bolos

Jesús Salmón conquista Reinosa

Jesús Salmón birla en la abarrotada bolera de Las Fuentes de Reinosa.
Jesús Salmón birla en la abarrotada bolera de Las Fuentes de Reinosa. / Antonio 'Sane'
  • El camargués se impone en la final del Trofeo San Mateo a Lolo Lavid

A la música y la algarabía de las fiestas, San Mateo le agrega siempre a Reinosa el tañir de los bolos. Un gran clásico del calendario bolístico en el que el corro de Las Fuentes suele quedarse pequeño. La cita, otra vez más, no decepcionó. Las gradas llenas y un campeón de altura como Jesús Salmón, que se impuso, tras una competición de gran nivel, a un rival que luchó en la final a corro libre y tres chicos hechos hasta la última bola.

La mañana arrancó con los ocho aspirantes iniciando las hostilidades desde el tiro en la ronda de cuartos de final. Y el a la postre ganador de la competición pasó apuros para entrar en las semifinales. Por sólo tres bolos consiguió la clasificación el camargués. A partir de ahí, su nivel fue en ascenso hasta que levantó el trofeo. En esta eliminatoria inicial los mejores registros fueron los de Javier Puente y Carlos García, con 129 bolos cada uno. Lolo Lavid entró como tercero, con 125. Los 118 de Salmón fueron suficientes para dejar atrás a Isaac Navarro (115), Pedro Gutiérrez (109), Víctor González (107) y David Gandarillas (96).

En las semifinales, todo lo anterior se dio la vuelta. El ímpetu inicial de Javier Puente (118) y Carlos García (111) perdió fuerza; Lolo Lavid mantuvo la regularidad (129) y Jesús Salmón tiro de clase para culminar su remontada y el consiguiente pase a la final con un espectacular registro de 152 bolos.

Frente a frente

Así, como en el lejano oeste, Salmón y Lavid se quedaron frente a frente. Un duelo entre la derrota y la gloria. Los espectadores presentes pudieron disfrutar de lo lindo con dos grandes jugadores que pusieron toda la carne en el asador. La final a corro libre siempre promete emoción hasta el final y en esta ocasión no fue para menos. Con unos registros muy altos en cada chico, el más acertado fue sumando pasos hacia el título en su casillero. Así, se llegó con 2-1 al cuarto chico. Salmón partía con ventaja y estaba a un palmo de hacerse acreedor del prestigioso Trofeo de San Mateo. Sin embargo, Lavid tiró de maestría para embocar y llevar la final al desempate. La última batalla a muerte entre ambos jugadores en un partido tan largo como entretenido.

Con el 2-2, Salmón volvía a marchar por delante, pero a Lavid le quedaba una última bala en el cargador. Falló. No tumbó los bolos necesarios ni para ganar ni para empatar y tuvo que conformarse con dar la mano al campeón y la sensación de haber dejado el trabajo bien hecho. Cualquiera de los dos merecía conquistar la reinosana bolera de Las Fuentes.

El Trofeo de San Mateo es como la canción del Dúo Dinámico: 'El final del verano...' Los bolos y el periodo estival siempre van estrechamente unidos. De la mano. Jesús Salmón ha querido cambiar de estación con un título bajo el brazo. Con el otoño, la competición va amainando, aunque siempre quedan citas para que los aficionados y los jugadores sigan matando el gusanillo antes del final de la temporada 2016.