El momento Compite este jueves Lo imprevisible

«Los Juegos tienen una magia especial»

«Los Juegos tienen una magia especial»

Laro Herrero es el único cántabro que competirá en Pyeongchang, en los que serán sus segundos Juegos Olímpicos. Este jueves puede ser su gran día

MARCO G. VIDART S ANTANDER.

Sin la presión de ser favorito y con la esperanza de hacer un buen resultado. Hace cuatro años, Laro Herrero Echávarri (Olea, 17 de enero de 1990), encaraba con esas premisas los que iban a ser sus primeros Juegos Olímpicos. En Sochi (Rusia), competía por primera vez -puesto 33- en la competición más mágica del planeta. Y como si el tiempo se hubiese detenido en estos cuatro años, esa ausencia de presión por tener que conseguir un buen resultado y el sueño legítimo de hacer un gran papel se repiten de cara a los Juegos que el viernes levantaron el telón en la ciudad surcoreana de Pyeongchang. De nuevo, bajadas sin freno hacia un destino que muy pocos controlan. Porque el snowboard cross, la disciplina que practica el imponente mocetón campurriano de 1,81 metros, tiene mucho de técnica y también de azar. Un salto mal dado, de los muchos que hay, y un 'rider' -así se llama a sus practicantes- se puede llevar por delante a varios compañeros. La suerte, para bien y para mal. Y el cántabro confía en que, algún día él pueda estar en el lugar adecuado en el momento preciso. Lo avisaba cuando se conoció su designación olímpica. «Si todo cuadra...». Pyeongchang sería un lugar de cuento para que eso sucediese.

El triunvirato imprescindible de este deporte a nivel patrio -Lucas Eguibar, Regino Hernández y Laro Herrero-, volverá a defender a España en una cita olímpica. El de Olea llega «bien» a Pyeongchang. «He entrenado mucho y en las últimas competiciones, aunque no me he lucido, he estado en las finales». El donostiarra Eguibar y el ceutí Hernández son las cabezas más visibles, a nivel de podios, del equipo español. Laro reconoce que «no voy como favorito», algo que también le servirá para «tener menos presión».

La suerte es objeto de mil y un discusiones en el deporte. Desde los que reconocen que siempre es necesaria una pizca a los que niegan su existencia. Que la suerte es para el que no sabe, aducen cuando alguien esgrime -la mala- para justificar un resultado adverso. La imprevisibilidad del snowboard cross es menos cuando se ve que «hay cinco o seis 'riders' que casi siempre están adelante», apunta el campurriano. Pero las sorpresas están a la orden del día. «No es raro que alguien que esté entre los 30 o los 40 primeros del mundo, se meta en puestos de podio». En la última prueba de la Copa del Mundo antes de los Juegos, celebrada en Feldberg (Alemania), el italiano Michele Godino encaraba las bajadas instalado en el puesto 32 de la clasificación general. Y fue segundo en Feldberg. Que un 'rider' se caiga y se convierta en una involuntaria bola de bolos para sus rivales en la bajada «es algo que todos tenemos asumido». El snowboard cross se convierte así en una suerte de 'deporte-lotería'. «Sí, puede sonar a eso».

«Llego bien. En las últimas competiciones no me he lucido, pero he estado en las finales»

No será la primera vez que el campurriano visite la localidad surcoreana que acoge los Juegos de Invierno. «En el año 2016 estuvimos aquí en una prueba de la Copa del Mundo». Y aunque el circuito olímpico tendrá variaciones con el de aquel año, «más o menos te haces una idea». El recuerdo de Pyeongchang es bueno en la mente del 'rider' cántabro. «Me clasifiqué para las finales. No tuve malas sensaciones». Aunque otro competidor que venía por detrás tocó al de Olea y los dos cayeron a la nieve surcoreana.

Mismos rivales

Herrero encara con tranquilidad su segunda cita olímpica. A nivel de competición, es una prueba más «con los mismos con los que compito todo el año». Incluso, como sucede en muchos deportes, los Juegos Olímpicos tienen menos nivel que un Mundial, «ya que países que por ejemplo tienen ocho 'riders' de referencia sólo pueden llevar a tres o cuatro». Lo que lo cambia todo es la repercusión mediática que conllevan esos cinco aros entrelazados. «Los Juegos tienen una magia especial, con toda esa parafernalia que hay alrededor. Es el evento al que siempre aspiras a llegar».

«En un solo día se concentrarán las series clasificatorias y las finales. Va a ser una jornada dura»

El gran día para Laro, Lucas y Regino será el jueves, día 15. En una jornada se ventilará toda la competición masculina de snowboard cross. El cántabro tuerce un poco el gesto «porque nosotros preferimos que un día sean las series clasificatorias y otro, las finales». Pero es de lo más habitual en Copa del Mundo que por una cosa u otra -el mal tiempo es un factor siempre presente- todo se concentre en un día. También sucedió eso en los Juegos de Sochi. «Va a ser un día duro. En jornadas así nos levantamos pronto, a las seis de la mañana. Y a las ocho y media ya estás en la pista para hacer una bajada de entrenamiento. Luego llegarán las dos mangas clasificatorias. Se elige el mejor tiempo de ambas. Y con eso se deciden las mangas finales». Un día que junto a la paliza física habrá que sumar «el cansancio psicológico», destaca el campurriano.

Hasta que llegue ese jueves, Laro Herrero estará «tranquilo». Pero en sus segundos Juegos y ya con 28 años, el 'rider' campurriano ya no va a una cita olímpica «a disfrutar o a coger experiencia. Yo vengo a competir y a luchar por todo». Ni siquiera tiene la ansiedad de muchos deportistas que sienten que su deporte les debe algo en forma de gran resultado. «Eso hay que ir a por ello. Y cuando menos lo esperes... Pero ese gran resultado llegará cuando llegue».

«Es normal que alguien se caiga y se lleve por delante a otros 'riders'. Lo tenemos asumido»

El 16 de enero de 2015, en el Mundial que se celebraba en la localidad austriaca de Kreischberg, sólo seis 'riders' fueron mejores que Laro Herrero. Del siete, al 30 o quizá al '1'. En el snowboard cross todos pueden soñar con todo. Y el campurriano es uno más en esa tribu de bajadores por una rampa llena de curvas y saltos imposibles. «En las últimas carreras estoy muy cerca de los mejores, luchando y adelantando a otros 'riders'. Estoy al mismo nivel que la mayoría». Este jueves, está permitido soñar con cualquier logro gracias a Laro Herrero en Pyeongchang. «Si todo cuadra...».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos