bolos

Rubén Haya, maestro de maestros

fotogalería

Rubén Haya birla en Loredo.

/ Antonio 'Sane'

  • El vigente campeón de España derrotó en Loredo en la final a Lolo Lavid y se proclamó campeón del circuito de puntos

Rubén Haya demostró el domingo en Loredo que está en racha. Que el Campeonato de España que consiguió recientemente en el Palacio de los Deportes de Santander en el transcurso de la Semana Bolística no fue sino el refrendo de su buen estado de forma. En la localidad de Ribamontán al Mar, el camargués se hizo con el título honorífico de ‘Maestro de los Bolos’. Porque Haya se impuso en el Torneo de Maestros que se celebró, con motivo del día de los bolos, en la campa del Cagigal de Loredo. Aunque su victoria no pudo ser más ajustada. En un campeonato en el que se arrastraban bolos hasta la final, Haya apenas pudo superar por dos palos a un Lolo Lavid que estuvo más entonado que Haya en la final. La clave estuvo en las semifinales, donde el vigente campeón de España fue el bolista más entonado de todos los clasificados en esa penúltima ronda.

El cartel en Loredo reunía talento a espuertas en la bolera de El Cagigal. Ocho jugadores del calibre de Óscar González, Jesús Salmón, Rubén Haya, Lolo Lavid, Rubén Rodríguez, Carlos García, Isaac Navarro e Isaac López. En la ronda de cuartos de final, se despidieron del Torneo de Maestros los dos Isaac –López y Navarro– con 111 y 113 bolos derribados, respectivamente. Les acompañó el zurdo Carlos García, con 115. Por delante, Lolo Lavid ya apuntaba que era uno de los bolistas más en forma de la tarde, al ser el mejor de la ronda de cuartos con 136 bolos. Haya no le iba a la zaga, con 134, mientras que Óscar González les seguía a muy poca distancia, con 132.

La cuarta y última plaza que daba acceso a las semifinales tuvo que decidirse en un desempate. Jesús Salmón y Rubén Rodríguez empataban a 125 bolos y fue necesario que ambos bolistas saltasen de nuevo al corro de El Cagigal. Fue el camargués el que venció el duelo particular por 74 a 58 para colarse en las semifinales en Loredo.

Primera semifinal

La primera semifinal deparó otra incertidumbre en el concurso. Salmón derribaba 130 bolos y Óscar González, 123. Unos guarismos que hacían que ambos bolistas, compañeros en Hermanos Borbolla, quedasen empatados a 255 bolos. Si en la otra semifinal entre Haya y Lavid alguno de los dos ‘pinchaba’ y hacía menos bolos que esa cifra, sería necesario otro desempate. Pero Salmón y Óscar se quedaron con las ganas.

Haya se encargó de disipar las dudas sobre su presencia en la final y asestó un buen golpe al concurso en las ‘semis’. El camargués acertó a derribar 144 paños, el registro más alto de toda la tarde –hasta ese momento– en la boleradonde juega sus partidos Ribamontán al Mar Codefer. Con esa cifra sumaba ya 278 bolos. Lavid flojeaba algo en esa penúltima fase, al tirar tan sólo 126 bolos. Pero los 136 de los cuartos de final le bastatan para se plantaba en la final con 262 bolos.

Dos campeones en la final

La final del Torneo de Maestros en Loredo enfrentaba a los dos últimos campeones de España. Rubén Haya entraba a ese último partido con 16 bolos de ventaja sobre su rival. Una renta que, tal y como se había desarrollado el concurso, parecía más que suficiente para asegurarse el título. Pero el vigente campeón de España sudó lo indecible para llevarse la victoria al ver a Lavid acercarse por momentos en el marcador. Los 141 bolos de Haya estuvieron a punto de no servir ante los 155 de Lavid. Al final, Rubén Haya se llevó la final con 419 bolos , por los 417 del campeón de España de 2015.

La victoria de Rubén Haya, por dos puestos de diferencia sobre Jesús Salmón, le sirvió para llevarse el Circuito de puntos de la temporada, con un total de 162,83, y adelantar así a Salmón por apenas ocho décimas, ya que este sumó 162,75. De este modo, Haya se llevó en propiedad el trofeo Bolista de Bronce, una escultura de Gema Soldevilla y que se entrega al bolista que gana el torneo en dos años consecutivos o en tres alternos.