El cetro del Junco, en juego

Reinosa acoge hoy la primera jornada del Campeonato de Cantabria. Óscar González defiende título ante rivales como Salmón, Víctor González, Haya, Cagigas, Lavid y Alberto Díaz, entre otros

ASER FALAGÁN SANTANDER.

Son 16 en liza. 16 que parten de cero, en igualdad de condiciones. Pero no todos arrancan con las mismas posibilidades. Todos se imaginarán por un momento, con más o menos fundamento, en lo más alto del cajón. Todos tendrán las mismas oportunidades, al menos en teoría, porque en la práctica en esto de los bolos también hay clases. Esta tarde, si la autoridad competente y el tiempo (sobre todo el tiempo, porque Aemet anuncia un 90% de posibilidades de lluvia) lo permiten, esos 16 elegidos se la jugarán en la bolera de Las Fuentes y la del Campo Colorado por una de las ocho plazas en la jornada buena, la fetén, la del sábado: la que pondrá en juego el Campeonato de Cantabria, también conocido como el Regional. O el Provincial, por echar mano de un lenguaje mucho más anquilosado. Si Aemet acierta, las tiradas se trasladarán a la Severino Prieto como principal y a los 20 Chavales, como auxiliar después de que ayer cambiaran los planes y se descartara el corro de Pesqueta como titular, dejando fuera de paso Renedo.

Buscar favoritos es siempre una profesión de riesgo; máxime en un deporte tan aficionado a salpicar premoniciones acertadas con sorpresas legendarias. Pero el verano invita a apuntar a varios. Comenzando por Óscar González. Tiene como credenciales su media docena de títulos cántabros y el récord del campeonato. Pero sus poderes son otros. Siete concursos puntuables para el Circuito, la Liga con Borbolla y, en resumen, una temporada arrolladora le convierten en el bolista a seguir.

Puestos a buscar favoritos, toca echar mano de Jesús Salmón. El camargués no ha estado entonado en los últimos grandes campeonatos (sus últimos triunfos datan de 2013 en la cita autonómica y de 2012 en el Campeonato de España), pero Salmón es siempre, lo que se dice siempre, favorito en cualquier campeonato, concurso, competición o entrenamiento que se dispute. O se juegue. En cualquier parte. Este año ha ganado dos pruebas del Circuito y querrá resarcirse en Reinosa de su última final perdida: la de Orejo ante Cagigas en 2015.

Si la amenaza de lluvia se confirma, la cita tendrá que trasladarse a Torrelavega y Pesquera

Por respetar credenciales, toca hablar de Rubén Haya, que no llega en su mejor momento después de media temporada inactivo por la lesión que le obligó a operarse de la mano a finales del año pasado. Pero hablar de Rubén Haya es hacerlo del vigente campeón de España, por mucho que este año esté regresando progresivamente al Circuito para recuperar las sensaciones. De modo que a base de calidad es capaz de dar la sorpresa, por mucho que parta como outsider.

En racha

No solo de los clásicos viven los bolos, y en la nómina de favoritos merece estar en letras versales un jugador que ha llegado a 2017 decidido a poner patas arriba la competición: Víctor González. Acaba de ganar el Mozuco de Cayón, le ha disputado hasta el final a Óscar nada menos que La Patrona y suma ya tres pruebas del Circuito. Más que el mismísimo Salmón, además de tres subcampeonatos en puntuables, otro en el Botín y el memorial Aramburu. Casi nada.

Tampoco conviene olvidarse de Alberto Díaz. El de Quijas está que se sale en los últimos días. Casi tanto como Óscar y Víctor. Y eso no es decir poco. Ha ganado dos pruebas del Circuito (la última ayer), ha llegado a finales y ha ganado la Copa con Riotuerto Hotel Villa Pasiega. Tiene confianza y la muñeca fina. Y quizá no esté en la terna de grandes candidatos, pero tiene opciones. Quien opine que le puede quedar grande, bien haría en recordar el Millón.

Entre los 16 en liza también hay otros dos campeones de Cantabria: un Rubén Rodríguez gafado en una competición individual que ya no es su prioridad, pero que hace dos años obligó a Óscar a hacer récord en la Bolerona para arrebatarle el Campeonato de Cantabria. Un bolista capaz de derrotar a cualquiera si tiene el día, aunque sus prioridades sean ya otras por delante del Circuito individual. Y si ve la victoria al alcance la disputará.

En el mismo caso está Gabi Cagigas, campeón de 2015 y nuevo fichaje de Riotuerto para la próxima temporada. Lo suyo es una cuestión de confianza. Era el bolista más prometedor de su cosecha y ha demostrado más de una vez por qué, pero le cuesta mantener la regularidad y estar habitualmente entre los ocho mejores. Tiempo le sobra, porque su tempranísima irrupción en la élite no le resta juventud y sí le aporta experiencia en una carrera que tiene un margen de mejora de años. Habrá que seguirle, porque calidad le sobra, aunque la competición le juegue malas pasadas y no esté entre los grandes favoritos.

Entre el nomenclator de ilustre hay otro nombre obligado: Lolo Lavid, que ayer ganó en Colombres. No ha sido su año, lastrado por distintas circunstancias y condenado a la suplencia en Hermanos Borbolla, y no ha estado entre los elegidos en el Circuito, pero un Campeonato de Cantabria es una pieza demasiado golosa para no luchar por ella. Y cuando uno tiene enfrente a un embocador nato como Lavid todo puede pasar. Si tira al cachi y acierta será un rival temible gracias a su inquebrantable confianza y fortaleza cuando todo parece perdido. Algo que le ha costado muchos concursos, pero que también le dio el Nacional de 2015. Claro que es tan peligroso en esta versión como cuando opta por matar las bolas y jugar a bolos.

El resto de la nómina

Gonzalo Egusquiza, Fernando Ocejo, Noel Gómez, Alfonso Díaz, Isaac López, Manuel Domínguez y Pedro Gutiérrez completan la lista de candidatos que se tendrán que ganar hoy el derecho a jugársela mañana. Se supone que no están entre los favoritos. Algunos de ellos deberían incluso caer hoy, según unas tenaces matemáticas que auguran que la mitad de los aspirantes se quedarán por el camino. Más allá, aventurar el campeón de mañana es atrevido, por mucho que el apellido González cotice alto. Sea de la familia que sea. El primer desenlace, esta tarde noche. A las 20.15 horas está previsto el último concurso, siempre que no se complique el asunto y haya que empezar un poco más tarde. La nómina se reducirá a la mitad, pero la expectativa dramática sobrevivirá indemne a mañana, sábado, más allá del drama que puede significar que llueva. Dará eso sí, pistas, para intuir si el Junco retiene o no su corona.

Fotos

Vídeos