racing

"Los canteranos nos sentimos valorados y eso nos ayuda a crecer"

Alberto Gómez, en un entrenamiento en La Albericia.
Alberto Gómez, en un entrenamiento en La Albericia. / Javier Cotera
  • El joven futbolista Alberto Gómez, que disfrutó de sus primeros minutos esta temporada ante el Amorebieta, asegura que "jugando como lo hacemos será fácil seguir ganando"

Alberto Gómez es una de las cartas del trío que el Racing tiene en el centro del campo pidiendo paso. Junto a Sergio Ruiz y JaviCobo representa el talento de La Albericia; dotado técnicamente y con un buen manejo del balón es de esos pivotes que aporta pase, pausa y creación a la medular de un equipo. Tiene 20 años y su proceso de maduración se gesta a fuego lento. El pasado miércoles saltó al césped de El Sardinero para jugar sus primeros minutos esta temporada. «Los canteranos nos sentimos importantes, valorados...», asegura. El año pasado debutó con el primer equipo ante el Sporting B, en Liga, pero quiere más. «Quiero aprender de los compañeros que han estado en Primera y Segunda y ascender». Su deseo coincide con «el único objetivo del equipo».

–¿Jugar en El Sardinero con tanta gente y con apenas 20 años aporta una presión añadida?

–No, todo lo contrario.Yo creo que eso lo piensas más en casa, pero cuando saltas al campo se te olvida todo eso. Sales a jugar ante 10.000 personas, que seguramente habrá partidos de categorías superiores que no tengan tantos espectadores, y sólo te preocupas de jugar y punto. De hacerlo lo mejor que puedas.

–¿Esperaba el otro día jugar unos minutos?

–La verdad es que no.Nos retirábamos ya para el banquillo para ver acabar el partido cuando se lesionó Peña y fue cuando me mandaron salir.No tuve tiempo ni para hablar con Ángel.

–¿Cómo vivió el tiempo que estuvo en el campo?

–Bien, disfrutando.Los compañeros te hacen las cosas más fáciles. La misión era tener el balón lo más lejos de nuestra portería. El partido lo teníamos controlado, pero había que rematarlo.

–Jugar en este Racing implica salir a ganar siempre, menuda responsabilidad.

–Cuando te haces futbolista ya sabes que hay que ganar. Hay mucha responsabilidad, pero se lleva muy bien porque sabes que tienes una defensa detrás que aprieta y te cubre las espaldas y unos delanteros que trabajan arriba mucho. Estamos rodeados de un equipo muy competitivo y eso aporta confianza y reduce esa responsabilidad. Cada uno tiene que preocuparse de lo suyo y de hacerlo lo mejor que pueda.

–¿Siente que se tiene en cuenta a la cantera esta temporada?

–Este año todos los canteranos nos sentimos importantes, protagonistas y valorados.Todo eso nos ayuda a crecer. El trabajo con la cantera se está reflejando porque no sólo yo, ahí están Gándara o Camus, que han jugado partidos enteros. Están contando con nosotros y en los entrenamientos da gusto porque aprendemos y nos ayudan.

–Con tanto talento, la competencia aumenta, ¿cómo lo ve?

–Eso siempre es bueno. Tener a gente que puede jugar en cada momento te hace mejorar, te obliga a exigirte un poco más y el que sale beneficiado es el equipo.

–¿Esperaba usted un arranque de temporada tan bueno?

–No.Sabíamos que lo íbamos a hacer muy bien porque veíamos el grupo que teníamos, pero, ¿tanto?... Podemos optar a todo y ahí están los resultados.No hay más que ver la clasificación para darnos cuenta de que estamos en una línea muy buena y no queda otra que seguir así.

–La ausencia de Granero será difícil de suplir...

–Es el capitán, el líder y se nota. Cada uno de nosotros tenemos que aportar algo para suplirle entre todos.No se trata de que uno solo lo haga, esto es un trabajo de todos.

–¿Tiene claro el objetivo del Racing de este año?

–Lo tenemos todos. Hay que ascender y devolver al equipo donde debe estar. Tenemos que generar ilusión y cada semana sumar a 500 aficionados más, otra semana otros 500 y así hasta el final. Hay que llenarnos de motivación y jugando así será fácil ganar partidos.