Triatlón

Víctor del Corral, el guía triatleta

vídeo

Víctor del Corral. / Virginia Carrasco

  • «A veces queremos ir demasiado rápido, creemos que somos capaces de cualquier cosa y ahí ya sí que nos 'flipamos' un poco», asegura el ganador de los Ironman de Arizona, Florida y Lanzarote, que ha escrito un manual de su deporte para 'tontos'

Víctor del Corral (Barcelona, 13-5-1980) compite en pruebas que tantean el límite del dolor y de la resistencia humana. Nada 3.800 metros, pedalea con su bicicleta 180 kilómetros y a continuación se exige en más de 42 kilómetros de carrera a pie. Es decir, que durante al menos ocho horas exprime su capacidad física y mental. No contento sólo con la experiencia propia -«Soy un adicto al 100%. Es pasión, un estilo de vida, es todo», reconoce- ha escrito un libro: 'Triatlón para dummies (tontos, estúpidos)' en el que elabora una completa lista de fases para convertirse en competidor del deporte de las tres especialidades.

«Hay que empezar poco a poco, marcarse un objetivo sensato, coherente y razonable con el que iniciarse», aconseja quien ha ganado los ironman (triatlones de larga distancia) de Arizona, Florida y Lanzarote. Pero De Corral prefiere que nadie se engañe y apuesta por el freno para quien es demasiado 'dummie'. «A veces queremos ir demasiado rápido y el primer día sí somos más cautos, pero luego enseguida creemos que lo tenemos dominado y que somos capaces de cualquier cosa. Ahí ya sí que nos 'flipamos' un poco y hay que intentarlo controlar», confiesa sobre los triatletas 'domingueros' que se exponen a lesiones o sustos graves por malas prácticas. «Ves gente que llegó hace dos días y está haciendo cosas que dices: 'Puff, por ahí no vamos bien'. La idea del libro es poner algo de pauta, de sentido común. Desde fuera la gente lo ve muy claro y a veces uno mismo parece que pierde el norte», avisa.

El barcelonés es un deportista metódico que alterna sus sesiones de natación, bicicleta y carrera a pie con las de gimnasio. Además, cuida su cuerpo con al menos dos sesiones semanales con su fisioterapeuta y controles periódicos para vigilar su salud, tal y como recomienda a cualquiera que quiera seguir sus pasos. El manual de más de 300 páginas de Víctor del Corral presenta las opciones para una preparación progresiva con pautas complementarias sobre material o dietas óptimas, aunque también con observaciones sobre las dificultades de un deporte de élite en varios campos. «No es un deporte barato, seguro que no. Pero puede ser más barato de lo que pensamos. A veces nos gusta tener más cosas de las que necesitamos obligatoriamente. Algunos dicen: 'No puedo salir a la calle sin la última bicicleta del mercado'. Coge una sencilla y luego ya llegaremos a la buena si realmente es lo que me gusta», señala el primer deportista que ganó dos ironman en menos de quince días.

Además de escribir el libro, Víctor del Corral ha intentado conservar sus ambiciones deportivas y clasificarse para el ironman de mayor prestigio. «El último año me lo tuve que saltar por la lesión y este año voy a competir porque me gustaría volver al 100% porque la sensación que me quedó en 2012 no fue buena. Estaba allí presente, pero no era yo», señala sobre Kona. Para ello ha combinado su preparación en Lanzarote en invierno con la de Barcelona ayudado por su esposa, quien le acompaña como parte del equipo por el mundo junto a la ayuda moral de su pequeño hijo. En 2016 no ha podido lograrlo, pero todavía tiene esperanzas para el siguiente año. Si alcanza la cita suprema confía en finalizar entre los primeros. Sería un gran reto superado para quien apartó la bicicleta de montaña para dedicarse al deporte de las tres especialidades desde 2009. También sería un estimulante para los 'tontos' que siguen a su triatleta guía.