fútbol-racing

El trivote llegó para quedarse

Héber, tendido sobre el césped, recibe la atención del fisioterapeuta del equipo Fran Rincón, tras lesionarse en el tobillo durante la sesión matutina de ayer.
Héber, tendido sobre el césped, recibe la atención del fisioterapeuta del equipo Fran Rincón, tras lesionarse en el tobillo durante la sesión matutina de ayer. / Javier Cotera
  • Ángel Viadero vuelve a apostar por el 4-3-3 que estrenó en Boiro de cara a la visita de la Arandina

  • Héber dio el susto en la sesión matutina de ayer tras dañarse el tobillo, pero trabajó con normalidad por la tarde

Ángel Viadero no es un gran amigo de los cambios pero, visto lo visto, cuando toma la decisión de modificar el guión lo hace con todas las consecuencias. Después de una semana de probaturas y el test táctico de Boiro del pasado sábado, todo apunta a que el entrenador verdiblanco volverá a apostar por ese 4-3-3 –a veces más parecido a un 4-5-1– que debutó en tierras gallegas para buscar alternativas a un 4-4-2 que, tras unos resultados espectaculares, parecía atascado con la ausencia de Borja Granero.

El trivote ha llegado al Racing para quedarse. El casting para cubrir el enorme hueco dejado por el capitán verdiblanco tras su lesión desembocó finalmente en innovación. Así, si la solución de Sergio Ruiz o Javi Cobo por separado no surtió efecto debido a las muy diferentes características de los canteranos con respecto al valenciano, Viadero ha decidido tirar por la vía del medio. Y parece que la propuesta inaugurada en Boiro le ha gustado al míster, que, además, aumenta el registro de su equipo.

Con esta nueva estructura del centro del campo, Alberto, que tuvo que esperar hasta la jornada 14 para debutar en el campeonato liguero, se ha hecho fuerte en el once. Viadero le ha colocado en una posición y función similares a la de Sergio Busquets en el Fútbol Club Barcelona y la selección española. El clásico ‘5’. Encargado de conectar la defensa y la medular y, junto a otro compañero del trío –que en Boiro fue Sergio Ruiz– completar todo el trabajo sucio en la sala de máquinas. Barrer. Así, Álvaro Peña puede quedar libre únicamente para llevar el timón e iniciar el juego de ataque racinguista.

La primera prueba de Barraña parece escasa para sacar una conclusión definitiva sobre un sistema al que aún tiene que adaptarse el equipo. Por eso y salvo sorpresa, ante la Arandina y en casa, Viadero testará otra vez el dibujo. Samuel Llorca, que volverá a la titularidad el domingo, conoce bien este nuevo esquema: "Te permite atacar con mucha gente y que la gente se asocie mucho. Además, siempre puedes volver a jugar con dos puntas si el partido lo requiere. El fútbol se trata de rendimiento, si una fase de la Liga tenemos que jugar así, no hay problema. Seguro que funciona".

Equipo titular

En esta tesitura, en el equipo titular frente al cuadro burgalés Iván Crespo volverá a estar en la portería, salvo que el míster decida darle minutos a Raúl Domínguez como en Pamplona. En la zaga formarán Córcoles por la derecha, y Bontempo por la derecha, mientras que en el centro Mikel Santamaría recupera a Samuel Llorca como pareja de baile. El alicantino, entrena a tope tras su lesión de rodilla. Ante los medios, explicó que se encuentra "con ganas" de volver a jugar: "Lo pasas mal cuando estás lesionado porque no puedes ayudar al equipo". Gándara volverá al banquillo. El trivote repetiría, con Alberto, Álvaro Peña y Sergio Ruiz y en la punta de ataque quedaría el goleador Dani Aquino.

Las principales dudas vuelven a parecer, una vez más, en los extremos. En la sesión matutina de ayer, Viadero alternó a César Díaz y Coulibaly en la banda derecha, con Héber como fijo en el flanco zurdo. El albaceteño, titular habitual, ya se encuentra completamente repuesto de su lesión y el senegalés le ha puesto las cosas difíciles al entrenador de Canalejas tras su buena actuación en Boiro. De ahí las dudas, en un escenario en el que otro especialista del desborde como Óscar Fernández estará unos tres meses de baja por una luxación de hombro que le obligará a pasar por el quirófano.

Sin embargo, otro contratiempo en la parte final de la sesión pudo trastocar los planes del míster. Héber, en una acción desgraciada, cayó al suelo después de que su tobillo realizase un giro extraño. Tuvo que ser atendido y se retiró al vestuario junto con el fisioterapeuta. Por fortuna, pudo ejercitarse con normalidad por la tarde. Sin él, Viadero colocaría a César Díaz en el extremo derecho y a Coulibaly en el izquierdo, o viceversa. Los sustos no dan tregua al equipo cántabro.

A vueltas con el gol

Tras la victoria en Boiro, Viadero reconoció que el principal problema del conjunto verdiblanco se encuentra en el acierto de cara a gol. Así pues, ayer hizo especial hincapié en las llegadas, tanto de los delanteros como de los hombres de segunda línea. "Todo se trabaja y se mejora. El que crea que ha tocado su techo, se equivoca. El equipo no ha estado mejor que el rival durante esta racha negativa por ese acierto de cara a gol que no hemos tenido. Es cuestión de rachas. Hay que seguir trabajando, tener confianza y no perderla", explicó Samuel Llorca con respecto a esta situación. De todas formas, al alicantino no le preocupa anotar una gran cantidad de goles siempre que el Racing sume de tres en tres: "Firmaría ganar todos los partidos por 1-0 y 0-1".

Sólo la aplastante andadura de la Cultural Leonesa minimiza la buena trayectoria cántabra en lo que va de Liga. Los de Rubén de la Barrera no conocen la derrota y acumulan unos números de récord. "Nos viene bien para saber que tenemos mucha exigencia si queremos quedar primeros. Ellos, evidentemente no van a ganar todos. Debemos seguir ese ritmo y apretarles para engancharles a la mínima. Lo importante es en junio. Esto es muy largo", concluyó.