rugby

Senor se une a la melé verde

El argentino Taiel Palmieri lleva el oval en el encuentro del pasado domingo ante el Gernika.
El argentino Taiel Palmieri lleva el oval en el encuentro del pasado domingo ante el Gernika. / Roberto Ruiz
  • La empresa cántabra, dedicada a la producción de aglomerados y la ejecución de obra pública, se convierte en el principal patrocinador del Independiente

Dará la tan deseada estabilidad a un presupuesto que desde la marcha del anterior patrocinador, pedía auxilio para sobrevivir con dignidad en la División de Honor del rugby español. Tras varios meses de buscar y no encontrar, de llamar a muchas puertas que no se abrieron, el Independiente ha encontrado algo de luz al final del túnel. Senor, una empresa cántabra dedicada a la fabricación de aglomerados y la ejecución de obra pública de todo tipo –son especialistas en la construcción y conservación de infraestructuras viarias– se ha convertido en el principal patrocinador del Independiente Rugby Club. Su apoyo, y un par de ellos más de pequeños patrocinadores que los directivos de los verdes confían en cerrar pronto, permitirán por fin que desde San Román haya un respiro de alivio. Con el acuerdo, las arcas no estarán para que venga medio equipo de los ‘All Blacks’ de Nueva Zelanda a San Román, pero sí al menos para sentarse en una mesa y pensar en si es posible traer algún refuerzo. La plantilla de los verdes, con ese tradicional ‘aliado’ que son las lesiones, está más que justa y en esta campaña resiste peor que nunca las bajas.

La directiva del Independiente culminó ayer un trabajo de meses. Encabezada por José Luis Marquínez, el presidente del club, se ha pasado el verano con el móvil pegado a las orejas. Reuniones, llamadas, que si esta empresa está interesada, otra no tanto... La opción que más sonó fue la de la firma Codelse, pero al final las negociaciones no llegaron a buen puerto. El verano avanzaba y con lo que había, comenzaba la pretemporada del equipo. La buena noticia era que gran parte de la columna vertebral del quince verde de la pasada temporada se quedaba en Santander. La mala, que faltaba algún jugador de referencia –sobre todo en ataque– y el llamado ‘fondo de armario’. No daba para tener ese siempre objetivo soñado de dos jugadores de garantías por puesto. Eso, importante en otros deportes, en uno de tanto contacto físico como el rugby en el que los golpes y las lesiones son constantes, es simplemente vital.

El acuerdo con la empresa cántabra es, en principio, por esta temporada. «Aunque es un acuerdo abierto a que pueda continuar en otras campañas», señalaba ayer un visiblemente aliviado José Luis Marquínez tras haberse pasado «cuatro meses visitando empresas y recibiendo un no por respuesta». Porque la llegada de Senor a la casa verde da «tranquilidad al presupuesto. Y seguimos trabajando para traer a un par de patrocinadores más, de los pequeños. Si se consigue, y creo que lo haremos, estaremos ya tranquilos».

Stewart y Botha

Los directivos del desde ayer Senor Independiente tienen ahora la posibilidad de sentarse en una mesa y hacerse la pregunta de ‘qué hacemos’. Porque ahora ya es factible recuperar a dos jugadores sudafricanos que dejaron buenas sensaciones en la pasada temporada. Mike Botha y –sobre todo– Richard Stewart podrían regresar al conjunto santanderino. Pero esos regresos dependen de varios factores. El principal es la recuperación de ambos jugadores, operados en Sudáfrica de sendas lesiones. De ellos, los santanderinos echan de menos sobre todo a Stewart, el inusual zaguero que se convirtió en la estrella ofensiva del equipo la pasada campaña y que volvió locas a todas las demás defensas de la División de Honor.

Así, tras sólo cinco encuentros con su nombre original, Independiente, los verdes vuelven a ir de la mano de un patrocinador en esta su cuarta temporada en la División de Honor. El ya Senor Independiente querrá seguir la senda de esos tres cursos anteriores, en los que el equipo siempre ha estado entre los mejores del rugby español.