Nuevo asalto al cetro de Hermanos Borbolla

Los capitanes y presidentes de los equipos de la Apebol 2018 posan ayer en Meruelo. :: Sane/
Los capitanes y presidentes de los equipos de la Apebol 2018 posan ayer en Meruelo. :: Sane

La competición, a la que regresa Pontejos y se incorporan por primera vez San Jorge, arrancará el 24 de marzo y concluirá el 11 de agosto | Peñacastillo y Puertas Roper vuelven la ser las principales alternativas al dominio costero. La Liga se presentó ayer en la Casa de Cultura de Meruelo, donde se sorteó el calendario

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

La Liga arranca el 24 de marzo con catorce equipos en liza, otras tantas altas en las peñas y cierta sensación de deja vu; de que una vez más Hermanos Borbolla Villa de Noja, que defiende otra vez el título, será el gran rival a batir. La cuadrilla de Salmón y Óscar, que aplica la propiedad conmutativa y también se puede enunciar a la inversa, mantiene inmutable su plantilla del año pasado, con cuatro campeones de España en sus filas y como gran referencia del bolo palma. Los costeros serán así una vez más los grandes animadores de la competición, pero deberán mantener el gran nivel mostrado en los últimos años para encadenar un nuevo campeonato de la regularidad ante la pujanza de otros clubes. Dos, para más señas. Como todo el mundo daba ayer por hecho durante la presentación de la Liga 2018 en el salón de actos de la Casa de Cultura de Meruelo.

Peñacastillo Anievas Mayba y Puertas Roper se presentan, como ya ocurrió el curso pasado, como grandes alternativas al dominio costero. En especial los santanderinos. La llegada de Rubén Rodríguez y Carlos García supuso un salto de calidad, que unido a la definitiva explosión de Víctor González convirtió a la cuadrilla del barrio de Cañas en una poderosa formación. Solo un titubeante comienzo de temporada les lastró el año pasado, pero ahora aspiran de nuevo a todo, incluso a imaginarse repitiendo la gesta de 2014, cuando ya con Víctor y Pedro Gutiérrez en el equipo (y con Senén Castillo como quinto) se proclamaron campeones de Liga por segunda vez en su historia.

Más tiempo hace que Roper no levanta el título en el torneo de la regularidad. Desde 2011, en concreto. Demasiado para los aficionados de Cros, acostumbrados a ver ganar a la que es la peña en activo más laureada de la historia de los bolos. Los augurios de este año son buenos. Rubén Haya, lastrado el año pasado por su operación en la mano, está ya plenamente recuperado, como demostró durante la última fase de la temporada individual de 2017.

Gabi Cagigas, Iñi Pedrosa y Jairo Arozamena son los tres principales fichajes de este año

El suyo es casi un fichaje; el de uno de los mejores tiradores de la historia. Además, Gerardo Castanedo ha incorporado a la más firme promesa de los bolos: José Manuel González -su hermano Víctor es ya una realidad-, que también deslumbró el año pasado, aún en edad juvenil, en el Circuito absoluto, demostrando su enorme progresión. A cambio han dejado El Parque Iván Gómez y Gabi Cagigas, que nunca tuvo la confianza en Maliaño.

Precisamente el suyo ha sido el fichaje estrella. El de Ambrosero se ha incorporado a Riotuerto Hotel Villa Pasiega, una peña en constante crecimiento que aspira a dar así un nuevo salto deportivo a la vez que rejuvenece su plantilla. Cagigas sustituye en La Cavada a Iñi Pedrosa, capitán en los últimos años de los cañoneros, que seguirá jugando en la élite, pero en la bolera Carmelo Sierra. Allí se ha incorporado a una Bolística de Torrelavega Siec que ha armado una cuadrilla potente, aunque quizá algo veterana.

Un contratiempo para los de la capital del Besaya ha sido la pérdida de su zurdo, Mario Pinta. El joven jugador deja temporalmente los bolos por estudios -por su traslado fuera de Cantabria- y constituirá una importante baja no solo por su aportación en sí, sino por las alternativas que contar con un bolista zurdo da siempre a cualquier cuadrilla. De todos modos, el teórico hábitat natural de la decana sigue siendo la zona media-alta de la clasificación, como ya se ha convertido en habitual en una peña muy compacta.

Los que fieles a su costumbre no han hecho cambios son sus vecinos de Casa Sampedro, que mantienen su quinteto habitual. Una plantilla que de nuevo con el veterano Benito Fernández al cachi aspira a igualar los resultados de un gran 2017 en el que se proclamó campeona de la Copa Apebol.

Estas seis peñas integran un año más la aristocracia de la Liga, un club selecto al que aspiran a incorporarse otras como Ribamontán y Los Remedios, entre otras. Forman parte de un nutrido grupo de equipos cuyo rendimiento es una incógnita. Alguno de ellos puede incluso colarse entre los grandes, mientras que otros lucharán por evitar el descenso. Un objetivo al que también parecen llamados los debutantes de San Jorge, Pontejos, La Rasilla, Comillas e incluso J. Cuesta, mientras que el rendimiento de un Sobarzo completamente renovado es una incógnita. Los de Penagos han perdido tres tiradores e incorporado a otros tres, de modo que resulta complicado pronosticar su rendimiento. Lo que no les falta es experiencia en la máxima categoría y tablas para defender su nueva camiseta junto a los dos únicos supervivientes de 2017: David Gandarillas y Ricardo González.

Todo esto de acuerdo con una teoría que solo a veces se cumple, acostumbrados como están los aficionados a los bolos a ver cómo, al igual que ocurre en cualquier deporte, los pronósticos salten por los aires. Sí parece más que improbable que un equipo que no sea Borbolla, Peñacastillo o Roper levante el título de Liga, pero tampoco en 2014 contaba nadie con los de Cañas y después ocurrió lo que ocurrió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos