racing

Las alineaciones, un coto privado

Ángel Viadero ya tiene su equipo inicial y sólo los contratiempos le hacen variar su esquema.
Ángel Viadero ya tiene su equipo inicial y sólo los contratiempos le hacen variar su esquema. / Javier Cotera
  • Los contratiempos abren las puertas a los no habituales en el esquema de Viadero

  • Salvo alguna apuesta puntual, los cambios en el once inicial del Racing hasta ahora han sido obligados por las ausencias

Un coto privado. Las alineaciones del Racing esta temporada son un espacio reservado para unos pocos. Tan solo las lesiones de los jugadores más habituales abren la puerta a la titularidad del séquito de futbolistas que esperan su oportunidad. Los contratiempos de Granero, Julen Castañeda, César Díaz y Samuel Llorca han permitido escudriñar el fondo de armario de la plantilla y acudir a la cantera para paliar las bajas. Ángel Viadero tiene tan claras las ideas que una vez que logró dar con su ‘once tipo’ sacarle de ahí resulta bastante complicado. Sus métodos, su confianza ciega en lo que hace y los buenos resultados contribuyeron a que el racinguismo se sepa ya de memoria el equipo inicial.

El utillero más famoso de la historia del Racing, Terio, solía decir siempre que se le preguntaba –porque antes los periodistas entraban al vestuario con bastante normalidad– que «en el Racing no hay titulares ni suplentes, siempre juegan los mismos». Esta ironía encaja perfectamente en el conjunto actual. El análisis habla por sí solo. En la portería, Ivan Crespo ha jugado doce de las trece jornadas de Liga.Tan sólo se perdió un partido, ante Osasuna Promesas (Tajonar), en el que debutó Raúl Domínguez. Fue toda una sorpresa y, entre otras cosas, con esa decisión buscó tener enchufado al guardameta de Cayón ante la llegada de imprevistos.

En defensa, Castañeda, Mikel Santamaría, Llorca y Córcoles partieron como titulares indiscutibles. El primero, cayó lesionado (luxación de hombro) en la jornada cuatro ante el Racing de Ferrol. Desde entonces permanece fuera del equipo y primero fue Gándara y luego Camus, los encargados de suplirle.Entre los dos canteranos taparon su hueco mientras se buscaba a marchas forzadas un lateral izquierdo en el mercado mundial.Lo encontraron y aterrizó Bontempo. El argentino llegó para jugar y desde la novena jornada ha sido indiscutible, cinco de cinco. Con Córcoles y Llorca pasó exactamente lo mismo. El alicantino tan solo se ha perdido tres partidos –Lealtad y Valladolid B por lesión y Celta B, por sanción–. Los dos chavales, Gándara y Camus, sustituyeron al zaguero. El caso de Samuel Llorca, que se recupera durante esta semana a contrarreloj para reaparecer, sigue el mismo guión. Primero fue un esguince de tobillo, pero no pudo con el central. Sin embargo una condropatía de rodilla sufrida ante la Cultural Leonesa le apartó hasta hoy.

Gándara, de nuevo, –el comodín de la plantilla– saltó al campo del Somozas y ante el Coruxo con el 4 a la espalda. La moraleja es que sin las lesiones, el papel de los canteranos hubiera sido otro. En el centro del campo aún es más evidente. Álvaro Peña y Granero son indiscutibles y los chavales de casa, Sergio Ruiz y Javi Cobo, han ocupado su puesto sólo cuando el valenciano faltó, ya que el vizcaíno ha hecho pleno, a excepción de la tercera jornada que se la perdió por sanción. A Granero sólo le apartó del equipo su rodilla derecha en la novena fecha del calendario liguero. Lesiones y sanciones, las únicas razones que variaron el centro del campo.

Héber Pena y Aquino, pleno

En las bandas, Héber Pena no ha tenido relevo; por el ala izquierda no ha jugado nadie más que él. No ofrece dudas. En la derecha es el único lugar en el que Viadero ha alternado sin que, en ocasiones puntuales, mediara una lesión. Allí, Óscar Fernández ha sido titular en seis ocasiones y Laro, una apuesta personal y sorprendente, en una, precisamente en el trascendental partido jugado en Ponferrada y que acabó con la primera derrota de la temporada. El técnico comenzó decantándose por Óscar, perdió la titularidad en detrimento de César y en las últimas tres jornadas, precisamente la ausencia de César le volvió a abrir las puertas. El caso del manchego es un ejemplo más de un futbolista fijo; cayó lesionado ante la Ponferradina y se espera que reaparezca el próximo domingo. Hasta el partido del Bierzo lo jugó todo. De Aquino no hay nada que decir: trece de trece. Sin recambio. Coulibaly y Caye han sido los únicos que han tenido oportunidades, ya sea en banda derecha o en la delantera, pero sólo desde que César no está.