Nani Roma dice adiós al Dakar

El cántabro Chus Puras pasa por una duna en la tercera etapa del Dakar./DM
El cántabro Chus Puras pasa por una duna en la tercera etapa del Dakar. / DM

El español sufre un accidente en el que su Mini da varias vueltas de campana y se ve obligado a abandonar tras la tercera etapa

AGENCIAS SAN JUAN DE MARCONA.

El Dakar 2018 va a ser una pesadilla de principio a fin. En esta primera semana la navegación será el factor que ejerza de criba en la cabeza entre los favoritos y los candidatos a serlo, y tanto en motos como en coches ayer dio alguna sorpresa. En dos ruedas, el valenciano Joan Barreda perdió casi todas sus opciones al dejarse 28 minutos en las dunas entre Pisco y San Juan de Marcona, cuando erró en los últimos kilómetros de la especial. Ni él mismo se lo creía, y le va a costar muy caro haber perdido no sólo toda su ventaja, sino casi todas sus posibilidades al tercer día de competición. En esa categoría de motos, el cántabro Chus Puras (XRaids Team) ocupó el puesto 107 en la etapa, a 2h.15:55 del ganador, Sam Sunderland. En la categoría de buggies, el cántabro José Luis Peña (Polaris) fue sexto en la etapa, a 2h.53:24 del ganador, Juan Carlos Uribe.

Mucho peor le fueron las cosas a otro español, Nani Roma (Mini), que se retiró tras sufrir un aparatoso accidente en el que su coche dio varias vueltas de campana mientras rodaba a gran velocidad por las dunas del desierto de Perú.

Roma fue evacuado de emergencia a una clínica de Lima desde las inmediaciones de las ciudad de Ica, donde terminaba el tramo cronometrado de la tercera etapa, que se disputaba entre los municipios peruanos de Pisco y San Juan de Marcona. Los médicos determinaron en una primera evaluación que Roma sufre traumatismo craneal y cervical y no se encuentra en las condiciones óptimas para continuar la carrera. Será sometidos a más exámenes en la capital peruana.

Entre los coches, Nasser Al-Attiyah aprovechó que en la jornada no le tocaba abrir pista y superó con solvencia al ejército Peugeot, con Carlos Sainz tercero y arreglando un poco el desaguisado del día anterior. Al-Attiyah no especuló. En las dunas de Pisco pronto apretó al máximo, a sabiendas de que los Peugeot iban a sufrir algo más al tener que salir por delante de él. Así, su Toyota Hillux pronto se puso al frente de la tabla de tiempos y nada pudo evitar que se hiciese con la victoria, pese a los intentos de Carlos Sainz

Despiste de Barreda

En la categoría de motos Joan Barreda alcanzaba el domingo las 20 victorias de etapa en el Dakar, una cifra que muchas leyendas de cualquiera de las categorías no han logrado ni por asomo. Sin embargo, lo que fueron todo risas y alegrías se tornó en decepción y lágrimas ayer lunes. Como le ocurrió en los años anteriores, aunque esta vez en un momento anterior (siempre había sido más cerca de la segunda semana), Barreda se ha dejado buena parte de sus opciones de victoria. Fue al final de la jornada, en medio de las dunas peruanas, cuando ya había cedido más de cinco minutos. En el último sector de la especial cronometrada no vio un giro a la izquierda, por lo que siguió rodando fuera de la ruta ideal. Eso le obligó a dar la vuelta sobre sus pasos, lo que al final se transformó en un retraso de casi 28 minutos con respecto al ganador del día, Sam Sunderland, que pese a sufrir una caída al saltar una duna, recuperó el liderato.

«Es una lástima, porque en ese punto no sabía dónde estaba y la única opción que tenía era volver e ir correcto otra vez. Lo que pasa es que estaba muy lejos he perdido bastante tiempo», señalaba el español.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos