rugby

El Independiente cae ante el Gernika y el viento

fotogalería

Matías avanza con el oval mientras un jugador del Gernika intenta placarle. / R. Ruiz

  • Los santanderinos tropiezan en San Román (22-23) y pierden una oportunidad para situarse en los puestos altos de la tabla

El Independiente desperdició una gran oportunidad de asaltar la zona noble de la División de Honor del rugby español. Los verdes han caído ante el Gernika por un ajustadísimo 22-23 en el que el viento fue un factor fundamental que condicionó el juego de ambos equipos. Pero los vizcaínos se amoldaron mejor a las circunstancias, sobre todo en la segunda parte, y aprovecharon algunos errores de los locales para llevarse la victoria. Mariano García tuvo, con un golpe de castigo, la opcion para dejar la victoria en casa. Pero el capitán verde no acertó con la portería visitante.

Pronto se vio que el fuerte sur racheado que soplaba en San Román se iba a convertir en el jugador número 16 de ambos conjuntos. Las patadas eran un ejercicio de adivinanaza para ver dónde caería el oval. Fueron los visitantes los que se adelantaron primero por medio de López, ensayo que transformó Pichler en el minuto 8. Pero los locales apenas tardaron tres minutos en igualar, por medio de un ensayo de Mariano García que él mismo transformó.

Los basurdes no querían saber nada de la melé y el señor del partido, Fernando Raposo, castigó su enésima infracción en un agrupamiento cerca de su zona de marca con un ensayo de castigo que transformó Mariano García para el 14-7 en el minuto 20. Pero al igual que sucedió anteriormente, el marcador no tardó mucho en moverse. Pichler enganchó una gran carrera por el ala derecha para ensayar. La transformación era una quimera con el viento que hacía. Era el 14-12. A seis minutos del final de la primera parte, Mariano García se atrevió con un golpe de castigo desde casi el medio campo que pasó por la portería visitante. Con ese 17-12 se llegó al descanso.

Tras el paso por los vestuarios, era el Gernika el que tenía el viento más a favor de sus intereses. Al igual que hizo el Independiente en la primera parte, las patadas profundas buscando la línea de 22 en el ala pegada a la grada, se sucedían una detrás de otra. En cuanto a las touches, los vizcaínos las sacaban todas en corto. Pero no así los verdes, que se emperraron en sacar algunas de ellas en largo. En el minuto 54, los locales marraron una y el balón llegó a los vascos. Fue Andrew King, uno de los mejores en el cuadro vizcaíno, el que posó para el 17-17.

El encuentro se convirtió en un toma y daca y se antojaba que un error le costaría muy caro a cualquiera de los equipos. En el minuto 62, tras una gran patada de Capurro a touche, Latrónico movió rápido el oval para que Taiel Palmieri ensayase por tercera vez para los verdes y pusiese en el luminoso un esperanzador 22-17. Los vascos, tras una larga jugada que acabó en un golpe de castigo centrado en la 22 local, recortaron distancias por medio de Pichler (22-20).

Fue el zaguero argentino de los basurdes el que sentenció el encuentro cuando el viento había casi amainado. Un golpe de castigo suyo desde el medio campo, a cuatro minutos del final, hizo que los visitantes se pusiesen por delante (22-23). El Independiente no dejó de intentarlo y sacó un golpe de castigo dentro de la 22 visitante y solo un poco escorado a la derecha. Pero Mariano García chutó el oval bajo y desviado y con él se escapaba la victoria de un San Román que sólo había visto triunfos de los suyos en los dos envites anteriores ante el Hernani y el Cisneros.