El Racing estará en el palco de A Malata

En la segunda fila, Manolo Higuera, Víctor Diego, Tuto Sañudo y Alejandro López Tafall, la pasada temporada, en la grada de A Malata.
En la segunda fila, Manolo Higuera, Víctor Diego, Tuto Sañudo y Alejandro López Tafall, la pasada temporada, en la grada de A Malata. / Celedonio Martínez
  • Tras los desencuentros de la pasada campaña, la relación con el Racing de Ferrol ha vuelto a la normalidad

  • El presidente de honor, Tuto Sañudo, será el representante verdiblanco en la zona noble del estadio gallego el próximo domingo

La normalidad y la cordura han vuelto a las relaciones entre el Racing y su tocayo de Ferrol. Después de los desencuentros entre ambas directivas de la pasada temporada, que terminaron con el los miembros del Consejo de Administración cántabro sentados en la grada, junto con los aficionados, como modo de protesta, el club montañés estará representado el próximo domingo –17.00 horas– en el palco de A Malata, cuando ambos candidatos al ascenso a Segunda División se vean las caras en la cuarta jornada del campeonato liguero. El emisario racinguista será el presidente de honor, Tuto Sañudo, que representará al club santanderino en la zona noble del estadio gallego.

Pese a que el presidente racinguista, Manolo Higuera, se desplazó hasta Vigo hace dos semanas para ver el partido frente al Celta B, el enviado verdiblanco a estos encuentros lejos de los Campos de Sport es habitualmente Sañudo, responsable de la tarea de representar al club en diversos actos. El exfutbolista es uno más de la expedición y viaja siempre en el autobús con la plantilla, los empleados y el cuerpo técnico. La temporada pasada fue así en prácticamente todos los desplazamientos largos del equipo.

Fueron a la grada para protestar

Las disputas entre ambos clubes, ahora aparcadas, llegaron en vísperas de la jornada 37 de la pasada Liga regular. El Racing visitaba Ferrol para enfrentarse ante el líder en un partido que podía resultar clave para el desenlace final de la lucha por el título. Los precios elegidos por la directiva gallega ante la llegada masiva de la afición racinguista fue el desencadenante. Si en la ida el precio para los seguidores ferrolanos en El Sardinero fue de 10 euros, los cántabros tuvieron que pagar 20 en A Malata. Además, la entidad gallega exigió a Higuera y su Consejo el pago por adelantado de la mitad de las 1.000 entradas enviadas a Santander. "Van a conseguir el efecto contrario. Hago un llamamiento para que, a pesar de tantas dificultades, hagamos un esfuerzo y demostremos que el tiro les va a salir por la culata", dijo el presidente racinguista en una encendida rueda de prensa, antes de anunciar su intención de ir a la grada como forma de protesta: "Cada uno nos sacaremos nuestra entrada y nos iremos con la afición, que lleva toda la temporada dando una lección de deportividad y de buen comportamiento en cada sitio que ha ido".

La contestación desde Ferrol no se hizo esperar por parte del consejero delegado del club gallego, Chino Silveira. "Si esperan que vamos a recibirlos con besos, abrazos y darles caramelos, lo tienen claro. No vamos a ponerles una alfombra roja, se van a encontrar con una fragata", dijo. Además, argumentó la decisión de doblar el precio de las entradas "porque es un gran partido y porque tenemos que pensar en la economía del club. Estamos encantados de que 2.000 aficionados del Santander vengan a Ferrol a ver cómo pierde su equipo".

El enfrentamiento entre directivas y la tensión añadida por lo que había en juego derivó en varios acontecimientos desagradables en un estadio prácticamente lleno para la ocasión. El ambiente durante la jornada por las calles de la ciudad fue envidiable, con las dos aficiones mezcladas y en buena sintonía. Sin embargo, en A Malata el partido terminó con los dos entrenadores expulsados, insultos y escupitajos al banquillo cántabro y amenazas en la zona de prensa. Además, un aficionado local fue multado con 4.500 euros por el Comité Antiviolencia tras propinar un bofetón al racinguista Jon García.

Vuelta a la calma

Por fortuna, las aguas han vuelto a su cauce entre Santander y Ferrol. Durante la semana, los distintos departamentos de ambos clubes han intercambiado las comunicaciones habituales antes de un partido de estas características. Siempre de forma cordial. Además, desde el club gallego han preguntado por la posibilidad de un desplazamiento importante de aficionados. En principio, no hay nada organizado entre las peñas racinguistas, por lo que, quien se desplace lo hará por su cuenta. Lo temprano del encuentro dentro del calendario liguero también ha ayudado a hacer que el fútbol sea el único protagonista en un choque que se supone el auténtico ‘clásico’ del grupo I de la Segunda División B, entre dos de los principales favoritos al título a final de temporada.