fútbol-racing

Granero: "Tengo ganas de que me pongan la tuerca nueva y volver a rodar"

fotogalería

Los fisioterapeutas del club bromean con Granero, observados por el doctor Mantecón (derecha). / R. Ruiz

  • El capitán del Racing, que estará seis meses de baja por la rotura del ligamento cruzado anterior, menisco externo y ligamento lateral interno, confía en que cuando vuelva "el equipo seguirá estando arriba"

Resignación y una pequeña dosis de optimismo es lo que reflejaba este jueves el rostro del capitán del Racing Borja Granero. Resignación, por la intervención quirúrgica que tendrá que pasar (todavía no hay fecha), por los más de seis meses de recuperación que le quedan por delante para volver a jugar al fútbol y porque la grave lesión que tiene (rotura de ligamento cruzado anterior, menisco externo y ligamento lateral interno de la rodilla derecha), la triada, que todo deportista quiere evitar, ha llegado cuando mejor estaba jugando el valenciano.

Y optimismo, porque ha recibido muchas muestras de apoyo y porque ya sabe lo que es curarse de una lesión así. En abril 2015 también se quebró su rodilla izquierda y tuvo que pasar seis meses de baja. Cuando en octubre de ese mismo año volvió a pisar un terreno de juego, estaba realmente en forma y su fútbol no defraudó.

Por eso este jueves, en las primeras declaraciones a los periodistas, tras el diagnóstico de su lesión se ha mostrado dispuesto a trabajar duro para volver cuanto antes a los terrenos de juego e incluso ha llegado a bromear. "Tengo ganas de que me pongan la tuerca nueva y volver a rodar", ha afirmado el centrocampista.

Además, el ha subrayado que, pese a que estará más de seis meses sin poder jugar, no está preocupado porque confía en la plantilla. "Veo a los compañeros entrenar y sé de lo que son capaces", ha apuntado Granero, haciendo hincapié en que confía en que cuando retorne a los terrenos de juego el equipo seguirá estando arriba en la tabla.

También ha dicho que es consciente de que, como capitán, tiene una responsabilidad de "dar ejemplo", oportunidad que no va a dejar escapar porque quiere demostrar que quiere seguir siendo futbolista. Para ello, Granero sabe que cuenta con personas en las que confía y que le van a ayudar.

Granero ha explicado que la lesión se produjo cuando resbaló con una pierna extendida y otra semiflexionada, cargando el peso sobre ésta. "Noté que me lo había llevado todo, sabía que me había hecho daño", ha apuntado Granero recordando que en 2015 ya tuvo una lesión similar en la otra pierna.

Y aunque ha reconocido que la lesionarse ayer primero tuvo una "hora mala en la que te enfadas con todo el mundo", ha matizado que luego se lo tomó "con filosofía", porque si ya pudo recuperarse una vez, lo puede hacer otra.