Gómez y Rodríguez, campeones

fotogalería

Uno de los participantes en la Gran Final trata de acercar la bola al green durante la prueba disputada en Santa Marina. :: sane

  • El campo de Santa Marina acogió la Gran Final del Circuito Social de Golf, en la que 70 jugadores pelearon por el título

Ganar el Circuito Social de Golf implica, de manera automática, convertirse en el mejor jugador aficionado del momento en Cantabria. Desde este fin de semana, Francisco Javier Gómez y Ana Rodríguez pueden presumir de ello después de haberse impuesto en la competición masculina y femenina, respectivamente.

Santa Marina les ha convertido en el rey y la reina del golf amateur de la región. El campo de San Vicente de la Barquera, que fue diseñado siguiendo las instrucciones de la estrella internacional Seve Ballesteros, albergó el pasado sábado el desenlace de este evento deportivo organizado por El Diario Montañés y que tiene como objetivo fomentar la práctica del golf entre los aficionados, buscar nuevas vocaciones e impulsar la carrera de jóvenes promesas.

Desde las 9.00 horas, se reunieron en el recinto barquereño los 70 golfistas clasificados -de ellos ocho excusaron su presencia, así que finalmente participaron 62- para disputar la Gran Final del Circuito Social. Eran los que habían sacado las notas más altas en las cinco citas que sirvieron para dar el pasaporte a la competición definitiva. Después de pasar por Santa Marina, el Ramón Sota, La Junquera, Nestares, y Mataleñas, llegaba el momento de que los mejores jugadores demostraran por qué se había hecho merecedores de estar en la última fase y en la lucha por el podio.

Porque sólo podían pelear por las medallas los 18 mejores jugadores de cada una de las citas (seis de Primera Categoría, seis de Segunda y otros seis de Primera Femenina). A pesar de las nubes que recibieron a los golfistas con billete para estar en la final, la lluvia respetó esta fiesta del deporte y la primera vuelta comenzó según el horario previsto por la organización.

Como en las pruebas clasificatorias, una de las constantes fue la igualdad entre los competidores. En primera categoría, Javier Gómez (Torrelavega) logró su triunfo con 32 puntos, tan solo uno más que el segundo clasificado, Yago Gómez, miembro del Club de Golf Santa Marina, mientras que Sergio de la Hoz logró la medalla de bronce. En féminas, por detrás de Ana Rodríguez (Junquera Golf) se situaron Paloma Martínez y Elena Lanza. Por última, en Segunda Categoría, el triunfo fue para Rubén García, que dominó la prueba con claridad al sumar 43 puntos frente a los 37 de Jaime Cuadrado y los 33 puntos de Íñigo Gil.

Además, aunque no estuvieron entre los tres mejores de su categoría, también tuvieron motivos para la celebración Hugo Sañudo y Miriam Herranz. El primero se hizo con el premio BMW Grünblau Motor a la bola más cercana, mientras que su compañera logró el premio Gobierno de Cantabria, que premia el drive más largo. En esta ocasión, el premio especial para el jugador que consiga un hoyo en uno se quedó desierto.

Cinco citas y una final

La actividad arrancó el pasado 24 de julio en el campo barquereño de Santa Marina, el mismo sitio donde se ha decidido el podio. Posteriormente, también recaló en el Ramón Sota, La Junquera y Nestares, antes de echar el cierre hasta la próxima edición en Mataleñas. Cinco fechas a lo largo de todo el verano en las que la tónica general ha sido el buen ambiente y la convivencia en torno al deporte del golf.

«Ha sido una edición muy exitosa. La gran aceptación de este torneo entre los aficionados lo demuestra el lleno absoluto que ha habido en cada una de las pruebas», explica Nemesio Ochoa, organizador del Circuito.

A lo largo de esta década de historia, y aunque el objetivo del circuito es reunir a los aficionados cántabros y de otras regiones que también aprovechan los fines de semana en que se celebra para poner en práctica y mejorar su juego, también la prueba ha servido para como trampolín para impulsar a jóvenes promesas que han llegado a hacer un hueco en la élite nacional.

Es el caso de jugadoras como Harang Lee y Celia Barquín, que están becadas en Estados Unidos, o Nacho Elvira, que ya es todo un profesional del golf que juega en el Circuito Europeo, entre otros. El último ejemplo es Mario Pérez, habitual en otras ediciones de este evento, que ya está compitiendo con las figuras nacionales.