Paco Fernández, en su etapa como entrenador del Racing.
Paco Fernández, en su etapa como entrenador del Racing. / Alberto Aja

Paco negocia su finiquito con el Burgos

  • El club ha decidido prescindir del técnico tras perder con el Palencia

  • Manix Mandiolavuelve a aparecercomo el máximo favoritopara dirigir al equipo castellano, que es colista, con un solo punto

Esta vez Paco Fernández no pudo hacer el milagro. La derrota del Burgos frente al Palencia en El Plantío (0-1) hizo insostenible la situación del entrenador asturiano. Pese a la mejoría experimentada por su equipo desde la visita a Santander, ni siquiera ante el colista y en casa los burgaleses fueron capaces de sacar la victoria. Colista, con un balance de un punto sobre 18 posibles y a quince del líder, el extécnico racinguista fue cesado ayer –se hará oficial cuando llegue a un acuerdo con el club para la rescisión del contrato– y ahora vuelve a sonar Manix Mandiola para el banquillo blanquinegro.

El Burgos mereció ganar el pasado domingo al débil Palencia. Tuvo opciones para haber logrado el triunfo de manera holgada. Pero en ocasiones hay alguna razón oculta para que las cosas no funcionen o, simplemente, es el destino. El choque se encaminaba a un empate a cero irremediable cuando en el minuto 84 un disparo lejano de Inestal se coló en la meta burgalesa. Eso desató los pitos y la petición de dimisión del técnico desde la grada.

LA ÚLTIMA VEZ EN SANTANDER

  • ENTREVISTA"Mi salida fue triste y dolorosa, pero yo me acuerdo de las cosas buenas"

  • RACING-BURGOSUna victoria fratricida

Paco Fernández no ha sido capaz de hacer levantar la cabeza al Burgos. El técnico, que llegó con la pretemporada empezada tras la marcha de Ángel Viadero al Racing, se encontró un proyecto a medio hacer por su predecesor y no ha conseguido sacarle partido. Su equipo ha perdido frente a Arandina, Caudal, Mutilvera, Racing y Palencia y sólo logró empatar en Guijuelo.

«Me sobran fuerzas para seguir», dijo este lunes el entrenador asturiano en rueda de prensa. En su opinión, su equipo mereció «ganar con holgura». Pero con las intenciones no basta. «¿Qué más nos puede pasar?», se preguntó. «En la primera parte estuvimos bien, pero en la segunda llegamos por bandas, generamos muchas ocasiones, aunque su portero estuvo extraordinario». Aún no se había producido su cese cuando se definió como «un trabajador del club. Me dejo el alma en el equipo. Puedo entender los pitos, pero seguiré hasta donde pueda». E insistió en el cambio de cara del Burgos en las últimas semanas: «El equipo dio un giro en Santander y ayer lo consolidó. Merecimos ganar con solvencia, la mala suerte se tiene que acabar algún día». Ya no podrá comprobarlo.

Antes de la Asamblea

La decisión de la directiva presidida por Juan Carlos Barriocanal no se ha hecho esperar. Más aún, cuando el Consejo de Administración blanquinegro se enfrentaba ayer a la Asamblea ordinaria del club. Todo con tal de minimizar las críticas. Paco Fernández no dirigió la sesión matutina de entrenamiento, que llevó a cabo su segundo, Óscar Río. Mientras tanto, el asturiano negociaba su finiquito en las oficinas de El Plantío.

Ahora el Burgos vuelve a poner sobre la mesa el nombre del que fuera el principal favorito para cubrir el puesto de Ángel Viadero cuando el cántabro decidió aceptar la oferta del Racing el pasado verano: Manix Mandiola. El técnico vasco, que se encuentra sin equipo tras realizar una fantástica campaña con el Tudelano en el último curso, es de nuevo la primera opción para ocupar el banquillo castellano.

Paco Fernández no ha tenido suerte en su primera aventura en los banquillos tras abandonar el Racing. Apenas seis partidos ha aguantado el técnico asturiano al frente del Burgos. Los buenos deseos expresados por la afición cántabra hace poco más de una semana en los Campos de Sport no han servido de nada. El exentrenador racinguista tendrá que esperar una nueva oportunidad para resarcirse, aunque estas situaciones siempre hacen daño en el caché de un técnico de cara a encontrar nuevos destinos en su carrera.