Fútbol-copa del rey

Un premio gordo en mitad del camino

Ángel Viadero ultima los preparativos con sus jugadores, en la víspera de un partido histórico.
Ángel Viadero ultima los preparativos con sus jugadores, en la víspera de un partido histórico. / R. Ruiz
  • Raúl en la portería y Gándara en el centro de la zaga son las dos novedades para el partido de ida de la eliminatoria de Copa que el Racing disputa hoy (22.00 h.) ante el Athletic en El Sardinero

"Quisiera ser un pez", cantaba Juan Luis Guerra. ¡Qué triste ser alguien cuya memoria no recoja más allá de los últimos treinta segundos vividos! Sin recuerdos, la vida se reduce a un paseo por un túnel sin ventanas ¿Qué sería del Racing y de sus racinguistas sin memoria? Sentimientos amputados. El Sardinero acoge hoy un partido de Copa del Rey entre el Racing y el Athletic de Bilbao (22.00 horas) y a muchos de los aficionados que asistan al estadio no les hará falta más que mirar a su alrededor para transportarse en el tiempo;hace nueve años que ocurrió algo similar. Bendito ‘Déjà vu’.

La historia da pocas oportunidades, pero en esta ocasión le da una más al Athletic para hacer lo que no hizo y al Racing para disfrutar –tan necesitado de alegrías– de algo histórico. Para El Sardinero ver a un equipo de Primera otra vez será una forma de sentirse más importante. Sin embargo, desde aquella eliminatoria (2007) que catapultó al Racing a uno de los logros más grandes que la memoria de un elefante pueda sellar, han pasado tantas cosas que cuesta acordarse. Los racinguistas se vuelven peces mirando atrás; malditos los culpables que les arrebataron parte de su estrella. Pero aún así, desterrados en el pozo sacan su historia para hoy intimidar aún desde lo más bajo –como el Cid Campeador– al uno de sus grandes rivales que sigue en la cúspide de la montaña.

ver más
  • Pablo Pinillos"El sueño para el Racing depende de sacar un buen resultado en El Sardinero"

  • La aficiónUn escaparate para La Gradona

  • VídeoA por la quinta

  • VídeoUn derbi que son muchos

  • TrayectoriaNo es un derbi, pero casi

  • HistoriaEl último partido de la república

Como la guerra es tan desigual –a priori– Ángel Viadero no se reservará nada y, decidido a sorprender, cabalgará con sus mejores corceles para alinear a los mismos jugadores que ganaron hace cuatro días al Caudal en la Liga –su potro de tortura– con tan sólo dos cambios: Gándara por Bontempo y Raúl Domínguez por Iván Crespo, este último en la portería. Los más hábiles para la cita más importante, como en aquella ocasión. A Viadero no le acaba de colmar el rendimiento del lateral llegado a toda prisa de la Primera de Argentina, por eso ayer probó a Gándara, el canterano multiusos, en el puesto de central y ensayó con Santamaría de lateral izquierdo. Un cambio de estrategia la víspera de la batalla.

Bontempo tiene pinta de que hoy se perderá un partido de esos que sólo él y un par de sus compañeros –Aquino, Llorca...– pueden presumir de haber jugado.Caprichos del destino. El otro antojo premeditado y más que justo que tiene en mente el entrenador cántabro es el de darle de nuevo la alternativa a Raúl Domínguez en la portería. Lo hizo en las anteriores eliminatorias y pese a que no está siendo el titular en el campeonato doméstico sí lo será en el partido que todos quieren jugar.

Vencidos y vencedores

El Racing, sobre el papel, aunque lleva el traje del menos favorito lleva ventaja al Athletic en dos cosas: de ocho ocasiones que se han enfrentado en una ronda copera, en cinco salió victorioso. La otra, sin duda, es la motivación. ¿Qué le va a decir Viadero a un futbolista ante una cita así? Nada. En motivación, ya no los jugadores sino también todo El Sardinero con la memoria haciendo horas extras, estarán esta noche en un estado de euforia incomparable.

A nadie se le escapa que esta vez enfrente estará un equipo que es octavo en la Primera División y sigue más que vivo en la Liga Europa; dos categorías por encima de los locales o lo que es lo mismo, un mundo futbolístico. Años luz. Aún así, afortunadamente hoy en las gradas de El Sardinero habrá tantos papás y abuelos contándoles a sus nietos aquella vez en la que el Racing dio la sorpresa, que está permitido soñar. La historia, si algo tiene es que nunca cierra y se escribe día a día. Y como al racinguismo le van los retos pues en otro que se ha metido sin darse cuenta.

500 aficionados de Bilbao

Desde Bilbao vendrán alrededor de quinientos aficionados, muchos de ellos con las huellas en la memoria de la última cornada. Incondicionales.Hasta el propio Ernesto Valverde, técnico rojiblanco, lamentaba ayer en la capital vizcaína la poca importancia que parece que se le está dando al partido de hoy. La memoria no olvida el respeto; eso, al contrario que el talento, se gana y el Racing se lo ha ganado. Por eso, en parte, hoy el ‘txingurri’ pondrá a jugar a dos de los internacionales españoles y puntales de su equipo:Aduriz y Raúl García. Puede que el enemigo sea pequeño, pero las armas que no lo sean. En eso tuvo mala suerte el Racing ya que ambos, que ni siquiera iban a viajar a Santander, al estar sancionados para la Liga, su entrenador ha preferido invitarles a la fiesta de ElSardinero.

El que no estará será el castreño Iago Herrerín, el portero hasta ahora en la Copa del Rey para el Athletic; ayer mismo hizo las maletas y se fue cedido al Leganés. El resto serán Kepa, Elustondo, Lekue Etxeita... y Susaeta.Él es el único superviviente que mañana volverá a la escena del ‘crimen’. De los vencedores –Munitis, Jorge López, Tchité, Colsa...– no queda nadie y de los vencidos sólo el eibarrés, aunque en aquella eliminatoria aún era de los cachorros, del Bilbao Athletic.

Al Racing –sumido en un ascenso salvador– se le ha puesto en mitad del camino el premio gordo y al Athletic poco más o menos que se le ha metido una chinita en el zapato, ¿quién de los dos saldrá victorioso? Hoy, primer capítulo.