fútbol

"Si no corres como los rivales, lo acabas pagando"

Ángel Viadero siguió el partido desde un box, en su segundo partido de sanción, acompañado por José Antonio Bonilla.
Ángel Viadero siguió el partido desde un box, en su segundo partido de sanción, acompañado por José Antonio Bonilla. / Javier Cotera
  • Ángel Viadero reconoce que "el equipo estuvo desorganizado" y achaca la falta de acierto "a una precipitación por golear sin haber marcado el primero"

«Un equipo bueno es el que llega y la mete». Ángel Viadero aguantó las embestidas de la rueda de prensa más incómoda desde que llegó, no porque las preguntas a las que se sometió fueran excesivamente agresivas sino porque hasta ahora fueron casi un balneario. Su Racing lleva cuatro jornadas sin ganar y con el punto de mira desnivelado. «Si no corres como tus rivales, lo acabas pagando», añadió. No se escondió, entre otras cosas porque no podía hacerlo después de la actuación de su equipo en El Sardinero. «No fue un buen día», repitió en dos ocasiones, el mismo discurso que ante el Somozas y en Ponferrada. En los tres partidos evidenció una falta de efectividad alarmante y un juego ramplón. Para Viadero, el que el Racing se fuera otra vez sin ganar y sin marcar se debió a que «la delantera estuvo descolocada, nos ha faltado pensar y elegir mejor las acciones».

El entrenador lamentó el dominio estéril de los verdiblancos. «Da la sensación a veces de que dominamos, pero como desorganizados. Me ha recordado al día de Somozas». En cualquiera de los dos partidos el Racing tuvo la posesión de la pelota, pero si bien en Galicia pudo ganar, de hecho según el técnico «de diez partidos en nueve deberíamos de haber conseguido los tres puntos», ayer no. El conjunto cántabro «ha perdido esa dinámica de resultados y de juego». Nadie encuentra una explicación convincente porque después de perder en Ponferrada, el equipo firmó ante la Cultural el mejor partido. «No sé si nos afectó el perder el liderato. Ahora el jugador no está cómodo y cada uno lo expresa como puede».

La alineación que saltó ayer al campo fue la misma que no pasó del empate en el modesto campo de Somozas. Es probable que después de lo ocurrido ayer a alguno le pase factura, pero Viadero decidió decantarse por la mesura. «Como dijo un entrenador ya muy conocido, ahora, en el ardor de la batalla se piensa de una manera. Si cada partido que pierdes o empatas te cepillas a siete sería un 'sindiós'». Apostó por la traquilidad y la «sensatez».

«Conviviremos con la crisis»

Más allá de las sensaciones, el entrenador quiso hacer un análisis preciso de la razón que les está condenando. «Queremos marcar el segundo antes del primero y eso nos lleva a querer marcar sin atacar ni defender. Nos precipitamos». Durante su comparecencia de ayer volvió a recordar que «nadie dijo que esto iba a ser fácil». Insistió que durante la etapa en que el Racing superó sin problemas cada una de las jornadas, la labor de los técnicos fue la de «prepararse para cuando llegaran estos momentos. Nos planteamos qué equipo queríamos ser cuando se perdiera y eso hemos hecho».

Al final apareció la tan esperada palabra 'crisis'. Cuatro partidos sin ganar se puede calificar de bache. «En una semana hemos vivido de todo; partidazo contra la Cultural, un partido que pudimos ganar ante el Somozas y lo empatas y una derrota con el Coruxo. Creo que debemos convivir con la 'crisis'», ironizó el técnico. También recibió preguntas sobre Óscar, algo que empieza a ser habitual. «Ahora está atascado y trataremos de apoyarlo anímicamente. Siempre ha jugado en una banda desde que es profesional y se lo complicaríamos aún más si le hiciésemos jugar de espaldas a portería», concluyó Viadero.