racing

César y Samuel, dudas ante la Cultural

Ángel Viadero sigue de cerca una charla de los jugadores en el entrenamiento de ayer en El Sardinero.
Ángel Viadero sigue de cerca una charla de los jugadores en el entrenamiento de ayer en El Sardinero. / Andrés Fernández
  • Una sobrecarga y un esguince podrían sacar de la alineación a los dos titulares indiscutibles

  • El manchego acabó tocado tras el partido en Ponferrada, mientras que el defensa cayó lesionado ayer en la sesión de gimnasio, antes de saltar al césped de El Sardinero

César Díaz y Samuel Llorca peligran para el sábado. Los dos jugadores, titulares indiscutibles hasta el momento, no pudieron ayer ejercitarse en El Sardinero, en el ensayo general que Ángel Viadero organizó de cara al partido ante la Cultural Leonesa. Lo realmente preocupante es que ambos se encuentran pendientes de evolución, por lo que se desconoce cuando podrán estar disponibles. El primero de ellos sufre una sobrecarga en el bíceps femoral derecho. El manchego terminó tocado el partido ante la Ponferradina, pero ni el suave trabajo de regeneración del pasado lunes ni tan siquiera el descanso total del martes han podido solventar sus molestias. Lo de Llorca no por sorprendente deja de ser menos preocupante; el alicantino se dañó el tobillo derecho en el gimnasio. El defensa no pudo ni saltar al césped del estadio. En uno de los ejercicios de fuerza que completaba la plantilla, sufrió un mal apoyo y se torció la articulación. No parece excesivamente grave, pero en cualquier caso necesita ser tratado con hielo y antiinflamatorios –además de con trabajo específico de los fisioterapeutas– para rebajar la inflamación.

La sesión de ayer fue una jornada de ausencias, ya que a los dos habituales se le sumaron Coulibaly, con una fuerte contusión en el tobillo izquierdo, y Camus, que con la gastroenteritis que arrastra desde el partido en El Bierzo no pudo trabajar con el grupo. Con tantas faltas,Viadero llamó a los chavales Unai, Richi y Álex para completar el entrenamiento y poder, entre otras cosas, disputar un partido de once contra once a campo completo. Caras de resignación y más de un gesto de incredulidad se pudieron ver en El Sardinero, donde acudió el equipo tras adelantar su habitual ensayo de todos los jueves. Precisamente esta semana, al jugarse el sábado la jornada liguera, todo el plan de trabajo se ha adelantado un día.

El cuerpo técnico aprovechó para hacer todo tipo de probaturas. A las posibles dudas que pudo suscitar la derrota en El Toralín se añadieron las lesiones. Fue un día intenso y exigente; no existe intención de cambiar el sistema de juego, para Viadero ese apartado resulta innegociable además de que un solo resultado negativo de los últimos once partidos no puede distorsionar la realidad.Sin embargo, en el capítulo de los jugadores sí que se prevén variables. El deseo de hacer daño a la Ponferradina con un jugador en la banda derecho como Laro –la novedad en León– no resultó del agrado del entrenador, por lo que ante la Cultural todo apunta que regresará un futbolista más vertical y con mayor profundidad. Óscar Fernández formó parte de alguna de las pruebas. El canterano podría ser el elegido, más si César no se recupera a tiempo. El otro ensayo obligado fue en el puesto de central, donde realmente el Racing tiene un problema. La pareja compuesta por Santamaría y Llorca ha gozado de confianza ciega por parte del cuerpo técnico y tan solo se rompió en el campeonato en las dos primeras jornadas en las que Granero se reconvirtió y se adaptó al puesto de zaguero.Sin el valenciano a disposición, suplir al alicantino –si finalmente no supera el esguince de tobillo– se presenta difícil. El primer recambio para casi todo es Gándara. El chaval probó en el centro de la defensa y también lo hizo como lateral; puede ser la opción más natural, ya que no deja de ser su puesto específico el que podría dejar vacante Llorca. Cumplió cuando le tocó reciclarse como lateral tras la lesión y la sanción de Córcoles y ahora asumiría sin ningún problema el nuevo encargo. Junto a él aparece Camus, pero ayer no tuvo posibilidad de entrenar.

Tampoco se pudieron desvelar las intenciones de Viadero en ataque, ante las ausencias de Coulibaly y César. Caye Quintana aparece de nuevo como la alternativa más natural en el caso de que el míster decida introducir algún cambio. El andaluz está siendo uno de los primeros recambios en los partidos, en función del resultado, y el sábado podría tener su oportunidad.

En el trabajo de ayer se pudo ver también el paso adelante que es probable dé el equipo para contrarrestar el juego elaborado del líder; los delanteros y la segunda línea aumentaron la presión para complicar la salida de balón de la Cultural.