racing

Un clásico madrugador

El ex del Racing de Ferrol, Héber, y Caye Quintana celebran el tanto del gallego frente al Llagostera.
El ex del Racing de Ferrol, Héber, y Caye Quintana celebran el tanto del gallego frente al Llagostera. / Andrés Fernández
  • El Racing visita a su tocayo de Ferrol (A Malata, 17.00 horas), uno de sus principales rivales por el título liguero

  • Viadero seguirá fiel a la idea que le está dando éxito en este inicio de temporada y mantendrá a su equipo habitual, con pocos cambios

A lo largo de la extensa temporada futbolística, sea la categoría que sea, siempre hay un enfrentamiento con un sabor especial. Marcado en el calendario. Lo que los modernos llaman ‘clásico’, usando un término importado de Argentina. La proximidad, la historia o las ambiciones eligen a los protagonistas. El Boca-River fue el clásico original. Después llegó el Real Madrid-Barcelona o el derbi de Mánchester disputado ayer. El Racing, situado en Segunda División B por la desgracia y los desmanes del pasado, ha encontrado en el campeonato a su archienemigo particular. Rivales por un objetivo común: el título, primero; y el ascenso, después. A Malata acoge hoy el duelo entre Racing y Racing. Racing de Ferrol y Racing de Santander. Un clásico tempranero.

El calendario ha querido anticipar el encuentro entre dos equipos que, en las últimas temporadas en que el Racing ha estado en Segunda B, han luchado mano a mano por el título. Así fue en la 2013-2014, cuando el equipo de Paco Fernández se proclamó campeón. El Oviedo estaba llamado a ser el gran rival en la cabeza, pero fueron los gallegos quienes ocuparon la segunda posición, a tres puntos de los cántabros. La pasada campaña la rivalidad se enconó. En algunos aspectos, más de la cuenta –el amargo enfrentamiento entre directivas–. Los ferrolanos completaron una Liga prácticamente de ‘10’, con el Racing en posición de persecución durante las últimas jornadas. Los últimos kilómetros se hicieron demasiado largos para los navales, que fueron adelantados sobre la línea de meta.

Por todo ello, y con ambos equipos con el título entre ceja y ceja, esto ya se ha convertido en un clásico. Pero el estado en que llegan los contendientes a la cita es muy desigual. El conjunto de Viadero arriba a Ferrol con la grada ilusionada y la confianza por las nubes en este inicio de temporada. Siete puntos de nueve posibles y la clasificación para la tercera ronda de Copa del Rey. Eso, más las buenas sensaciones. Para los gallegos, por su parte, todo son dudas. Dos puntos en tres partidos –dos empates y una derrota– y apeados del torneo del KO por un Tercera División. La mala suerte tampoco ayuda y Míchel Alonso ha perdido a su portero titular, Ian Mackay, por una grave lesión. El cántabro Sergio García, ‘Paisa’, es su sustituto provisional. Por eso, los de A Malata ven en su enfrentamiento contra el Racing la cita perfecta para dar la vuelta a la tortilla. Punto de inflexión. «Hay que tener el máximo respeto. Es un equipo llamado a estar en la parte alta de la clasificación», dijo el técnico santanderino en la previa.

Sólo hay que mirar la plantilla ferrolana para darse cuenta de que hay mucha dinamita sin explotar. Al eterno pichichi de la categoría, Joselu, y al peligroso Pablo Rey se les han unido David Bandera y Dani Benítez. El primero fue la auténtica revelación de la pasada campaña con el Astorga. El segundo quiere demostrar que el que tuvo, retuvo. Todo eso, como capitel de la columna del subcampeón del curso anterior.

Ángel Viadero se mantendrá fiel a su idea en el estadio gallego. No va a cambiar su planteamiento y, sobre el césped, estará prácticamente el mismo equipo que ha venido utilizando en los cuatro partidos oficiales anteriores. Con pocas variantes. «Nuestra idea se va a desarrollar de la misma manera tanto en casa como fuera y trataremos de hacerlo con todos los rivales, conscientes de que cada rival tiene matices diferentes». Es su receta. Iván Crespo volverá a la portería después de dejar su sitio a Raúl Domínguez en el compromiso de Copa. En defensa, es prácticamente segura la línea formada por Córcoles y Julen Castañeda en las bandas; con Mikel Santamaría y Samuel Llorca. Después del experimento de Vigo y la buena actuación del valenciano en el centro del campo frente al Llagostera, no parece probable que Borja Granero vaya a retrasar su posición en un partido tan importante.

El ‘Teti’, salvo sorpresa, volverá a formar pareja en el doble pivote con Álvaro Peña, quien vuelve a la Liga tras perderse el choque ante el Pontevedra por sanción. Y por la banda izquierda, el exferrolano Héber se ha ganado el puesto a base de detalles positivos. En la diestra, el técnico tendrá que decantarse entre Óscar Fernández y César Díaz. Y arriba, también queda alguna duda. Los delanteros mojan y le están poniendo las cosas complicadas al míster. Tres hombres para dos puestos: Coulibaly, Aquino y Caye Quintana. El murciano es intocable, así pues, los otros dos tendrán que abrirse hueco. El clásico está servido. Lo importante es que, esta vez, haya sólo fútbol.