeleton) y la pareja de patinadores formada por Sara Hurtado y Kirill Khalyavin.

«El deporte español va a estar muy bien representado y estamos muy ilusionados», insistió Alejandro Blanco, que se opone a que el país sea «juzgado por los resultados». «Es un grupo de gente compacta y buena», subrayó el presidente del COE. «El verdadero éxito son los deportistas clasificados, porque no somos un país con tradición de nieve», recordó Blanco. «A ver si podemos estar los tres en la final», deseó el guipuzcoano Lucas Eguibar, en alusión también al malagueño Regino Hernández y al cántabro Laro Herrero. Los snowboarders coincidieron en destacar «la espectacularidad» del recorrido, «sobre todo para quien lo vea por televisión». «Yo voy a ir a disfrutar. En una carrera puede pasar cualquier cosa y voy a intentar estar al máximo», apuntó Eguibar, ganador de la Copa del Mundo en 2015 y subcampeón mundial, en individual y por equipos, junto a Regino Hernández, el pasado año en Sierra Nevada. «El ‘snow’ tiene un factor de suerte muy importante, y esperamos tener un día inspirado y que se alineen los astros», señaló Regino Hernández.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos