Urgente

Acuerdo en el ERTE de Sidenor

rugby

La temporada para creer en uno mismo

La plantilla del Independiente presenta muchas novedades esta temporada.
La plantilla del Independiente presenta muchas novedades esta temporada. / Antonio 'Sane'
  • El Independiente arranca este domingo su cuarta campaña en la División de Honor del rugby español

  • El equipo santanderino afronta su primer curso en la élite sin un patrocinador principal y con el objetivo de seguir en la zona noble de la Liga

"Hoy pueden mirarse a la cara". La montaña de humanidad que es Tristán ‘Chucho’ Mozimán suele decir con frecuencia esa frase. Si la pronuncia, es porque sus chicos del Independiente, hayan ganado o perdido, han jugado al rugby lo mejor que han podido. Con honor y dando hasta la última gota de sudor en el campo. Por eso, su entrenador les dice que pueden mirarse en un espejo para que les devuelva la imagen de un jugador de rugby honesto consigo mismo y con sus compañeros.

En esta temporada 2016-2017, el Independiente se enfrenta al reto de ese espejo al que implícitamente alude el Chucho. Porque será la primera temporada en la División de Honor –si la llegada de un gran patrocinador no lo remedia– en la que el equipo santanderino mire al espejo y se vea a sí mismo. Sin el nombre y el dinero del antiguo patrocinador que le ha acompañado en sus tres anteriores temporadas en la élite, será el equipo al que nadie quería poner publicidad en unas camisetas regaladas en aquel ya lejanísimo octubre de 1971. En cierto modo, también será la culminación del viaje emprendido por un grupo de locos de este deporte hace cuatro décadas y media.

Entre los aficionados verdes que acudan este domingo (12.30 horas) a San Román a ver el primer partido de Liga –ante el Hernani–, será inevitable cierta sensación de vértigo. Como ese hormigueo que se siente de niño antes de dar esa primera pedalada a una bici ya sin ruedines. Desde los despachos, los responsables del equipo se han pasado el verano –y por amor al arte, que ninguno cobra nada– pegados al teléfono y concertando mil y una reuniones. Hay acuerdos con patrocinadores más pequeños, interés de alguno más grande... El gran objetivo es igualar, al menos, los 350.000 euros de presupuesto con el que se ha movido el club –primer equipo y categorías inferiores– en estas tres últimas temporadas en la élite.

Sobre el ‘prao’ sintético de San Román habrá novedades. Como todas las temporadas. Varios jugadores ‘verdes’ han dejado el club. ‘Pepín’ Sanz, Izko Armental, Nico Coronel, Juan Diego Zabalegui... Pero buena parte de la columna vertebral del Independiente de la última campaña se mantiene. A ella se han unido los refuerzos que, principalmente, provienen del mercado argentino que tan bien se conoce en la casa.

"El equipo va a mantener las características históricas de este club", señala Mozimán. "Tendrá una melé fuerte, que será protagonista en todos los partidos. Y será un equipo muy aguerrido en la defensa y el placaje. Esta última cualidad creo que se va a potenciar esta temporada".

Del plantel de este Independiente de División de Honor llama la atención la ausencia de algunos de sus mejores efectivos en ataque del último curso. Pero sólo la ausencia de Nicolás Coronel, que jugará con el Lazio en la Eccellenza, la máxima categoría del rugby italiano, puede ser definitiva. Los sudafricanos Mike Botha y Richard Stewart se recuperan de sendas intervenciones quirúrgicas y podrían venir a final de año. Lo mismo ocurre con el ‘8’ argentino Agustín Schab, que está jugando ahora mismo a gran nivel en Argentina. "Por el momento, somos un equipo de muchos soldados. Muchos chicos con ganas de aprender, gran capacidad de trabajo. Lo que no podamos hacer con individualidades, lo vamos a contrarrestar con trabajo en equipo".

Melé más móvil

En la primera línea santanderina a los aficionados de San Román les llamará la atención ver a menos gordos. Junto a Matías Sánchez, refuerzos como Argerich u Orduña son menos pesados que sus predecesores. Pero lo que se pierde en kilos se gana "en movilidad. Y que sea una melé menos pesada no significa que sea menos fuerte y potente. Será a la vez una melé más móvil". Con ocho efectivos "para competir" por los puestos en la División de Honor, Mozimán está razonablemente satisfecho. "Ojo a Patricio Orduña, que va a dar que hablar", añade el Chucho.

En la segunda línea, hay novedades y continuidades a partes iguales. Junto a gente de la casa como David del Río y Mario Solís, siguen en el Independiente el capitán Javier de Juan y uno de los referentes del equipo, el argentino Juan Pablo Guido. "Una de las revelaciones de la temporada pasada y que por suerte repite. Es un líder natural y ha venido de Argentina más fuerte", señala el entrenador verde. A la segunda línea santanderina también llega Lucas Santa Cruz, un imponente argentino de 1,92 metros de altura muy móvil –puede jugar incluso de ala– "y con un placaje muy agresivo".

De frente, Patricio 'Carucha' Orduña.

De frente, Patricio 'Carucha' Orduña. / R. Ruiz

El también argentino Andrés Baeck, que jugó en el Independiente en la segunda parte de la pasada temporada y que en el último partido de pretemporada ante el Getxo hizo "un partido muy completo", es uno de los llamados a ocupar el puesto de ‘8’. Pero Baeck tendrá competencia. "Desde mi club en Argentina, el Atlético del Rosario, ha llegado David González. En ese partido de pretemporada ratifiqué lo bueno que me habían dicho de él".

La misma competencia de dos jugadores habrá en el primer puesto de la sala de creación del Independiente. Todo hacía pensar que tras la marcha de Izko Armental al Bera Bera de San Sebastián, el medio melé del equipo sería Lucas Latrónico, el argentino –aunque con pasaporte italiano– que tan buenas sensaciones dejó durante la pasada temporada. Pero el pequeño gran hombre tendrá también pelea por el puesto. El chileno Aldo Cornejo, internacional con los cóndores se une a la familia verde. El pasado sábado ante el Getxo "dejó muy buenas sensaciones. El puesto de medio melé está bien cubierto", apostilla el Chucho Mozimán.

Apertura

Menos disputa por la posición de apertura tendrá el argentino Nicolás Capurro. El Independiente ha trabajado hasta el último momento para que siguiese en el equipo Juan Diego Zabalegui, pero el argentino quiso quedarse a estudiar en su país. Su compatriota Capurro "es más agresivo que Juan con la pelota. Le gusta ir más adelante. Con Latrónico puede formar una pareja explosiva", añade Mozimán. Justo tras ellos, en los puestos de centro, están llamados a formar en el quince titular del Independiente el andaluz Damián Jurado –"placa hasta al fisioterapeuta", comenta entre risas el Chucho– y un Mariano García que va camino de que le retiren la camiseta con su número en el Independiente. "Ya es un mito en este equipo. Juega bien donde le pongas". Junto a ellos estará José García, uno de los entrenadores del equipo que esta temporada también se vestirá de corto.

Por las alas y en la posición de zaguero es donde habrá más presencia de jugadores de la casa. Mañero, Bachi Peña o Vicky Sánchez serán los encargados de volar por las bandas de los campos con el oval en la mano. A ellos se une el argentino Taiel Palmieri, que ha estado a prueba con el equipo y al final se ha quedado en el Independiente "porque ha superado la prueba con creces", destaca Mozimán. El inglés Jack Hughes parte con más opciones de ser el zaguero titular del equipo, con dos jóvenes cántabros como opción de reemplazo. Los campurrianos Joel Soria y Jesús Fernández son los dos principales ejemplos de que el rugby ya no es sólo cosa de Santander. "Son dos chicos que están muy bien físicamente y que tienen muchas ganas de aprender. Evolucionan en cada entrenamiento", resume el técnico del conjunto santanderino.

Fondo de armario

Mozimán pone dos reparos a la plantilla con la que cuenta para encarar este primer duelo de la División de Honor ante el Hernani. Uno, que se curará con el tiempo, "es la preparación corta que llevamos. No es la ideal. Apenas han sido tres semanas de trabajo con todo el equipo junto", incide el preparador argentino.

Un solo partido de pretemporada ante un rival de la División de Honor, el Getxo el pasado sábado, ha sido la única piedra de toque para calibrar el estado de los verdes ante lo que se avecina desde mañana mismo. Por otro lado, la incertidumbre sobre lo que se podrá gastar en esta temporada hace que, en cuanto a número de efectivos, "estemos justos. Hay un equipo compensado, pero siempre que nos respeten las lesiones. No me quejo, pero necesitaríamos alguna incorporación más".

El Hernani será mañana la primera gran prueba. Los primeros pasos en la máxima categoría del rugby español sin la ayuda de un gran patrocinador, aunque en el club aún se confía en que aparezca alguien que quiera vincularse a un equipo que promete pasear orgulloso un nombre por toda España y, sobre todo, mirarse a la cara tras los partidos. Por el momento, ese nombre será el que surgió en una tarde de octubre del 71. Independiente. El equipo al que nadie quería y al que le toca mirarse en el espejo y creer en sí mismo para no perder su sitio entre los grandes del rugby español.