Bolos

Emilio Antonio medita dejar los bolos

Emilio Antonio Rodríguez, con la camiseta de Puertas Roper. /Antonio 'Sane'
Emilio Antonio Rodríguez, con la camiseta de Puertas Roper. / Antonio 'Sane'

Su peña aún no le ha buscado sustituto, pero Gerardo Castanedo reconoce que ya trabajan con la hipótesis de no contar con él en 2019 | Ya ha comunicado a Puertas Roper que este puede ser su último año en activo

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

Emilio Antonio Rodríguez medita que la de 2018 sea su última temporada en los bolos. Uno de los únicos seis jugadores en activo que saben lo que es ganar las dos grandes coronas está cerca de la retirada. O al menos es lo que ya ha comunicado a su entorno y a su peña, que espera una decisión definitiva para buscarle relevo. El hijo mayor de otro mito bolístico como Tete Rodríguez ya abandonó hace algunas temporadas la competición individual y tuvo que permanecer algo más un año inactivo (2014) por una lesión en una mano como consecuencia de un accidente laboral. Aquella fue su última temporada en Hermanos Borbolla, que pasó inédito, para incorporarse después a Puertas Roper, peña en la que a no ser que cambie de opinión abandonará los bolos.

«Ya ha comunicado a la peña que posiblemente a final de año deje los bolos», reconocía este jueves Gerardo Castanedo, presidente de Puertas Roper. De todos modos, el máximo responsable de la peña de Maliaño acotaba también que «no ha dado una confirmación oficial». De hecho, en El Parque ya estudian las posibles alternativas para sustituirle, pero no se han dirigido a ningún jugador por dos motivos: lo temprano del calendario, con la competición recién comenzada, y el hecho de no tener aún a confirmación última del bolista, que sin embargo ya ha transmitido también esta sensación a otros tiradores de su entorno.

Emilio Antonio forma parte de esa generación de los setenta que irrumpió a principios de los noventa para destronar en muy pocos años a todas las figuras de los bolos y dominar en los corros durante más de dos décadas. Junto a Salmón, Óscar González (de eclosión ligeramente más tardía), Rubén Haya y su hermano Rubén Rodríguez, irrumpió en el Circuito con gran fuerza y apenas superada la veintena, si bien los hijos de Tete dejaron posteriormente de luchar de forma habitual por los grandes campeonatos. Campeón de Cantabria en 1997 y 1998 y campeón de España en 1998 y 2004, ha sido uno de los grandes jugadores del cambio de siglo y además un extraordinario bolista de peña, con un gran palmarés fraguado fundamentalmente en Hermanos Borbolla.

En sus tres años en Roper ha sido además un jugador decisivo que ha contribuido a mantener el nivel deportivo de la peña pese al revés que supusieron la salida de Óscar González y, el año pasado, la convalecencia de Rubén Haya, que operado de una mano se perdió la mayor parte de la Liga. Ahora, en un curso 2018 en el que aún no ha ofrecido su mejor rendimiento -la temporada está recién comenzada- ya ha avanzado a su equipo la que es al menos su intención inicial, aunque nunca se materializaría antes de terminar el presente curso.

Como jugador de peña Emilio Antonio Rodríguez debutó en Calixto García para pasar después brevemente por Nueva Ciudad y tres años en Casa Sampedro. Desde el equipo de Torres se incorporó a Hermanos Borbolla, donde militó cuatro años antes de salirse en 2002 del antagonismo Borbolla-Roper para jugar un lustro en Quijano. Regresó a Noja en 2007 para permanecer durante ocho temporadas y desde 2015 milita en Puertas Roper, peña en la que, si se ratifica en su decisión, pondrá fin a su carrera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos