atletismo

La cuesta del Gas, un enemigo batible

Hasta Puertochico, ambas opciones, la de dos y la de cinco kilómetros, compartirán recorrido, luego la carretera se empinará.
Hasta Puertochico, ambas opciones, la de dos y la de cinco kilómetros, compartirán recorrido, luego la carretera se empinará. / Javier Cotera
  • El recorrido de la Carrera de El Diario propone, en el caso de la opción de 5 kilómetros, un esfuerzo extra de 400 metros con un desnivel exigente

Como todo reto grande o pequeño, propone un esfuerzo añadido. El del próximo domingo se llama ‘Cuesta del Gas’. Son apenas cuatrocientos metros en los que el desnivel exige un empeño mayor; la carretera se empina y sin llegar al ecuador de la prueba los ‘runners’ deberán sacar lo mejor de sí y la calculadora para medir sus esfuerzos. El juez del domingo tiene nombre de cuesta y sus rampas se encargarán de hacer sudar muy pronto a aquel que no se sepa dosificar en su aventura. Sólo afectará a los participantes que el próximo domingo (11.15 horas) se decanten por la opción de cinco kilómetros; aquellos que opten por el trazado de los dos kilómetros evitarán el ‘calentón’ y justo cuando la carretera amenace con perder la horizontalidad girarán para regresar.

Ambos tomarán la salida desde el Paseo Pereda y los más conservadores atravesarán la rotonda de Puertochico y al final de Castelar cambiarán el sentido y regresarán para completar 2.000 metros. En cambio, los más atrevidos, los del recorrido largo, ascenderán la cuesta del Gas y rodarán por el Paseo de Reina Victoria hasta la zona de la Horadada. A todos ellos les espera, no sólo los cuatrocientos metros de exigente pendiente paralelos al Palacio de Festivales, sino también algo más de quinientos más que ‘pican’ sin respiro de forma ascendente.«Los corredores no experimentados han de tomárselo de menos a más. Empezar muy suave y no dar todo en la ida.Ya podrán apretar si quieren a la vuelta», asegura Diego Cuadrado, ganador de ambas distancias en ediciones anteriores.

Una vez que se gire para regresar, los participantes gozarán de un camino mucho más asequible. Todo lo ascendido será bajada. «Hay que tener cuidado con los descensos también; las piernas sujetan el peso del cuerpo», añade el atleta, a modo de consejo para los que debuten o para aquellos que decidan superar sus marcas de otros años.

Para el público también será un buen lugar para disfrutar de la prueba y del esfuerzo de los suyos. Las inscripciones siguen abiertas. La organización espera superarse una vez más y reunir en esta edición, la quinta, a más de 3.000 participantes.