Urgente

Acuerdo en el ERTE de Sidenor

vídeo

Fernando Tuero, director general de Alpe Creativa, junto con Manolo Higuera y otros miembros de la directiva del Racing, esta mañana en El Sardinero. / Daniel Pedriza

racing

El Racing y Pitma sellan por fin su unión

  • El club y el grupo cántabro firman un acuerdo para «la viabilidad» de la entidad verdiblanca

  • La empresa, que entrará en el Consejo, adelantará un préstamo de 1,2 millones ahora y aportará los 8,5 siguientes cuando se aprueben los Presupuestos regionales

En el fútbol siempre se habla de culebrones, especialmente en verano, cuando un equipo se tira unos días pendiente de un jugador al que quiere incorporar. Sin embargo, el asunto del convenio de patrocinio del Racing ha tenido más capítulos que ‘Bonanza’. Ayer, por fin y después de muchos meses de negociaciones, el acuerdo dio un paso definitivo hacia el desenlace final. «Hoy es un gran día», afirmó Manolo Higuera antes de anunciar la firma de un acuerdo con el grupo Pitma –al que pertenece ITM–. El primero de tres. A través de este contrato inicial, la empresa realizará un préstamo de 1,2 millones de euros, que irá a parar al capital social mediante una ampliación –se aprobará en la Junta del mes de diciembre– y conllevará la entrada de tres representantes de Pitma –que se hará con un paquete accionarial del 30%– en el Consejo de Administración racinguista a partir del próximo mes de noviembre.

El ingreso de los nuevos consejeros se producirá por el método de sustitución por cooptación, por lo que tres miembros de la actual directiva –que según Higuera aún no están decididos– abandonarán el cargo. Los nuevos directivos serán los propietarios de Pitma, Alfredo Pérez y Pedro Ortiz; y su abogado, Cristobal Palacio. A pesar de ser parte principal en el acuerdo, ninguno de ellos compareció ayer junto a Higuera. En palabras del presidente del club, porque los nuevos mecenas quieren que «el protagonismo de la noticia sea para el Racing». Así, los responsables de Pitma siguen con su ley del silencio alrededor de este asunto, desde que salió a la palestra el nombre de la empresa.

Para Higuera, este acuerdo «supone un segundo paso para garantizar la viabilidad del club». De momento, este adelanto de líquido dota a la entidad verdiblanca de «la cobertura financiera necesaria» hasta que cristalicen el resto de proyectos apalabrados con el grupo empresarial cántabro. Entre otras cosas, aunque el mandatario verdiblanco no lo relacionó directamente, podría ayudar a afrontar el primer plazo de la deuda concursal, que el Racing debe asumir en noviembre y que asciende a unos 400.000 euros. «El pago del convenio está totalmente garantizado», aseguró.

Ahora falta el tercero de los pasos. El culminante. El cierre del culebrón pasa por la aprobación –si se produce– por parte del Parlamento de Cantabria, de los Presupuestos Generales, que incluyen la recompra por parte del Gobierno regional de publicidad en los múltiples soportes que ofrece el Racing por un valor máximo de cuatro millones de euros, a razón de un millón por año y a través de las ocho consejerías. El grupo Pitma supedita a ese último trámite otros dos acuerdos. El primero llevará a sellar un contrato de cogestión publicitaria con la empresa Alpe Creativa, también filial de Pitma, por un valor de 850.000 euros anuales durante diez años. Algo que, según Higuera, conllevará «la profesionalización absoluta del área económica». «El Racing tiene un déficit de gestión de su publicidad desde hace mucho tiempo. Se notará un cambio absoluto en la imagen del club hacia la sociedad».

Y por último, y el más importante de los acuerdos, versa sobre un préstamo de 8,5 millones de euros que permitirá al Racing afrontar la deuda económica que mantiene con la Agencia Tributaria. El presidente racinguista cree que, si todo va bien y se aprueban los presupuestos regionales, el club podría ponerse al día con Hacienda allá por el mes de febrero de 2017. Se mostró convencido en que todo acabará bien para el club.

Próximos pasos

Por todo ello, Higuera quiere que «la gente entienda que esa compra de publicidad por parte del Gobierno es una inversión en el mayor escaparate que tiene esta región, como es el Racing», y a los partidos políticos de la oposición –que tendrán la llave de la aprobación de los Presupuestos– les pidió que tengan en cuenta «las miles de personas que hay detrás de esto», porque, según el mandatario racinguista, «alrededor del Racing y de la política aparece siempre la demagogia». «En cualquier otra faceta de la vida, la inversión del Gobierno no tendría discusión», añadió Higuera. Además, volvió a argumentar que, a través del acuerdo, una vez el club solucione su situación con Hacienda, de los más de ocho millones que adeuda la entidad verdiblanca, aproximadamente cuatro irán a parar directamente a las arcas regionales. «Parece que al Racing lo va a salvar el Gobierno y eso es mentira. Aquí hay un grupo empresarial que va a invertir diez millones. Hay que decirles ¡olé!. Espero que les salga rentable, no, lo siguiente, porque será la señal inequívoca de que el Racing ya no tiene marcha atrás», aseveró Manolo Higuera.

El presidente verdiblanco se congratuló de la «entrada en el club de un gran grupo empresarial cántabro. Uno de los más importantes de la región». De hecho, llegó a afirmar que «uno de mis sueños desde que todo esto empezó el 31 de enero de 2014 era que los grupos empresariales de esta región entraran en el club». Tanto es así que reveló que la directiva racinguista valora la opción de aumentar de ocho a doce el número de consejeros para dar cabida a otras empresas de Cantabria. Por todo lo que anunció, Higuera dijo sentir «orgullo», ya que, en su opinión, se trata de «una de las más importantes noticias para el Racing en la última década» para un club que aún vive en una «situación desesperada por una gestión económica vergonzosa».

A última hora del miércoles se firmó por fin el acuerdo entre el Racing y el grupo cántabro Pitma. El primer sello, negro sobre blanco, de unas conversaciones que se iniciaron allá por el mes de mayo, cuando los propietarios del conglomerado de empresas respondieron a los gritos de auxilio en medio del desierto de Manolo Higuera. Alfredo Pérez y Pedro Ortiz se interesaron por la situación del club, que llevaba meses tratando de cerrar un acuerdo con el Gobierno de Cantabria. Sin embargo, las pegas de los servicios jurídicos de Peña Herbosa hicieron que el Ejecutivo diese continuas largas a la entidad verdiblanca, y llevaron a los directivos del Racing a amenazar con su dimisión. Todo aquello son capítulos de este serial que parece llegar a su fin. «Este acuerdo pone los cimientos para que el Racing recupere su condición de gran club. Estamos de vuelta», dijo Higuera.