fútbol | segunda división b

ITM no quiere firmar el patrocinio del Racing hasta que se comprometan los cuatro millones del Gobierno

El Racing continúa a la espera de que la firma del convenio le facilite la supervivencia.
El Racing continúa a la espera de que la firma del convenio le facilite la supervivencia. / DM
  • El contrato no entrará en vigor hasta que se asegure en los presupuestosla inversión pública, aunque podría firmarse antes de forma condicionada

  • El club, consciente de que no se podrá activar el acuerdo de inmediato, aspira al menos a rubricar un compromiso previo

El contrato de patrocinio de ITM tendrá que esperar hasta diciembre.O, para más señas, hasta que se aprueben los nuevos presupuestos de Cantabria. La firma cántabra, que articulará su relación con el Racing a través de una agencia de publicidad del grupo, ya ha dejado claro que para llegar a las cifras que solicita el club es imprescindible asegurarse la inversión publicitaria institucional de cuatro millones de euros en otros tantos años que el Gobierno autonómico anunció en agosto. Sin embargo, la partida irá incluida en los presupuestos de 2017, con lo que finalmente el patrocinio pasará, con casi un año de retraso respecto a lo anunciado anteriormente, por el Parlamento de Cantabria. O, dicho de otro modo, puede ser uno de los aspectos en la negociación de la Ley de Presupuestos, que el Ejecutivo de PRC yPSOE debe pactar al menos con un grupo más del Parlamento para conseguir su aprobación, ya sea a través de un voto positivo o, al menos, de una abstención.

Consciente de la situación, el Racing ha cambiado su estrategia para asegurarse cuanto antes –y en la medida de lo posible– el apoyo del grupo cántabro. El club negocia ahora la firma de un contrato condicionado que sólo entrará en vigor si finalmente se aprueban esos cuatro millones en inversión publicitaria en el Racing durante la próxima década.Un acuerdo que contemplaría tanto la publicidad en la camiseta como otros muchos soportes, incluido el estadio, y que tendría validez independientemente de la categoría en la que milite el equipo. Por el momento, y con el club en Segunda División B, con un precio de 850.000 euros anuales.

Así, el contrato publicitario tendrá que esperar al menos hasta diciembre, prorrogando la difícil situación que vive un Racing que hasta que no formalice este contrato no podrá ponerse al día con la Agencia Tributaria y continúa con la mayor parte de sus ingresos embargados.

Dada esta situación, la SAD continúa retrasando algunas de sus facturas para asegurarse la liquidez suficiente cuando, una vez haya desenlace del serial a tres bandas entre ITM, Racing y Gobierno, se paguen los algo más de nueve millones que a día de hoy adeuda el club a Hacienda. Por el momento ya son más de tres los pendientes de facturación.

Objetivo a medias

En definitiva, la maniobra que el Gobierno llevó a cabo el pasado 11 de agosto para tratar de desbloquear en primera instancia la situación no ha sido suficiente. Después de más de un año de espera, el Ejecutivo decidió aquel día dar luz verde a la contratación de los soportes publicitarios del Racing para desarrollar las campañas de comunicación y promoción de la comunidad autónoma, con un coste máximo anual de un millón de euros y una duración límite de cuatro años, entre 2017 y 2020. Lo hizo anunciando que se subcontrataría el espacio a través de ITM, la empresa con sede en Cartes que tiene previsto hacerse con los derechos publicitarios del club cántabro.

Sin embargo, la decisión del Gobierno no es definitiva, porque el gasto figurará en los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma, y deberá pasar el trámite de aprobación del Parlamento. A ITM podría parecerle suficiente garantía, pero siempre que se asegure ese montante. Es decir, que si la partida presupuestaria no sale adelante el acuerdo corre el riesgo de venirse abajo.

El acuerdo del Gobierno traería consigo que cada una de las ocho consejerías y empresas públicas desarrollara los procesos de contratación que legalmente correspondan para disponer de los recursos publicitarios del club «a precios contrastados de mercado», y siempre en función de la disponibilidad de los créditos presupuestarios correspondientes. Desde el principio, el Gobierno dejó clara su intención de enviar la propuesta al Parlamento de Cantabria para someterla a votación y no pillarse las manos viajando solo en un tema siempre mediático y polémico como cualquiera que rodee al Racing.