Bolos

La FEB cumplió en 2017 el plan de viabilidad, pero sigue sin liquidez

La Semana Bolística (en la imagen, la de Treceño 2017) trajo consigo gastos de un largo desplazamiento del presidente. /Sane
La Semana Bolística (en la imagen, la de Treceño 2017) trajo consigo gastos de un largo desplazamiento del presidente. / Sane

El organismo ingresó unos 700.000 euros, pero su margen de maniobra es en la práctica la subvención del CSD

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

La Federación Española de Bolos gastó 16.821,24 euros más en desplazamientos de lo comprometido en el plan de viabilidad, pero a grandes rasgos cumplió lo dispuesto en la hoja de ruta, en la que sobrepasó ligeramente tanto los ingresos como los gastos, pero arrojando de todos modos un saldo positivo. Y, eso sí, sin apenas liquidez, situación que fue precisamente la que permitió descubrir los cargos por encima de lo previsto que había hecho su presidente por representación.

En consecuencia, lo que hace peligrar la viablilidad del organismo son los 450.000 euros que aún debe reintegrar al Consejo Superior de Deportes por subvenciones no justificadas en la época de José Luis Boto, además de distintos desfases que pueden llevarla a arrojar de nuevo un saldo negativo. Además, y dentro de la crisis que arrastra la institución, ya ha perdido el que era su único patrimonio: su domicilio en Madrid, con lo que ahora ocupa un espacio en la Casa de Cantabria de la capital de España.

RESUMEN DE 2017

Total realizado
ConceptoCantidad en euros
Resultado350
335,62
Ingresos700
130, 94
Subvención CSD141
976,79
Recursos propios558
154,15
Gastos349
795,32
Personal88
732,60
Servicios profesionales36
120,66
Desplazamientos88
790,12
Subvenciones66
959,38
Otros69
192,56
Exigencia del plan de viabilidad
ConceptoCantidad en euros
Resultado340
000,00
Ingresos673
826,24
Subvención CSD132
027,79
Recursos propios541
798,45
Gastos333
826,24
Personal86
290,38
Servicios profesionales34
550,40
Desplazamientos71
968,88
Subvenciones64
948,30
Otros76
068,28
Desviación
ConceptoCantidad en euros
Resultado10
335,62
Ingresos26
304,70
Subvención CSD9
949,00
Recursos propios16
355,70
Gastos15
969,08
Personal2
442,22
Servicios profesionales1
570,26
Desplazamientos16
821,24
Subvenciones2
011,08
Otros-6
875,72

El desfase en lo que a gastos de dietas y desplazamientos se refiere llegó a ser mucho mayor, según se señaló en la última asamblea y reconoció el propio presidente, Óscar Gómez Morante, antes de reponer una cantidad aproximada de 10.000 euros y reconocer el resto de la deuda.

Pese a que el bolo palma cántabro respira un consenso más o menos absoluto sobre la necesidad de que la FEB abra una nueva etapa con un nuevo presidente, existen después diferentes perspectivas sobre el camino a seguir y cierta sensación de discriminación. En un contexto en el que la mayor parte de federaciones arrastran deudas y se han detectado irregularidades mucho más graves que en la de bolos, es esta última la que está sometida a un plan de viabilidad y amenazada incluso con el cierre.

Claro que esto ocurrió en parte por la protesta de los propios bolos -en especial del bolo palma y del bowling- y de las territoriales, encabezadas por las de Asturias y Cantabria. Y por encima de todo por la gestión del anterior presidente, José Luis Boto, dimitido y posteriormente inhabilitado para el cargo tras considerarse demostrado que no había justificado unos gastos superiores a los que ahora han llevado a su sucesor a una situación crítica, al borde de verse obligado a renunciar al cargo o enfrentarse a una moción de censura.

Otra de las preocupaciones es el gasto en personal, ya sea en plantilla o externo, que compromete la práctica totalidad de la subvención anual del CSD (el organismo reclama el pago de las injustificadas, pero sigue habilitando remesas anuales, como le corresponde a cualquier otra federación). En total son 88.732,60 euros de gastos de personal para los dos empleados contratados con los que cuenta el organismo y 36.120,66 en servicios profesionales. Es decir, en actuaciones contratadas a trabajadores ajenos a la entidad que facturan a cambio de sus servicios. En total, casi 125.000 euros, frente a los 142.000 que se han recibido en 2017 como subvención.

Claro que la Federación tiene un margen de maniobra más amplio: los 558.154,15 euros que ingresó en el ejercicio como recursos propios. Se trata, sin embargo, de una cantidad engañosa, puesto que engloba todas las entradas que no procedan del CSD pero que no se traducen en una disponibilidad de esta cantidad. Y es que, por poner un ejemplo, la Federación Cántabra entrega oficialmente el montante recaudado por las licencias, pero el importe regresa a Santander casi íntegramente, con solo un remanente de 10.000 euros que permanece en Madrid.

Además, el organismo nacional se enfrenta a una progresiva pérdida de ingresos como consecuencia, entre otros motivos, de los innumerables cismas surgidos en la época de Boto. Aunque las territoriales cántabra y asturiana se reintegraron y se organizan competiciones de bowling, las ligas más importantes de esta modalidad nunca regresaron a la disciplina federativa y otras territoriales como la andaluza ya no hacen aportaciones a la FEB por concepto de licencias.

En conclusión, pese al repunte de ingresos tras la reunificación, la Española sigue en una situación crítica y un margen de maniobra real que se limita a poco más que la subvención del Consejo, comprometidos como tiene los fondos propios en la actualidad por las obligaciones inherentes a estos ingresos (competiciones, subvenciones), gastos de representación, etcétera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos