motor

El Mundial regresa a España con Dani Sordo como favorito

Dani Sordo se muestra ilusionado ante la cita española del WRC.
Dani Sordo se muestra ilusionado ante la cita española del WRC. / Hyundai Motorsport
  • El Rally de Cataluña arranca este jueves con la súper especial de Barcelona, a la espera de que el viernes comience la verdadera lucha por los puntos

El Mundial WRC llega a su cita española con Dani Sordo como uno de los favoritos. El Rally de Cataluña, única prueba mixta del calendario mundialista (mañana, viernes, se disputa sobre tierra, mientras que la del sábado y domingo serán sobre asfalto) parece propicio para el piloto cántabro, ya que en la etapa de tierra se puede beneficiar del orden de salida al afrontar los tramos más limpios que cuando lo hagan los primeros clasificados. Así, en esta primera etapa logre estar en los primeros puestos de la general para afrontar las dos siguientes con algo más de tranquilidad, ya que rodará en su superficie favorita.

De las trece ocasiones en las que Sordo ha participado en esta prueba desde que debutó en el Mundial en 2003, se ha subido al podio de la máxima categoría en seis ocasiones, además de ganar en 2005 la categoría júnior, precisamente cuando se proclamó campeón mundial de la categoría. El equipo Hyundai de Dani Sordo llega a esta cita con muchas ganas de sumar nuevas posiciones de podio, después de haber logrado ya dos victorias, tres segundos puestos y tres terceros lugares esta temporada.

Para el piloto cántabro participar en esta prueba es una motivación extra: "Siempre es una sensación fantástica correr frente a tu público local, por lo que es un punto culminante de mi temporada. Se puede sentir la energía de los aficionados que vienen a verlo. Fue una de mis primeras participaciones en el WRC, por lo que es un evento muy especial a nivel personal".

"Por supuesto, el rally es diferente a cualquier otro de los que nos enfrentamos, con el reto de tierra y asfalto, que requiere una estrategia diferente –añade–. Tuvimos un fin de semana duro en Córcega, así que me gustaría volver a luchar en España. Terminamos en el podio en 2015 y no hay ninguna razón por la que no podamos conseguirlo otra vez. Siempre quiero hacerlo lo mejor posible, pero quizás un poco más cuando estoy en casa".

Óscar Martínez, con el Lancia

Dani Sordo no será el único cántabro presente en la prueba mundialista, ya que Óscar Martínez y su copiloto Diego Caparrós participan encuadrados en la categoría Legend con su Lancia Delta Integrale, una unidad de 1990 restaurada por el propio Martínez, que ha mantenido incluso la rotulación que el modelo lucía cuando el equipo oficial Lancia estaba patrocinado por Martini. Esta decoración es una imagen que ha quedado en la retina de los aficionados por lo bonito de su diseño y por las veces que este modelo subió al podio en las diferentes pruebas disputadas por todo el mundo.

Los vehículos participantes dentro de esta categoría no completan todo el recorrido, pero sí estarán en la súper especial de Barcelona y en las etapa del sábado y domingo en las que disputarán la mitad del recorrido, descartando la etapa del viernes al disputarse sobre tierra.

Salou será de nuevo la sede de Rally de España, con el parque de asistencia, considerado por muchos como el mejor del Mundial por su amplitud, comodidad y cercanía de hoteles, en Port Aventura.Todo un aliciente para los aficionados, a los que la prueba catalana permite desplazarse con gran facilidad.

Después de la súper especial de este jueves por la tarde en Barcelona (a partir de las seis de la tarde), la primera de las etapas tendrá lugar mañana, viernes, sobre una superficie principalmente en tierra, aunque la prueba de 38,95 kilómetros de Terra Alta incluye partes de asfalto que podrán a prueba la concentración de los pilotos y exigirán una buena gestión de los neumáticos. Además de la complejidad del itinerario del viernes, no habrá asistencia al mediodía, con sólo una zona de cambio de neumáticos entre el bucle de la mañana y el de la tarde. Algo que le dará mayor dureza a la prueba, ya que cualquier problema que surja en los vehículos tendrá que ser reparado por los propios pilotos sin posibilidad de recibir ayuda externa.

El sábado y el domingo el rally se traslada al asfalto, lo que requiere que los mecánicos de los diferentes equipos tengan un trabajo extra en la noche del viernes para cambiar la especificación del coche de tierra a asfalto durante una asistencia de 75 minutos.