fútbol-racing

"Lo único que quiero es jugar"

Josemi, durante el partido del domingo contra la Arandina, donde debutó en el minuto 54.
Josemi, durante el partido del domingo contra la Arandina, donde debutó en el minuto 54. / Javier Cotera
  • Josemi entiende su debut como un premio por el trabajo hecho, pero es consciente de que hay muchos canteranos llamando a la puerta de Ángel Viadero

Dice Josemi (Santander, 1998), el último canterano del Racing en debutar con el primer equipo, que no cree en la suerte. Que a pesar de que parece cosa de conjuros que ninguna de las "muchas ocasiones" que generó el equipo cántabro en el partido de su estreno acabara con el balón en la portería rival, más pronto que tarde volverán los goles. Sin embargo, una sucesión de casualidades ha permitido al juvenil recibir los primeros aplausos en El Sardinero y demostrar con su juego ante la Arandina que puede hacerse un hueco en la plantilla de Ángel Viadero.

La oportunidad le llegó el domingo, en el minuto 59, cuando su compañero en los equipos inferiores del club verdiblanco Sergio Ruiz tuvo que retirarse de forma precipitada con molestias. Él se vio "cómodo y contento con la confianza y el apoyo del entrenador y mis compañeros de vestuario". Gustó a la afición y cumplió en el puesto del también lesionado Borja Granero. Una responsabilidad añadida teniendo en cuenta que el capitán ha sido su guía desde que la temporada pasada empezara a ensayar con Pedro Munitis. "Desde el primer día que subí a entrenar con el primer equipo me ayudó muchísimo. Para mí es como un hermano mayor. Cuando me ve con la cabeza gacha siempre me pregunta y se lo agradezco mucho", afirma Josemi, que en su segunda convocatoria llegó a jugar 35 minutos en el segundo tiempo.

Estaba convencido de que el domingo sería su día. "Desgraciadamente, fue por la lesión de Sergio. Pero durante toda la semana tuve la sensación de que iba a salir. Cuando me dijo Viadero que tenía un sitio lo asumí con muchas ganas de hacerlo bien y de ayudar al equipo", explica el chaval, que casi está más contento con el apoyo recibido por todo el club que por el propio debut con la elástica verdiblanca. "El míster me dio la enhorabuena y me demostró que confiaba en mí. En eso tengo mucha suerte. No es lo mismo estar en un vestuario en el que hay buen ambiente y todos te animan que en uno en el que hay mal rollo", cuenta Josemi.

Ni la mala racha de resultados de las últimas jornadas –la única excepción es la ajustada victoria ante el Boiro– ha socavado ese aspecto: "Estamos pasando un bache. Unas veces el balón entra en la portería y otras no. Estamos teniendo las mismas ocasiones o más que al principio de temporada, pero unas veces por el portero y otras por los palos los puntos no llegan. Estamos con los ánimos arriba y cuando llegue el gol seguiremos con los ánimos arriba. Hay muchas ganas y calidad para salir adelante".

Sistemas de juego

Con un sistema o con otro. Con un 4-3-3 que no termina de cuajar o con el 4-4-2 del comienzo de la campaña. En eso él no se moja. "Eso es cosa del entrenador. Yo estoy igual de cómodo con ambos. Lo único que quiero es jugar", insiste. Desde la humildad de saber que hoy está a las órdenes del entrenador santaderino y mañana puede pelear en el filial o en el juvenil –afirma que no sería un palo moral–, se pone a disposición del técnico.

Es más, sabe que estar compitiendo con el Racing de Viadero es "un regalo, el premio al trabajo bien hecho en la cantera". Pueden llegar más, pero también que se lo den a otros. "Yo tengo que seguir trabajando para que me den más premios como este, pero sé que no sólo los hay para mí, también para otros compañeros", cuenta Josemi, el sexto canterano que debuta este curso. Ahora no se acuerda de aquella opción que tuvo en agosto de irse a Las Palmas a seguir creciendo como jugador. De momento, ha cumplido el sueño de jugar con su equipo de toda la vida.