directo

Ángel Viadero conversa con Bontempo en un entrenamiento de esta semana / Javier Cotera

racing

"La confianza se gana con los puntos"

  • Viadero lanza un mensaje de «prudencia» tras el arrollador inicio de Liga y pide «seriedad y exigencia»

Ángel Viadero de un tiempo a esta parte es más optimista que antes. Quizás porque de ese modo transmite ‘buen rollo’ al vestuario y eso es «fundamental para crecer y sacar el máximo del grupo», afirmó él mismo.

Su forma de trabajar, por el momento, está calando en la plantilla y los datos hablan por sí solos: el Racing ha completado el mejor arranque de Liga de su historia.

Precisamente por eso, el técnico no quiere que la euforia emborrone todo el trabajo. «Debemos ser más serios y más exigentes». Con este mensaje, Viadero quiso ayer apartar esa sensación de falsa facilidad con la que el Racing ha sido capaz de sumar en seis partidos 16 puntos y tan sólo encajar un gol.

«La gente se puede acostumbrar a que un equipo gane, pero lo que hay que dejar claro es que para hacer lo que hasta el momento hemos hecho hay que trabajar muchísimo».

En la rueda de prensa de ayer, la habitual antes de cada jornada, se le preguntó que para cuándo una goleada que transmita confianza.

El técnico, sin alterar la voz, señaló que pensar en algo así sería un error. «Debemos ser prudentes; ambiciosos, pero con mucho respeto. No podemos caer en la soberbia ni la prepotencia».

A Viadero claro que le gusta «meter goles, pero hay que ser precavido y seguir haciendo las cosas como hasta ahora». Se despachó a gusto con una frase que simboliza perfectamente su mensaje. «La confianza no se compra en un supermercado de Lupa o Carrefour. No se vende. La confianza se gana y se pierde en cada uno».

Su parábola fue más allá. «La confianza te la dan los puntos». Para Viadero, el rendimiento es el único fármaco para conseguir «mejorar cada semana».

Pese a esta actitud moderada y comedida, no quiso esconder su agrado por «como están saliendo las cosas», sin embargo no ocultó ese pragmatismo ineludible que invade el fútbol. «Si en vez de sumar 16 puntos, hubiésemos ganado dos partidos y perdido otros tres, seguramente no estaríamos hablando de sensaciones y sí de los puntos que faltan... esto es así».Razón no le falta. En cualquier caso, de lo que no tiene duda alguna es de que su equipo está obligado a «hacer algo que merezca la pena ver. Tenemos que ofrecer a los aficionados que van a los campos y se desplazan con el equipo algo que sea atractivo y merezca la pena».

Después del aspecto psicológico, llegó el tiempo de hablar de lo más inmediato. Mañana visita El Sardinero un filial «distinto», el Valladolid B. «No creo que haya perdido potencial, sino más bien lo ha renovado. Es un equipo que quiere el balón y que tiene jugadores en formación, pero también hombres arriba específicos; gente de segunda B». Destacó, entre otros, a «Zambrano, que ha bajado del primer equipo, y combina y desborda con facilidad». ParaViadero, todos los filiales «son equipos cíclicos; unos chavales entran y otros salen. Este Valladolid B se ha renovado en cuanto a jugadores de calidad».

No quiso adelantar nada de lo preparado para el partido de mañana. No obstante, el técnico sí que hizo un pronóstico. «Hay que estudiar bien a quien nos enfrentamos. No podemos jugar a lo mismo contra todos los equipos; los hay que lanzan la pelota en largo y a esos no se le puede presionar arriba.El filial del Valladolid sí es un equipo que combina y que juega...».

El cántabro se basa en el archiconocido método de «ensayo-error». Para él, «no existe la perfección», pero por lo visto en las seis jornadas disputadas y las pruebas efectuadas en los entrenamientos, al responsable verdiblanco le gusta lo que ve. «El equipo avanza cada semana y eso es bueno. Somos capaces de tomar buenas decisiones», concluyó