Azara García se trajo de Portugal la medalla de plata.
Azara García se trajo de Portugal la medalla de plata. / Luis Palomeque

atletismo

"Nunca había corrido tanta distancia en una competición"

  • Azara García de los Salmones cierra un año espectacular con la plata en el Mundial de Ultratrail, en el que sólo la batió la gran dominadora de la especialidad

Cada respuesta suya va acompañada de una sonrisa. Por mucho que le duela «el 'gomazo'» que se dio en la tercera caída de la carrera. «Tengo un derrame hasta el tobillo». Pero ni eso hace que Azara García de los Salmones (Los Corrales de Buelna, 1983), hasta se ría contando cómo fue la caída. Porque desde el pasado domingo es la subcampeona del mundo de ultratrail. Tan sólo la francesa Caroline Chaverot, la dominadora casi tiránica de la especialidad y que lo ha ganado todo este año, pudo con una cántabra que debutaba en una carrera tan larga, de 85 kilómetros de recorrido. Tras múltiples triunfos en carreras nacionales y hacerse también con la plata en el Mundial de Maratón de Skyrunning en La Vall de Boí (Lérida) el pasado mes de julio, «llega este debut con España y encima me meto en el podio. Ha sido el mejor final de temporada posible».

La cántabra llegaba con dudas al Mundial de Portugal, que se celebraba en el Parque Natural de Peneda-Geres. Y no porque no conociese el lugar, «un sitio muy bonito con zonas muy técnicas y otras en las que se podía correr muchísimo». Si no porque García de los Salmones se iniciaba en el ultratrail. Nunca había competido en tanta distancia como 85 kilómetros. La corraliega se centró en esta prueba desde el mes de junio y este verano se probó un día. «Con un compañero salí de Los Corrales sobre las dos de la mañana y fuimos hasta Potes. 90 kilómetros», comenta entre más risas. En septiembre, la Ultra Maratón Palentina (70 kilómetros) le dio pistas de que estaba bien de forma, «ya que quedé tercera en la general y sólo me superaron dos chicos».

La prueba portuguesa comenzaba a las cinco de la mañana. Los atletas debían acarrear luego en su mochila con los frontales que les iluminaban y demás equipo -hasta un cortavientos, a pesar de los 20 grados que hizo durante toda la prueba. «Sólo podías coger o dejar bastones, y sólo en los tres puntos de avituallamiento autorizados», apunta la atleta corraliega. García de los Salmones salió a un ritmo rápido pero en el kilómetro 20 le sorprendió que Caroline Chaverot «me pasara como un cohete», comenta entre carcajadas, para ponerse en cabeza. La distancia entre ambas se mantuvo hasta que García de los Salmones cazó a la gala. «Quizá ella pasó por un 'tramillo' de pájara», afirma la subcampeona del mundo.

Caída

La cántabra no recuerda el punto exacto. «Entre los kilómetros 60 y 64», reconoce. Pero en una bajada no vio una gruesa raíz que sobresalía del suelo. «Me la 'comí'. Y me hice un hematoma bastante grande. Bajo la rodilla, tenía un 'huevo' que parecía otra», dice. «Pensé que no podía seguir porque me había hecho un corte». Para colmo de males, los siguientes kilómetros eran de una subida muy fuerte que obligaba a andar. Y a todo eso se unió que la francesa empezó a recuperar energías «y las mías cayeron de pleno». El oro se escapaba y había que controlar a la holandesa Ragna Debats, que no venía lejos. «En la cima, comí algo y recuperé un poco». El premio, llegar a la meta en la segunda plaza en la primera ultramaratón de su vida.

Esa bisoñez en carreras de este tipo se ha traducido, a juicio de la corraliega, en los factores que ha tenido en contra en Portugal. «Por un lado, nunca había corrido tanta distancia en competición. Y por otro, me ha faltado un poco de experiencia en este tipo de pruebas». Pero la cántabra no puede estar más contenta. «Batir a Caroline Chaverot es imposible y no me creo el haber estado con ella en muchos momentos de la carrera».

Fines de semana

Toda una subcampeona del mundo hace malabarismos en el día a día para robarle tiempo al reloj y entrenar un poco. «Por la mañana trabajo en la empresa José Peña Lastra y por la tarde soy monitora de atletismo, en Los Corrales. Entre semana apenas puedo sacar un par de horas al día para entrenar». Es el fin de semana cuando puede dedicar más horas al atletismo. Y Azara García de los Salmones tiene al mejor aliado en casa para comprender una pasión que en otras parejas sería como una bomba de relojería. Manuel Merillas es también corredor de montaña. «Eso es una gran ventaja. Nos entendemos y nos ayudamos mucho. Sé que si esto del atletismo no se comparte, es algo complicado en una pareja». Al que también le va picando el gusanillo es a Miguel. Con 9 años, ya ha asimilado que a papá y a mamá les encanta correr por las montañas. «¡Y quiso ir con Manuel a verme correr a Portugal!», exclama Azara entre más risas.

Más Mundiales, Kilómetros Verticales, Campeonatos de España... El 2017 está lleno de retos para una cántabra que no para de engrandecer su palmarés. Pero eso será dentro de unos meses. Ahora toca disfrutar de las dos mejores semanas del año en las que se puede olvidar de que es una deportista de élite. «Ahora, toca un parón. Aunque cuesta, porque soy muy inquieta. Pero lo mejor es que puedo saltarme la dieta y comer lo que quiera. ¡Dulces, empanada, tortilla de patata!...», concluye entre más carcajadas. Una medalla de plata en un Campeonato del Mundo bien merece el festejo.