Victoria por corazón

Guillermo Ros dispara a la portería del Puerto Sagunto defendida por Bruixola.
Guillermo Ros dispara a la portería del Puerto Sagunto defendida por Bruixola. / Roberto Ruiz
  • ElSinfín consigue su primer triunfo de la temporada ante el Puerto de Sagunto

Matemáticamente ‘sólo’ suma dos puntos, pero el triunfo del Sinfín significa mucho más.Los de Reñones amarraron una agónica pero justa victoria ante el Puerto Sagunto (25-24) en duelo en el que pusieron más corazón que calidad ante un rival de calidad que pugnó por el triunfo hasta el último segundo. La grada lo agradeció y se entregó al equipo, apoyando a los suyos en momentos decisivos aumentaron el nivel de su apoyo a sus jugadores.

La victoria tiene nombres propios como el del portero Makaria, con buen porcentaje en la primera mitad y decisivo cuando salió en los minutos finales para terminar con un 41%. También el 6-0 funcionó en el trabajo defensivo. Herrero Lon tuvo protagonismo pero sus compañeros le ven menos que la temporada pasada. En ataque se reivindicaron Paredes y Ros, el primero en el lanzamiento exterior y el segundo a base de corazón, poniendo la cara por delante en sus penetraciones. Los que siguen imprecisos son los extremos.Aunque al final Jorajuria lo arregló, el porcentaje de efectividad debe mejorar para sumar puntos y, ayer mismo la victoria podía haber sido más cómoda.

Los primeros minutos fueron cántabros, con un parcial de 4-1 gracias a los goles de Postigo, Lon, Río y Jorajuria, pero el planteamiento local jugaba en su contra por los dos cambios de defensa-ataque, que aprovecharon los valencianos, más rápidos en las transiciones para sorprender a la defensa local. Con el 6-0 formado, las intervenciones del meta Makaria y el trabajo en el centro de Muñiz y Calderón daban ventaja alSinfín sobre el ataque rival, ante lo que el técnico visitante optó por sacar a la pista a dos jugones como Rubén Ruiz y Pérez de Inestrosa, que lideraron a los suyos en un parcial de 0-5.

Con ese inquietante 5-6 en el marcador, Reñones pidió tiempo muerto para recomponer el ataque tras más de diez minutos sin poder superar a Bruixola. El juego de los santanderinos mejoró, aunque siguió acusando ciertas imprecisiones, y un parcial de 3-0 (Amarelle, Ros y Paredes) propició una nueva ventaja local. No tardó el conjunto valenciano en responder y anotar el empate a ocho gracias a Rubén Ruiz. Lon y Río devolvieron la ventaja de dos goles a los santanderinos, pero la alegría duró, los alicantinos reaccionaron y se llegó al descanso con una mínima renta de 11-10 forjada en las paradas de Makaria y el trabajo defensivo de Muñiz.

La base del triunfo

La segunda mitad discurrió en sus primeros minutos por parámetros muy similares a los de la primera media hora. Ernesto salió en la portería local, lo que propició que la primera línea rival pudieron presumir de una mayor efectividad mientras Ros asumía también protagonismo y para conseguir a base de corazón generar dudas en la defensa del Sagunto. Pablo Paredes se unió a la fiesta asumiendo responsabilidades de cara al lanzamiento exterior con un buen porcentaje de efectividad, lo que puso al fin el partido de cara para el Sinfín.Sin embargo, el trabajo de Pozzer en el pivote impidió que los cántabros se despegaran.

Así se instauró un continuo intercambio de golpes y de errores no forzados repartidos por igual para los dos equipos, y solo cuando faltaban diez minutos para el final la balanza pareció decantarse del lado local (después se vería que no de forma definitiva). Tras el empate a 21, y la posterior salida de Makaria a la portería, dos goles de Jorajuria y Río llevaron el 23-21 al marcador para afrontar los últimos cinco minutos.

ElSagunto respondió con una defensa 4-2 que propició que se acercaren a un sólo gol, pero Makaria volvió a tener protagonismo y detuvo un lanzamiento desde los siete metros a Pacheco, que vio la tarjeta roja que por lanzar a la cara del guardameta. Ros se encargo de apuntalar el resultado con el 25-22 a falta de minuto y medio, y a pesar de los intentos visitantes por igualar la contienda los de Reñones supieron gestionar los últimos segundos para lograr una agónica victoria por 25-24.