Raid

Peña logra la segunda plaza en buggies en su debut en el Dakar

Chus Puras, en la salida de la primera etapa./DM .
Chus Puras, en la salida de la primera etapa. / DM .

Chus Puras, en motos, se clasificó en el puesto 66º, a once minutos del vencedor, tras una dura primera etapa

DM .
DM .Santander

Ha sido un inicio esperanzador para los pilotos cántabros Chus Puras (motos) y José Luis Peña (buggies), que anoche (hora española) comenzaban su andadura en el 40º Rally Dakar. Peña, copilotado por Rafael Tornabell quedó segundo en su categoría, a tan sólo tres minutos del ganador de la jornada, el piloto local A. Aliaga, mientras que Puras llegaba en el puesto 66º, tras una dura primera etapa en la que no hubo errores.

Peña y Tornabell salieron los últimos, pero pronto demostraron que sus intenciones pasaban por quedar, en esta etapa, lo más arriba posible, porque la segunda jornada va a tener zonas muy complicadas y el terreno estará, seguramente, destrozado para los últimos que pasen. Por eso, el piloto cántabro intentó poner un buen ritmo desde la salida, consiguiendo el objetivo de partir en buena posición en la segunda etapa.

«Ha sido un buen inicio, pero esto acaba de empezar y quedan muchos días de competición por delante», recuerda el piloto del Polaris RZR 1000 XT +30, integrado en el equipo francés Xtreme Plus.

bu

Puras, el 66º

También opinaba eso Chus Puras. «Ha sido un muy buen comienzo -decía satisfecho-. Desde el principio, me he encontrado muy a gusto con la moto, que se ha portado en la arena, exactamente, como pensaba. Han sido pocos kilómetros, es cierto, pero desde el principio noté que respondía perfectamente, por lo que pude adelantar, incluso, a varios pilotos que salieron por delante». Chus Puras cuenta así cómo ha arrancado con buen pie el rally.

El bicampeón del mundo de rallies, concluyó esta primera jornada en la posición número 66º -de las 139 motos que tomaron la salida-, a once minutos del ganador de la jornada, Sam Sunderland, que hizo valer su condición de defensor del título, para quedar por delante de Adrien Van Beveren y de Pablo Quintanilla. Sunderland acabó seguido de cerca por el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), que fue tercero a 55 segundos del británico.

A un segundo de Quintanilla se quedó el español Joan Barreda (Honda), el argentino Franco Caimi (Yamaha) fue séptimo, el boliviano Daniel Nosiglia (KTM), octavo; el argentino Kevin Benavides (Honda), décimo; y la española Laia Sanz (KTM), duodécima.

«Es cierto que hemos empezado bien, pero hay que ser prudente, porque esto acaba de comenzar. El Dakar no es un rally de un día, sino que quedan 14 etapas por delante, así que hay que mantenerse tranquilo y tener la cabeza fría, porque aquí, los errores, se pagan muy caros», sentenciaba Puras.

Nasser Al-Attiyah

Por su parte, el qatarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) ganó la primera etapa en coches, una jornada que estuvo marcada por las precauciones que tomaron los competidores, pues no estuvo exenta de riesgos y obligó a muchos a levantar el pie del acelerador y reservarse para los siguientes recorridos.

Peterhansel, el piloto más laureado del Dakar con trece títulos, seis de ellos en motos y siete en coches, se quejó de la poca visibilidad que tenía para identificar el perfil de las dunas, que eran pequeñas, pero que vio tan difíciles como otras más altas a las que está acostumbrado a abordar.

En una situación similar estuvo el español Carlos Sainz (Peugeot), que finalizó en la decimosexta posición, a 2 minutos y 39 segundos del primero. Sainz comentó que quizás se tomó la etapa con demasiada calma, lo que espera revertir este domingo en la segunda, con salida y llegada en Pisco y una distancia más típica del Dakar, al tener 279 kilómetros, de los que 267 serán cronometrados.

Mejor le fue a su compatriota Joan 'Nani' Roma (Mini), en cuarto lugar a solo 53 segundos de Al-Attiyah, quien destacó que la etapa fue intensa, pero que solo se trató de «una broma» de lo que les espera los próximos días, con cinco jornadas consecutivas sobre dunas.

Por delante de Roma se situó el peruano Nicolás Fuchs (Borgward), quien aprovechó que corría en casa para hacer un tiempo destacado y comenzar con buen pie su segundo Dakar, cuya meta es terminar entre los diez primeros.

En quads, la primera posición se la llevó el chileno Ignacio Casale, uno de los favoritos a ganar el rally, con un tiempo de 27 minutos y 32 segundos, mientras que el argentino Pablo Copetti terminó en tercer lugar.

A la etapa inaugural, entre Lima y Pisco, de 272 km cronometrados, no le faltaron incidentes, pues ya tuvo su primer abandono debido al accidente del alemán Juergen Droessiger (KTM) cuando transitaba por la carretera Panamericana Sur en el tramo de enlace que había entre Lima y Pisco. Asimismo, una caída del motociclista portugués Joaquim Rodrigues (Hero) le causó la fractura de una vertebra, por lo que hasta ahora permanece hospitalizado.

La segunda etapa, donde los pilotos partirán al amanecer como están acostumbrados, tendrá la particularidad de que los coches saldrán primero que las motos, al contrario de lo que es habitual, por lo que los motociclistas se encontrarán un terreno más complicado y maltratado por el paso previo de los coches. Dentro de las mayores dificultades del día estarán los cañones, a los que tendrán que hacer frente durante los 40 primeros kilómetros, y las dunas escalonadas, uno de los mayores retos a los que tendrán que enfrentarse en este Dakar que cumple 40 ediciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos