fútbol | racing

Un Racing con derecho a réplica

Bontempo remata el balón en un entrenamiento en los Campos de Sport.
Bontempo remata el balón en un entrenamiento en los Campos de Sport. / Javier Cotera
  • Los verdiblancos tienen ante el Coruxo la posibilidad de frenar una racha de tres jornadas sin ganar, en el partido que dará comienzo a las 17.00 horas

Y de repente, otra oportunidad más. Así de fácil. Las semanas con dos partidos oficiales –más propias de los equipos grandes que compiten en varias competiciones– tienen la virtud de permitir enmendar errores casi sin digerirlos. El Racing puede hoy sacudirse las dudas de su triste empate en Somozas de un plumazo. Para ello necesita vencer al Coruxo (Campos de Sport, 17.00 horas). Si además quiere eliminar cualquier resquicio de temor, le bastaría con hacerlo con contundencia. «Hemos de ganar y merecerlo», reconocía Ángel Viadero. No hay más.

La caprichosa ley no escrita del fútbol que recuerda que cada uno vale lo que dice su último resultado, se cumple. Es por eso que el Racing pese a completar el mejor arranque liguero de su historia se encuentra bajo observación continua en las dos últimas semanas al no ser capaz de ganar ninguno de sus partidos. Ponferradina (1-0), Cultural Leonesa (1-1) y Somozas (1-1). El marcador es como un truco de magia; un amnésico consentido. Hoy toca fútbol; el tercer partido en siete días y con él una revalida para los de Viadero. Sin dos titulares lesionados para rato –Granero y Castañeda– y otros dos indiscutibles –Llorca y César– fuera de la lista por molestias, los verdiblancos se someten al examen de un Coruxo muy bien armado, de ideas claras y alejado de la presión y el vértigo que da la zona roja de la clasificación. Los gallegos, que tan solo han perdido tres partidos –dos de ellos con los máximos rivales de los cántabros, Ponferradina y Cultural– practican un fútbol directo, por lo que esta tarde tiene toda la pinta de que será el Racing al que le toque proponer.

Sin apenas pistas, ya que los entrenamientos de esta semana se han reducido a meras sesiones de recuperación, Viadero baraja un cambio con respecto al equipo que se confió en exceso en Somozas. Salvo sorpresa, Laro podría sustituir a Óscar en la banda derecha. Con César en el dique seco, el entrenador no tiene ese futbolista versátil capaz de jugar en banda o en la delantera con la misma efectividad. Esa ausencia le deja sin operarios en el ataque y sin un jugador que aporte la velocidad y el trabajo del manchego en el carril diestro. Laro, sin ser el extremo puro que encaja en el sistema 4-4-2 como anillo al dedo es el que apunta a titular.

El resto del equipo es probable que repita, a pesar del escaso bagaje obtenido en tierras gallegas. En defensa, Gándara será el sustituto de Llorca y junto a Santamaría, Córcoles y Bontempo firmarán la línea de cuatro. A ninguno de ellos les pasará factura el último compromiso, sin embargo todos ellos buscan redimirse de algo que les señala como zagueros:el equipo encajó gol en las tres últimas comparecencias. De momento Gándara le gana la partida por el puesto a Camus, el otro canterano que pide paso.

En el centro del campo, juventud y experiencia a partes iguales. Al ya más que fijo, Álvaro Peña, le ha llegado un nuevo compañero –y ya van tres– para ocupar la zona ancha del campo, Javi Cobo. La apuesta por el chaval puede tener continuidad, más en El Sardinero y con un guión de partido que apunta a que el Racing será el que imponga el ritmo al que se ha de jugar. En la izquierda jugará Héber Pena y en ataque los dos únicos delanteros disponibles, Aquino y Caye Quintana. Ambos tienen su propia penitencia;si a Caye Quintana le persigue esa falta de protagonismo que en Santander se espera de él, a Aquino le sobran postes. El murciano lleva enfadado con el gol –sin que sea de penalti– camino de cuatro jornadas. No se trata de falta de ocasión ni de actitud, ni mucho menos, sino que su acierto se ha tomado unas incómodas vacaciones. A una alineación obligada hoy a decidir el tipo de partido, el ritmo y, sobre todo, convencer al respetable, Viadero sumará un ejército de canteranos polivalentes y prestos pendientes de ser alistados. Las dudas sobre el estado de Coulibaly, aquejado de un dolor en el tobillo, propician que hoy haya un convocado que ni se vista en El Sardinero. Óscar, Goñi, Sergio Ruiz, Camus... Todos ellos son las balas en la recámara.

El rival de esta tarde es uno de esos pocos equipos que pueden decir que han ganado al Racing en Segunda B; lo hizo el año pasado en su campo (1-0) y frenó aquella racha de seis victorias consecutivas de los verdiblancos.De aquel conjunto permanece la base, su concepto de fútbol práctico al que no le importa combinar cuando es necesario y jugar directo cuando toca. «El Coruxo ha fichado jugones», decía Viadero el viernes. El cántabro es una enciclopedia de la Segunda B; conoce por el nombre a todos sus rivales y no le importa compartir sus secretos. Antón y Iosu Villar son dos de los pilares de este equipo. Por sus botas pasa la creación de los gallegos y son el interruptor que hace funcionar al resto. No arriesgan en defensa, no se conforman con un gol y rentabilizan al máximo los que marcan. El juego del Coruxo se completa con Jorge y Fer, dos estiletes que corren la banda con bastante facilidad, pero que no asumen riesgos; lo primero es defender su posición.

En definitiva, cuatro días después de recibir un varapalo a domicilio, la capacidad de enmienda que ofrece el fútbol le permite al Racing volver a la senda que nunca debió abandonar. Ser aspirante a todo conlleva una dosis de presión añadida que sólo queda aparcada cuando en el último partido se consigue un triunfo;no es el caso, así que la ocasión de hoy la pintan calva.