Ciclismo

La Vuelta a Cantabria arranca en las rampas de La Atalaya

Los ciclistas de la Vuelta 2017 no tendrán que ascender esta vez El Churi, como en otras ediciones./Sane
Los ciclistas de la Vuelta 2017 no tendrán que ascender esta vez El Churi, como en otras ediciones. / Sane

La ronda cántabra, para las categorías élite y sub-23, recorrerá 293 kilómetros en tres etapas y cuenta con 22 equipos

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Tres días de ciclismo del bueno. La Vuelta a Cantabria Élite-Sub 23 arranca hoy con una cronoescalada a la Cuesta de la Atalaya, recuperando así una de las ascensiones más míticas del ciclismo en Santander, y después de 293 kilómetros concluirá el próximo martes tras tres jornadas, dos en línea y una contrarreloj. 22 equipos, más de 200 corredores buscarán desde hoy a las 11.00 horas -salida del primer corredor- brillar en una ronda que cuyo recorrido ha dejado a un lado los grandes puertos de montaña para reunir un par de trazados rápidos, complicados e incontrolables que potenciarán el espectáculo y que prevén una carrera más igualada que nunca.

La cita contra el reloj que abre hoy la Vuelta no podría celebrarse en mejor escenario; serán 920 metros de escarpada ascensión a través de la remodelada Cuesta de la Atalaya, en pleno corazón santanderino. La exigencia de la subida, con rampas que superan el 15% permitirá, por un lado, marcar las primeras diferencias -pueden ser definitivas- y, por otro, disfrutar al público del paso de los ciclistas a escasos metros. El atractivo está asegurado. El asfaltado de la carretera ha trastocado un tanto el recuerdo de una mítica ascensión que comenzó a celebrarse allá por 1930.

Tras demostrar de manera individual quién está fuerte y quién ha venido a Cantabria a ganar la Vuelta, mañana se celebrará la etapa más larga de la ronda: Maliaño-Maliaño, 149 kilómetros. El recorrido no presenta ninguna dificultad montañosa, pero está repleta de 'trampas'. Se darán vueltas a un circuito que atravesará Igollo, Escobedo, Herrera y Las Presas. Carretera estrecha y giros continuos que obligan a los más fuertes a estar permanentemente bien colocados si no quieren verse sorprendidos. Será una jornada llena de intentos de escapada y sin un control estricto ya que ningún equipo querrá asumir la responsabilidad hasta el día siguiente. La meta será en Maliaño, en una llegada muy repetida y que los corredores conocen a la perfección.

Sin puertos

Para el próximo martes, la ronda se desplazará a Vioño, desde donde partirá el día y adonde llegará el pelotón de supervivientes después de los 143 kilómetros de recorrido. El trazado es más exigente que el de mañana y tendrá en sus cuatro pasos por el Alto de la Montaña al juez de carrera. Además del puerto de tercera categoría, sin rampas duras pero con un perfil que invita a pensar que se subirá tan rápido que terminará haciendo daño, los ciclistas tendrán que superar también el Alto del Perujo, San Mateo, Alto de Boo así como los repechos de Mortera y Mompía. Un auténtico rompepiernas que destrozará la carrera a buen seguro y dejará a los candidatos al triunfo final en un grupo más bien reducido.

Además de los dos equipos cántabros, Aldro Team y Gomur-Liebana 2017, de los que se espera mucho sobre un recorrido que conocen y que motiva más que de sobra a sus integrantes, la ronda cántabra cuenta con 21 escuadras más: Galicia: Supermercados Froiz, Aluminios Coritzo, Cambre -Cairo; Asturias: Ciudad de Oviedo, Kuota-Construciones Paulino; Castilla y león: Diputación de León; País Vasco: Euskadi, Ampo, Araia Bike, Heiser-Hirumet, Cafés Baqué, Languideko; Navarra: Lizarte, Caja Rural-RGA, Quick Step-Telcom; Aragón: La Tova; Cataluña: Control Pack; Extremadura: Extremadura-Spiuk

El toque exótico lo dará la Selección de Japón y el equipo galo, La Pomme de Marsella.

Fotos

Vídeos