El infierno cántabro comienza a arder este viernes

Salida de la prueba de BTT el pasado año.
Salida de la prueba de BTT el pasado año. / Javier Rosendo
  • Los 10.000 del Soplao arranca este viernes con la prueba de natación, aunque el día grande será el sábado, cuando más de 10.000 competidores intentarán superar el reto

La emoción de los 10.000 del Soplao ya está en el aire. Cabezón de la Sal comienza este viernes a celebrar la prueba deportiva más importante del Norte de España, el 'Infierno Cántabro', en el que este año se adentrarán, de nuevo, más de diez mil participantes. La primera prueba, la de natación, arrancará este viernes por la mañana. Nadarán los participantes de la prueba de natación y los que hagan la 'Soplaoman' y deberán cubrir 10 kilómetros en aguas abiertas en la playa de Merón (San Vicente de la Barquera). La salida para ellos se dará a las 11.00 horas. Serán los primeros valientes y ‘volarán’ en el Mar Cántabrico.

En la tarde del viernes, los participantes que se hayan inscrito en esta edición de los 10.000 del Soplao podrá recoger sus dorsales en el parque Conde San Diego de la localidad, a partir de las 16.30 horas.

Y el viernes por la noche, les tocará debutar a los participantes en la ultramaratón (113,4 kilómetros), cuya salida tendrá lugar a las 23.00 horas. Los más valientes quizá, por adentrarse en el infinito sin luz. Ellos serán los que iluminen el centro del pueblo con su salida entre aplausos, como todos los años, después de haber visto la bailá de Ibio, interpretada por el grupo de danzas Virgen del Campo.

Aunque el momento más emotivo realmente tendrá lugar a las ocho en punto de la mañana del sábado, momento en el que en que se producirá la salida de los participantes en BTT (163 kilómetros), maratón (48,52 kilómetros), marcha a pie (49,93 kilómetos), combinada y ruta adaptada. Es en ese momento cuando huele a Soplao. Los que debuten este año en la prueba estarán con cara de expectación y sorprendidos por las multitud de participantes y de espectadores que mueve esta competición. Los viejos, con cara de "sé a dónde voy pero aun así tengo miedo".

Este año apenas ha habido cambios. La ultramaratón tiene más kilómetros que el año pasado (se ha pasado de 97 a 113,4 kilómetros). Habrá un dispositivo de seguridad de 400 personas. Todos esperan que el tiempo sea bueno (las previsiones así lo dicen) y que los corredores lleguen, un año más a meta, colmados y exhaustos tras haber finalizado el reto. El objetivo ya se ha cumplido, porque un año más se han superado los diez mil participantes, así que ahora solo queda esperar que este sábado, a las 8.00 de la mañana suene el 'Thunderstruck' de AC/DC y que los nervios se evaporen con el humo de los petardos que marcan la salida.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate