El Bidasoa no perdona al Sinfín

Alejandro Blázquez pugna por la posición con un rival del Bidasoa ayer en Artaleku.
Alejandro Blázquez pugna por la posición con un rival del Bidasoa ayer en Artaleku. / Javier Colmenero
  • Los cántabros no pudieron hacer nada ante la efectividad de los irundarras

  • Reñones movió como pudo el banquillo buscando soluciones, pero los locales, con el animo del público y Zubiría muy acertado en portería, no dieron tregua

El Balonmano Sinfín cosechó en Irún su segunda derrota de la temporada y aún no ha estrenado su casillero de puntos después de caer por 28-21 ante el Balonmano Bidasoa en un partido dominado de principio a fin por el equipo fronterizo. De este modo, el equipo vasco obtuvo su primera victoria de la temporada e hizo que los jugadores de Jacobo Cuétara les brindaran una enorme alegría a sus aficionados en el regreso del equipo a la máxima competición del balonmano nacional después de dos años de ausencia. Zubiria, con 24 paradas, fue uno de los grandes baluartes de su equipo y uno de los grandes artífices de la victoria con un Nonó que llevó el peso anotador de su equipo.

El conjunto local llevó el peso del partido a lo largo del primer periodo. Se adelantó el BM Sinfín con un tanto de Iñigo Jorajuría –el jugador más destacado del primer periodo por parte cántabra– en unos primeros compases de tanteo, pero el conjunto irundarra tuvo la capacidad de darle la vuelta al marcador de la mano de un Eduard Nonó tremendamente inspirado en el lanzamiento. Se llegó al minuto 10 de partido con un 6-2 a favor del conjunto vasco, con tres de los seis tantos de su equipo anotados por el central local. Asier Zubiria comenzaba ya en esos momentos con su recital y realizó un total de 13 paradas en el primer periodo del encuentro. Los santanderinos terminaron por ceder e irse prácticamente del partido en el tramo final del primer tiempo e hizo que las esperanzas del Sinfín de poder sacar algo positivo de esta primera visita de la temporada fueran prácticamente una quimera. Un parcial de 4-0 en los últimos instantes del primer periodo dejó el marcador con un 15-8 en el periodo de descanso, la máxima renta que había logrado el cuadro vasco hasta ese momento. Adrian Crowley y Cristián Martínez habían tomado el relevo de Nonó en el apartado anotador ante un Sinfín en el que solo Iñigo Jorajuría mantenía a flote a los cántabros, consiguiendo anotar la mitad de los tantos de su equipo en el primer parcial del lance.

Segunda parte, sin cambios

El panorama no varió sustancialmente tras el paso por los vestuarios. Al Bidasoa Irún no le tembló el pulso ante la responsabilidad ante el hecho de poder obtener la victoria en la vuelta del balonmano de élite al Polideportivo Artaleku. El técnico del equipo cántabro probó con varios cambios, entre ellos en la portería dando salida a Ernesto Sánchez en lugar de Darius Makaria, pero tampoco terminó este movimiento de dar los resultados esperados y el portero suplente realizó menos paradas que su predecesor. Los locales se siguieron mostrando como un equipo tremendamente sólido en el apartado defensivo y manejó siempre cómodas ventajas que no le hicieron temer en ningún momento por la posibilidad de una remontada. Al igual que ocurriera al comienzo del partido, Iñigo Jorajuría inauguraba el tanteador en la reanudación, pero posteriormente dos tantos del conjunto irundarra volvían a situar a los locales con ocho goles de ventaja.

En los últimos minutos, el entrenador de Sinfín cambió a una defensa mixta, una decisión que al menos pudo reducir la circulación de balón por parte del BM Bidasoa, aunque provocó que los locales encontraran y explotaran más espacios, especialmente por parte del lateral Nonó que, con tres goles en el segundo periodo, se consolidó como el máximo anotador del partido.

Llegados al ecuador del segundo periodo, BM Sinfín consiguió un parcial de 0-3, con tres tantos de Iván Amarelle. El partido pasaba de 19-11 a 19-14, la mínima ventaja para los fronterizos del segundo tiempo. Reñones propuso una doble defensa mixta y llegó el 20-15, pero a partir de ese momento Bidasoa volvió a tomar la iniciativa con goles de Nonó y la irrupción en el pivote de Davor Basaric con tres goles en los últimos minutos del partido. La ventaja volvió a subir hasta los siete, ocho goles (28-20, tras un gol de Basaric). Calderón marcó el último tanto del partido con el que se cerró el triunfo por 28-21 para el BM Bidasoa, una ventaja de siete goles que podría ser importante en el gol average entre dos equipos llamados a luchar por mantenerse en la Liga Asobal.