racing

El Ayuntamiento reparará el estadio

Los alrededores de los Campos de Sport, vallados por el Ayuntamiento para prevenir potenciales riesgos.
Los alrededores de los Campos de Sport, vallados por el Ayuntamiento para prevenir potenciales riesgos. / Andrés Fernández
  • Los técnicos municipales dan la razón al Racing en su recurso de reposición. Ayer comenzó a vallarse el perímetro del campo

El Ayuntamiento de Santander se hará cargo de las reformas estructurales de los Campos de Sport. Así lo comunicó ayer el propio Consistorio a través de un comunicado, al mismo tiempo que los servicios municipales acotaban el perímetro del estadio para prevenir cualquier tipo de riesgo entre el público que acuda el domingo al partido frente al Valladolid B (17.00 horas). Además, también se instalará una marquesina de protección en el acceso a la tienda del Racing y el local de las peñas.

«Los servicios técnicos municipales han estimado parcialmente el recurso de reposición interpuesto por el Racing en relación a las obras de reparación del campo de El Sardinero, de manera que el Ayuntamiento se hará cargo de las que afectan a las ménsulas de hormigón y el recubrimiento de chapas y el club deberá reparar las zonas de acceso en las que el pavimento está deteriorado como consecuencia del uso», señala la nota.

La resolución se produjo un día después de que el Pleno rechazara la moción por la que se solicitaba que fuera el Consistorio el que se hiciera cargo de los trabajos. En aquel momento, tanto el alcalde como los concejales de Urbanismo y Deportes lo hacían en cumplimiento del informe de los técnicos que sostenían que elRacing debía hacerse cargo de las obras, y anunciaron de que, en caso de que el recurso del Racing fuera admitido, el Ayuntamiento actuaría de inmediato, como de hecho va a ocurrir, no ya de forma subsidiaria, sino directamente.

Se pondrá fin así a los graves problemas que presenta el estado verdiblanco, de las que ya alertaron los bomberos municipales a principios de 2015, cuando se desprendieron varias chapas de la cubierta. Desde entonces se habían sucedido estos episodios, y hace dos semanas el último temporal volvió a proyectar cascotes y chapas del cerramiento y la cubierta a la vía pública.

El Ayuntamiento insistió entonces al Racing para que llevara a cabo unas reparaciones que el club considera que son responsabilidad del Consistorio –el estadio es municipal– y recibió una negativa ante la que presentó un recurso.

Ya el miércoles el alcalde, Íñigo de la Serna, comunicó al Pleno que había dado orden para que el recurso de reposición que el Racing había presentado pocas horas antes de resolviera con la máxima rapidez.Y así ha sido. Sólo un día después, los técnicos emitían un nuevo informe que, según el comunicado municipal, señala: «Los informes técnicos emitidos en relación al recurso de reposición apuntan que la patología asociada a las ménsulas de hormigón que sustentan la estructura de la cubierta no responde a un excesivo ni mal uso de las instalaciones sino a una deficiente construcción y la exposición a la intemperie durante muchos años».

«Por ese motivo –continúa–, y en cumplimiento de lo que dictan los informes técnicos municipales, el Ayuntamiento estimará parcialmente el recurso de reposición y, como consecuencia de ello, iniciará un expediente de contratación, por procedimiento de emergencia, para la ejecución de los trabajos que afectan a las ménsulas de hormigón que sustentan la estructura de la cubierta y al recubrimiento de chapas».

El informe requiere, eso sí, al Racing –que agradece la prontitud con la que se ha resuelto el recurso– a que repare «las zonas de acceso al campo dentro del perímetro del mismo, puesto que los informes técnicos estiman que, en este caso, el deterioro ha sido causado por el uso», algo que el club tiene previsto ejecutar de forma inminente. Respecto al pavimento perimetral que rodea al campo, los técnicos municipales determinan que ha sufrido un notable hundimiento, con toda probabilidad debido a un asiento generalizado sobre unos terrenos que conformaban una gran marisma sólo interrumpida por el estadio pilotado, considerando que se trata de defectos de construcción que habrían aflorado aunque se hubiera mantenido el área sin uso», de modo que será también el Consistorio quien asuma estas actuaciones.

con perspectiva

Por otro lado, el Ayuntamiento, en coordinación con el Racing, ha comenzado ya la delimitación de un perímetro alrededor del campo para evitar el tránsito de personas por esas zonas, que coinciden fundamentalmente con las verticales de las costillas de hormigón que sustentan la estructura de la cubierta.

Actuaciones

El caso es que los Campos de Sport ya están vallados en una iniciativa destinada a garantizar la seguridad y ofrecer la imagen de que ya se ha comenzado a trabajar para subsanar los problemas estructurales. Los técnicos del Ayuntamiento visitaron ayer el estadio, antes incluso de que se hiciera pública la estimación parcial del recurso del Racing, y tomaron una medida tan sencilla como directa: dejar libre el acceso a las puertas, pero vallar unos metros del resto del perímetro para evitar que cualquier potencial desprendimiento afecte a la seguridad pública.

La medida pone fin a una larga polémica nacida hace año y medio y avivada durante las últimas dos semanas, después de que un temporal provocara nuevos desprendimientos en el estadio. A principios de 2015 se redactó el primer informe de los bomberos y de Urbanismo, que instaba a actuar «a la propiedad». Así se transmitió al Racing, que ni presentó recurso ni tampoco actuó, al considerar que las actuaciones eran responsabilidad municipal.

Posteriormente Patrimonio emitió un segundo informe, con fecha 18 de enero de 2016, que según ha podido conocer este periódico indica: «Requiérase a la entidad que resulte responsable a ejecutar las obras». Haciendo mención a este documento, el 22 de enero se envió al Racing un segundo texto firmado por la concejal delegada de esta cartera, Ana González Pescador, en el que se «ruega» que «se adopten las medidas que refleja el citado informe», referidas todas ellas a los elementos estructurales del estadio. Además, el mismo documento –no se trata de un requerimiento– argumentaba que «como quiera que el RealRacing Club de Santander está obligado al ‘mantenimiento ordinario de la finca’, de acuerdo con lo previsto por la cláusula cuarta del convenio de cesión del uso indefinido del campo de fútbol».

El club recibió esta comunicación y, posteriormente, un nuevo requerimiento, que es al que apeló ayer al menos tiempo que el Pleno debatía la moción regionalista en demanda de una intervención inmediata a la que se unió toda la oposición excepto Ciudadanos, que se abstuvo.

Detalle del deterioroque presenta la fachada de hormigón.

Detalle del deterioroque presenta la fachada de hormigón. / Andrés Fernández

Lo que no cambia en absoluto es el calendario de actuaciones. Al menos así lo ha dejado hasta ahora claro el Ayuntamiento de Santander. Si el Racing no inicial en ese plazo de seis días hábiles las obras (es decir, el próximo lunes), será el Consistorio el que las acometa de forma subsidiaria.El recurso de reposición presentado por el club puede servir como argumento para una pequeña dilación –aunque el alcalde indicó que ha ordenado que se resuelva «con la mayor celeridad posible»– pero el peligro para la seguridad de los viandantes del que advirtieron hace ya año y medio los bomberos municipales se ha, incluso, agravado, al haberse desprendido nuevos elementos, con lo que la actuación se prevé inmediata, independientemente de quién pague la cuenta.