balonmano

El Sinfín se queda con las ganas

Óscar Río lanza a portería ante la oposición de dos jugadores del Ángel Ximénez.
Óscar Río lanza a portería ante la oposición de dos jugadores del Ángel Ximénez. / LOF
  • El equipo cántabro tuvo opciones de vencer en Puente Genil al Ángel Ximénez, pero acabó sucumbiendo en los últimos minutos

El Sinfín perdió una gran oportunidad de sumar en el Alcalde Miguel Salas de Puente Genil, en un partido en el que mandó en el marcador durante muchos minutos y en el que se fue ganando de tres tantos al descanso tras tener a su rival doce minutos sin anotar. Pero no fue suficiente y acabó perdiendo la contienda (26-25).

El encuentro arrancó con excesivos nervios por ambos bandos, que tardaron casi dos minutos y medio en estrenar su casillero. Josic y Rudovic ni siquiera encontraron los tres palos rivales en sus primeros lanzamientos, mientras por parte del Sinfín Jorajuria y Lon se toparon con Oliva. El Ximénez reaccionó y por medio de Moreira y Curro Muñoz y estableció su primera ventaja del partido (2-1, m. 4).

Sin embargo, el Sinfín no había arrancado nada mal el encuentro, trabajando bien en defensa y atinando con la meta rival. Los cántabros encontraron aportaciones de Río, Diego Muñiz o Jorajuria, para ponerse por delante en el marcador y mantener siempre la iniciativa, incluso cuando sufrieron las primeras inferioridades (4-5, m. 10).

El equipo santanderino se atascó en el tanto. Le costó sujetar a uno de los mejores estiletes de los locales, Rudovic, a la postre decisivo. Con la colaboración anotadora de Curro Muñoz, facilitaron un parcial 3-0 que obligó al banquillo visitante a pedir un tiempo muerto. La pausa fue mano de santo para el Sinfín, que fortificó su defensa. Sobre todo se vio ayudado porque el Ximénez entró en un auténtico socavón ofensivo que llevó a acumular doce minutos sin anotar, desde que lo hiciera Muñoz hasta que a cuatro del descanso rompió la sequía Rudovic. Quino Soler no encontró ni con tiempos muertos ni con variantes en ataque las soluciones que buscaba. Ernesto Sánchez, que había sustituido a Makaria, vivió unos grandes minutos bajo las maderas.

El conjunto cántabro aprovechó para hacer camino. Firmó un parcial 0-6 gracias al acierto de Paredes y Lon y construyó una ventaja de la que viviría muchos minutos. Al descanso se llegó con tres dianas de ventaja (9-12).

El cuadro local salió con diferente actitud del vestuario. Josic y Rudovic intentaron tirar del carro y dejaron la renta, que llegó a ser de cuatro con el 7-11, en apenas un tanto (11-12, m. 32). Jorajuria y Paredes apagaron el incendio. El Sinfín, pese a perder por tres exclusiones a Muñiz, manejó bien el partido en los primeros minutos y encontró en Ros tantos para seguir manteniendo a raya a su rival (15-17, m. 41).

A partir de ahí, el Ximénez apretó los dientes en defensa y echó el resto para equilibrar el encuentro y llevarlo hasta una resolución pareja. Rudovic, con ayudas puntuales de Josic y Moreira, logró poner el electrónico en igualdad (19-19, m. 47), aunque el Sinfín tuvo madurez para templar los nervios y mantenerse con el mando del marcador tras los tantos de Paredes y Prieto. Quino Soler tuvo que parar el partido y dio ocasión de jugar a De Hita en el tramo final.

Desde ese momento, el Ximénez fue creciendo. Makaria no pudo impedir que, muchos minutos después, los de Soler recuperaran la iniciativa, tras un tanto de Josic (22-21, m. 52). Una exclusión a Porras dio algo de oxígeno a los cántabros, que tras un acierto desde nueve metros de Prieto llegaba con empate (23-23).

Pero en esa fase decisiva, el cuadro local fue mejor. El Sinfín perdió la claridad cuando más falta le hacía. La exclusión de Herrero Lon lo dificultó aún más, aunque el Sinfín no había dicho la última palabra. Los cántabros dispusieron de un tiro de Paredes para empatar la contienda, pero los puntos se quedaron en tierras andaluzas.