balonmano

El DS Auto Gomas busca aire en Valladolid

El jugador del DS Auto Gomas Iván Amarelle.
El jugador del DS Auto Gomas Iván Amarelle. / Javier Cotera
  • Los de Rodrigo Reñones visitan este sábado Huerta del Rey, un escenario conocido para la afición cántabra, para medirse a un rival directo

El DS Auto Gomas visita este fin de semana al Atlético Valladolid, un club que logró que la ciudad siguiera contando con un equipo en la máxima categoría del balonmano nacional después de la desaparición de la entidad histórica por problemas económicos. La cita ante el conjunto pucelano, fundado en 2014 –logró el ascenso a Asobal tan solo dos años después–, tendrá lugar este sábado a las 20.30 horas en tierras castellanas. Será en el mítico pabellón de Huerta del Rey, en cuyas gradas los aficionados cántabros y locales han disfrutado de partidos estelares entre el equipo vallisoletano y el desaparecido Teka. Una larga historia de enfrentamientos que vuelve a cobrar protagonismo con los equipos de ambas ciudades en situaciones bastante diferentes.

La plantilla pucelana es una mezcla de juventud y veteranía que, hasta la fecha, está dando buenos resultados, ya que el Atlético Valladolid ocupa la octava plaza de la clasificación con diez puntos y muy cerca de cerrar una primera vuelta que les avale para no pasar apuros y lograr la permanencia en la categoría. Sin lugar a dudas, su jugador más representativo es Fernando Hernández, que a sus 43 años suele resultar decisivo para los triunfos de los suyos. A fecha de hoy, es el máximo goleador de su equipo, con un promedio de más de cinco goles por partido. Hasta el punto de que se ha convertido en el cuarto máximo anotador histórico de Asobal.

Desde que comenzó su carrera como deportista profesional, Hernández ha conseguido 1.709 goles en 22 temporadas en las que ha disputado 572 partido con las camisetas de Arcos Valladolid, Ademar de León, Barcelona, San Antonio, Badajoz, Cuatro Rayas Valladolid y Atlético Valladolid. En el ránking de goleadores históricos, sólo le superan Mateo Garralda (1.834 goles), Demetrio Lozano (1.912) y Juanín García (2.406). Este último sigue en activo en el Ademar León.

El equipo del Valladolid, que entrena Ignacio González, ha incorporado esta temporada a seis jugadores con el ánimo de asegurar una plantilla equilibrada para la competición. Las altas han sido Rubén Río y Abel Serdio procedentes del Gijón; Daniel Dujshebaev, del Barcelona; Víctor Rodríguez, del Teucro; Jorge Serrano, del Carabanchel, y Miguel Camino, del Zamora.

Fuertes en primera línea

Hasta la fecha, sus jugadores más resolutivos sin tener en cuenta a Hernández están siendo los integrantes de la primera línea: el lateral izquierdo Víctor Rodríguez, que acumula un 63% de efectividad, y el lateral Rubén Río con un 71%. Otro miembro de la plantilla que está cumpliendo con las expectativas generadas es Dujshebaev, que acumula 26 goles en los partidos disputados. Tampoco hay que olvidar a su portero, el veterano Javier Díaz, gran protagonista en la labor defensiva de su equipo.

El Valladolid acumula una mayor efectividad que los santanderinos y llega a este partido con buena dinámica de juego y resultados. La prueba son las victorias ante el Cangas de Morrazo, con un resultado de 31-21, y la que el fin de semana pasado cosechó ante el Villa de Aranda, mucho más ajustada, por 24-25. Fue su primer triunfo del presente curso como visitante.

Para este partido ante el DS Auto Gomas los pucelanos quieren demostrar ante su afición que tienen fundadas opciones de permanencia. Colocarse con doce puntos antes de finalizar la primera vuelta sería un paso más que importante. De ganar, los dos de mañana serían especialmente significativos, ya que tendrán delante a un rival directo.

Por su parte, el DS Auto Gomas afrontan este compromiso sabiendo que la derrota sería un mazazo para sus aspiraciones. Los santanderinos deben poner de manifiesto sobre la pista del Huerta del Rey que tienen nivel para competir en Asobal, no como en su último partido a domicilio, que cuando quisieron entrar en el partido perdían por siete goles.