racing

La última frontera de Europa

Héber Pena, Álvaro Peña y Sergio Ruiz, en el aula de estudio de la Academia racinguista.
Héber Pena, Álvaro Peña y Sergio Ruiz, en el aula de estudio de la Academia racinguista. / Celedonio Martínez
  • Si el Racing gana hoy al Amorebieta se medirá en la próxima ronda de la Copa con un equipo español que juegue competición continental

  • Ángel Viadero y los suyos vuelven a apostar fuerte por el torneo y el conjunto verdiblanco apenas hará rotaciones para recibir a los vascos

El Racing cambia esta semana de traje, pero no de rumbo. Siempre hacia delante, aunque para las tardes-noches de Copa no venga mal tener a mano un elegante chaqué. Por lo que pueda pasar. A veces la fiesta se alarga más de la cuenta. El ascenso es la obligación. Pero, hasta junio, hay tiempo para sufrir, luchar y también para disfrutar. Y el torneo del KO ofrece esa posibilidad. El Amorebieta es la última frontera de Europa. Sobrepasarla permitirá al Racing rememorar sus momentos de esplendor. Al otro lado de la puerta espera un equipo de competición europea: Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid, Sevilla, Villarreal, Celta o Athletic de Bilbao. Hoy (18.00 horas), los Campos de Sport de El Sardinero, reparten un solo pasaporte.

El equipo cántabro sigue intratable. Ya es el mejor de la Segunda División B, con siete victorias, un empate y sólo dos goles recibidos. Hasta el temible Marbella FC del exracinguista Mehdi Nafti ha sucumbido por el camino. Son cifras a tener en cuenta, aunque a partido único no sirven más que de adorno. Una batalla a 90 minutos –o un poco más si es necesario disputar la prórroga o la lotería de los penaltis–.

La apuesta de Ángel Viadero, el vestuario y el propio club es total. Rotaciones, las justas. El gustazo de enfrentarse a uno de los mejores equipos del mundo no tiene precio. Lo mismo que la repercusión mediática, la inyección de confianza y el espaldarazo económico para las arcas verdiblancas. Todo suma. Y de Tajonar al Santiago Bernabéu o el Camp Nou sólo hay un paso.

Por eso, Viadero volverá a confiar en sus hombres más habituales con algún que otro matiz. Como estaba previsto, Raúl Domínguez ocupará la portería, después de la titularidad del cayonés frente a Osasuna B. Por delante de él, la línea defensiva estará formada, salvo sorpresa, por un Córcoles que recuperará su puesto en el lateral derecho; la pareja indivisible entre Samuel Llorca y Mikel Santamaría; y el argentino Leonel Bontempo en el carril zurdo.

Por su parte, en el centro del campo, el entrenador verdiblanco probó ayer con Óscar Fernández por la banda diestra, Alberto –que debutaría con el equipo esta temporada– y Álvaro Peña en el doble pivote; y Héber en el otro extremo. La principal duda es si el ensayo de ayer será vinculante y Viadero le dará por fin la alternativa a Alberto, en lugar de Sergio Ruiz, que ocupó en el último compromiso el puesto del lesionado Borja Granero. Arriba, lo de siempre. Como las antiguas invitaciones a una boda: Dani Aquino y pareja. Caye Quintana parte con alguna opción más que Coulibaly y César Díaz tras lo visto en La Albericia en la mañana de ayer, aunque el manchego viene de hacer doblete frente a Osasuna B.

Enfrente, el Racing se encontrará a un rival diferente a lo que acostumbra a ver durante la temporada en el grupo I de Segunda División. De la misma categoría, pero de un fútbol opuesto. Los números y el escenario colocan como favorito al conjunto cántabro. El Amorebieta ocupa la plaza 14 en el campeonato liguero –en el grupo II–, con sólo ocho puntos. Uno por encima de los puestos de descenso. Pero llegan a la cita de esta tarde después de encadenar dos victorias consecutivas y el premio de pasar esta eliminatoria aumentan la motivación y, por lo tanto, también las capacidades. Un plus.

El equipo dirigido por el exjugador del Athletic de Bilbao en los años noventa, Aitor Larrazábal, tiene un buen trato de balón pero, además, conserva las reminiscencias de ese fútbol vasco de antaño: fortaleza física, garra, poderío aéreo y aprovechamiento máximo de las acciones a balón parado. Con el delantero Obieta en buena forma y cuatro goles anotados en este inicio de temporada y el ariete Orbegozo como referencia. Además, el Amorebieta cuenta con el exracinguista Javi Rodríguez, que jugó en el filial verdiblanco hace unas temporadas.

De momento, desde el Racing intentan que los Campos de Sport muestren una entrada mejor de lo habitual. Cualquier empujón es importante. Después de ganar al Amorebieta, se podrán redactar las invitaciones a Messi, Cristiano Ronaldo o Griezmann para que visiten El Sardinero.