Cerca de 300 deportistas participarán este fin de semana en el Desafío Cantabria

Salida en San Vicente de la Barquera del III Desafío Cantabria.
Salida en San Vicente de la Barquera del III Desafío Cantabria. / DM
  • La prueba arrancará en San Vicente de la Barquera en la medianoche de el viernes, 14 de octubre, y concluirá al mediodía del día siguiente en Espinama

  • Los corredores tendrán que superar 12.000 metros de desnivel a lo largo de casi 90 kilómetros

La cuarta edición del Desafío Cantabria, una de las prueba deportivas más duras del calendario regional, arrancará en la medianoche de este próximo viernes, 14 de octubre, con más de 280 participantes en la salida de San Vicente y concluirá al mediodía del día siguiente en Espinama.

La prueba la han presentado este martes la directora de Deporte, Zara Ursuguía, los alcaldes de San Vicente de la Barquera, Dionisio Luguera -lugar desde donde parte esta carrera-, y Peñarrubia, Secundino Caso, según ha informado el Gobierno de Cantabria.

La directora de Deportes ha felicitado a la organización, mientras que los alcaldes han destacado el "éxito" de la que consideran la prueba cántabra "por excelencia", al unir el mar con la montaña.

Luguera ha anunciado, además, que se está valorando la posibilidad de que el año que viene la meta se ubique en Santo Toribio de Liébana, coincidiendo con la celebración del Año Jubilar.

otras ediciones

El recorrido

Desafío Cantabria empezará a medianoche del día 14, desde la ría de San Vicente de la Barquera, en el Parque Natural de Oyambre, y finaliza al mediodía siguiente, en Espinama, en el Parque Nacional de los Picos de Europa, tras recorrer paisajes que discurren por el litoral, la media y alta montaña.

Esta prueba está diseñada para corredores experimentados, que tendrán que afrontar el reto de superar 12.000 metros de desnivel a lo largo de casi 90 kilómetros. A ello se une el llamado Medio Desafío, que tiene un recorrido de unos 30 kilómetros y que finaliza en Cicero, Peñarrubia.

La organización ha destacado que, para esta edición, se ha dado prioridad a la seguridad de los corredores, que dispondrán de numerosos puestos de avituallamiento y de control médico.

La prueba estará vigilada por jueces de la Federación Cántabra de Montaña y Escalada y contará con la presencia de la Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil, a los que se sumarán los voluntarios.

Los participantes proceden de Cantabria y de distintas comunidades, fundamentalmente de Asturias y País Vasco, así como de otros países europeos.

La organización ha destacado que este año se ha aumentado la dificultad del recorrido, lo que considera que será "todo un aliciente para los participantes".