rugby

La gran alegría verde

fotogalería

/ Javier Cotera

  • El Senor Independiente derrota a la Santboiana, el segundo clasificado de la División de Honor, por 19-17 con un golpe de castigo en el último segundo de partido

El Senor Independiente se ha dado la gran alegría de lo que llevamos de temporada. Por el rival -la Santboiana, segundo clasificado en la Liga- y por la forma de derrotar a los barceloneses. Los verdes se han impuesto por 19-17 tras un golpe de castigo pasado por Mariano García con el que finalizó el partido.

La lluvia, que hacía su aparición por vez primera en San Román desde que los santanderinos juegan en División de Honor, condicionó el encuentro. El campo sintético de San Román estaba pesadísimo y el agua hacía imposible jugar en largo. Todo eso lo sintetizó desde el primer minuto un gran Senor Independiente, muy serio en todas las facetas del juego. A los seis minutos, llegaba el primer aviso verde. Una buena jugada colectiva terminaba con el oval en manos de Taiel Palmieri, que avanzaba por el ala derecha para ensayar. La transformación de Mariano García ponía el 7-0.

De la Santboiana, un equipo con muy buen promedio anotador en la Liga, no había noticias. El mal tiempo hacía que el juego fuese trabado y con errores y ahí, los santanderinos demostraron estar más cómodos. Dos golpes de castigo transformados por Mariano García ponían un 13-0 antes del primer ensayo de los catalanes, logrado tras una touche junto a la línea de ensayo local. Otro golpe de castigo pasado por Mariano García puso el 16-5 con el que se llegó al descanso.

En la segunda parte el decano del rugby español salió mucho más entonado. Con un mejor juego a la mano, los catalanes empezaron a funcionar en ataque. Dos ensayos, uno de ellos transformado, en apenas cuatro minutos permitían a la Santboiana voltear el marcador (16-17).

San Román era un manojo de nervios. Además, la grada estallaba varias veces ante las decisiones del señor Atorrasagasti, muy protestado y que se comió algunas infracciones de los catalanes. En los últimos minutos, los verdes inclinaron el campo y arrinconaron a los barceloneses. A un minuto del final, un golpe de castigo a favor del Senor Independiente lo lanzaba Mariano García desde la izquierda. Pero al igual que pasó hace un par de semanas ante el Gernika, el '12' de los santanderinos marró el lanzamiento, lastrado por un fuerte viento en contra. La grada no se podía creer que su equipo perdiese de la misma forma dos partidos seguidos. Pero quedaba la última oportunidad. Los catalanes sacaron el balón y tras la recepción, los jugadores verdes fueron ganando metro a metro en cada ruck. Una larguísima jugada que supieron llevar por el centro del campo hasta que Atorrasagasti pitó un golpe de castigo favorable a los locales. San Román se quedó mudo cuando Mariano García se disponía a patear y estalló de alegría cuando el oval voló entre los tres palos de la portería catalana. El Senor Independiente conseguía una victoria agónica, pero de un valo inestimable ante uno de los grandes de la Liga y que refuerza al equipo de cara a los dos siguientes envites, ante el Quesos -en Valladolid- y El Salvador, que rendirá visita a San Román.