MotoGP

La prueba de fuego de Misano

Andrea Dovizioso (c), entre Maverick Viñales (i) y Valentino Rossi, en el podio de Silverstone.
Andrea Dovizioso (c), entre Maverick Viñales (i) y Valentino Rossi, en el podio de Silverstone. / AFP

«Hay muchos pilotos con posibilidades de ganar en cada carrera y el campeonato está muy abierto; hasta Pedrosa somos cinco con opciones», explica Dovizioso

BORJA GONZÁLEZ

Desde que el Mundial desembarcó en el circuito de Misano en 2007, Yamaha ha sido la marca que más triunfos ha logrado. Seis en diez ocasiones, tres de Valentino Rossi y tres de Jorge Lorenzo, por las tres victorias de Honda –Dani Pedrosa en 2010 y el año pasado y Marc Márquez en 2015- y la única de Ducati, en 2007, cuando Casey Stoner era su piloto y estaba en camino de lograr el primer y único título en MotoGP de la marca italiana. El trazado adriático es uno de esos en los que la marca roja –su sede en Borgo Panigale está a hora y media por carretera- más trabaja, donde más tests hace a lo largo del año con su equipo de pruebas. También es el escenario de los entrenamientos de los pilotos de la academia de Rossi, y del propio astro italiano, aunque en esas ocasiones usen motos de calle. Condiciones positivas para todos, con pocas dudas.

Un circuito que será el escenario de la próxima batalla de MotoGP y donde los cinco primeros de la general estuvieron entrenando antes del fin de semana de Silverstone. Maverick Viñales, Rossi, Márquez y Pedrosa el domingo anterior, Lorenzo y Andrea Dovizioso, líder de la general, dos días después. Algo muy importante porque permitirá a los dominadores de la categoría salir a pista el viernes con gran parte del trabajo de puesta a punto hecho, sin ventajas para ninguno y, se podría decir, en un buen momento para todos, aunque Rossi, tercero este domingo en Inglaterra a sólo siete décimas del ganador, siga empeñado en descartarse para un Mundial en el que mira al líder a sólo 26 puntos.

«Sigo siendo bastante escéptico con mis opciones de Mundial», insistió tras la carrera. «Porque voy el cuarto en la clasificación y porque tenemos estos problemas de degradación de la goma trasera en los últimos giros».

Algo que Viñales sí que pareció solucionar para este último fin de semana, después de varios grandes premios de sufrimiento tras los que pareció perder gran parte de sus opciones cara al título. «Si trabajamos así siempre la opción de ganar carreras está ahí. Así que está en nuestras manos trabajar duro y escoger bien las gomas porque es lo más importante», reconoció el de Yamaha, que fue muy rápido en ese entrenamiento privado en Misano. En realidad, como todos, porque incluso Lorenzo, que no está aún en ese grupo de favoritos, no dudó en calificarlo como su mejor test con la moto roja. De hecho, el propio Rossi, que vive a 13 kilómetros de Misano, reconoció tras aquel entrenamiento a mitad de agosto que habían solucionado buena parte de sus problemas, lo que hace intuir que estará en plenitud de facultades para la pelea del domingo 10 de septiembre. Y más tras el resultado de Inglaterra.

«Desde Holanda me he podido mantener a un buen nivel en todos los entrenamientos y condiciones y no tenemos que cambiar nada; seguir como estamos con la misma mentalidad y la misma intensidad todos los fines de semana», resumió Márquez tras el fiasco de Silverstone, en la primera ocasión en su carrera en MotoGP en que se vio obligado a abandonar por un problema mecánico en su Honda. Una contrariedad en el peor momento, aunque el campeón apela a la confianza adquirida en esta última parte del campeonato para confiar en que todo está aún por decidir distanciado como está por sólo nueve puntos del actual líder, Dovizioso.

«Misano no es una gran pista para la Ducati. Sin embargo, lo estamos haciendo muy bien y llegaremos con mucha motivación. Trataremos de dar el máximo allí», expuso confiado el italiano tras su cuarto triunfo de 2017, lo que le convierte en el piloto con más victorias en lo que va de temporada. «En Silverstone también parecía que sería difícil que llegásemos al podio y hemos ganado. Estamos trabajando bien incluso cuando las cosas no van perfectas, porque estamos creyendo. Iremos a Misano así y ya veremos qué pasa, porque hay muchos pilotos con posibilidades de ganar en cada carrera y el campeonato está muy abierto. Hasta Pedrosa somos cinco con opciones». Y es que del Repsol Honda se mantiene en el quinto puesto de la general, por unas cosas o por otras, manteniéndose siempre a una distancia prudente del primero -35 puntos- cuando llega MotoGP al escenario donde consiguió su única victoria del pasado curso. Un aliciente más para la próxima cita del campeonato, primera de las seis de un trepidante final que apunta a histórico.

Fotos

Vídeos