RUGBY

A Independiente no le llega con la segunda mitad

Joel Soria, en primer término a la derecha, durante una melé en el partido contra la Santboiana
Joel Soria, en primer término a la derecha, durante una melé en el partido contra la Santboiana / Javier Cotera
  • Aunque llegaban con los mismos puntos y un inicio de liga muy igualado en eficacia, finalmente la estadística se volcó a favor del VRAC

Tercera derrota en liga para los de San Román. Aunque llegaban con los mismos puntos y un inicio de liga muy igualado en eficacia, finalmente la estadística se volcó a favor del VRAC. Los bisontes no pudieron con un conjunto quesero que controló la primera parte. Y fue eso lo que les dio la victoria a los locales, que en la segunda parte solamente se anotaron 3 puntos.

El encuentro empezó con un minuto de silencio en homenaje al padre del vallisoletano Pablo César Gutiérrez, que ha fallecido recientemente. Los primeros minutos fueron claramente blanquiazules. Salieron al campo con una intensidad ofensiva difícil de contrarrestar y dominando todas las melés. El primer ensayo tardó en llegar; fue en el minuto 13, obra de Pedro de la Lastra, y el pateador vallisoletano, Álvaro Ferrández, envió el balón al palo izquierdo de la H y no pudo transformar.

Pasado este trago los independientes tomaron el mando y arrinconaron al VRAC hasta que Mariano García pudo sumar con una patada. En estos momentos, con el 5-3 en el electrónico, los cántabros desplegaron su juego y equilibraron las oportunidades y el nivel de juego. A todo esto Palmieri se escapaba e impedía que los locales le placaran, pero el ensayo se resistía.

No llegaba ni para los bisontes ni para los queseros: en un contragolpe jugado entre Pescador y de la Lastra, cuando se cantaba prácticamente el ensayo, fallaron. Aunque no subió al marcador, les sirvió a los de Valladolid para poner contra las cuerdas al Senor, que sudó tinta dentro de la línea de 5. Tanto insistió el VRAC y tan bien diseñó las fases ofensivas que consiguió el segundo ensayo, este de castigo, tras una exhibición de defensa infranqueable de la que los de Tristán Mozimán pueden presumir. Al final, Marc Riera pitó un ensayo de castigo con el que los locales aumentaron distancias gracias a la posterior transformación de Ferrández, que en esta ocasión sí entró.

Los bisontes no eran capaces de alcanzar a los locales, y en una contra Steve Alfeld dejó en bandeja el ensayo para Jose Basso. Ya iba 12-3 el electrónico y no parecía cerca la remontada visitante. De hecho, pocos minutos después llegó el cuarto ensayo quesero, de Álex Müller, por la parte derecha de su ataque, que supuso, además, el bonus para los de Diego Merino. Poco antes del pitido para el descanso, Mariano García sumó tres más para ellos, gracias a un buen pie, haciendo además honor a los magníficos porcentajes que acumula el cántabro. Aún así se fueron al descanso con amplia distancia, 26-6.

La segunda parte empezó con un Independiente dispuesto a darle la vuelta al resultado. Y así salió al césped. VRAC cometía fallos y los bisontes placaban los pocos intentos de los locales. Les arrinconaron y asustaron, pero lamentablemente el primer ensayo tardó mucho en llegar, en parte porque encadenaron varios fallos en ataque. Fue pasados 20 minutos de la segunda mitad, cuando Juan Pablo Guido lo anotó y Mariano García transformó. A estas alturas los nervios recorrían el banquillo local, con un marcador de 23-13, y los de Santander se frotaban las manos y sacaban también provecho de las faltas que se estaban pitando sobre el vallisoletano Adrián Pescador.

Aunque lo tenía en sus manos, Senor no aprovechó la circunstancia y encadenó varios fallos en ataque que evitaron el poder acercarse a los de Valladolid. La lección que llevaban ensayada, concentración en defensa y evitar los golpes de castigo, les salió bien, pero era la ofensiva la que flaqueaba. Con todo y con eso en esta segunda mitad los verdiblancos merecieron sumar más ante un VRAC impreciso que solo se llevó 3 puntos en esta parte después de un puntapié de Ferrández a cinco minutos de la conclusión.

Rozando el final el árbitro le concedió al Senor un ensayo de castigo merecido después de una penetración en área local que no terminaba de definirse por algunas irregularidades. Mariano García transformó y puso así el definitivo y más que signo 29-20. Con algunos minutos más por delante el resultado hubiera sido otro.

Los de Mozimán se mantienen sextos en la tabla. Jugarán la próxima jornada, dentro de dos semanas, frente al otro equipo vallisoletano, el Silverstorm El Salvador, que viene de perder frente a Santboiana, pero ese encuentro será en San Román.