"El sueño para el Racing depende de sacar un buen resultado en El Sardinero"

vídeo

Tchité manda callar a San Mamés tras marcar un gol que volvía a decantar la eliminatoria para el Racing. / Reuters

  • El riojano, que participó en la última eliminatoria en la que los cántabros superaron al Athletic, señala que "en un derbi como este no hace falta motivar a un futbolista"

Pablo Pinillos (La Rioja, 1974) llegó a tiempo a casi todos los sitios. Le costó quizás más de lo esperado, pero llegó. Aterrizó en Santander en 2005 con 31 años, la edad en la que más de un futbolista piensa en la retirada, y aún pudo disfrutar de seis temporadas en Primera División, participar en la UEFA y jugar una eliminatoria como aquella de 2007 ante el Ahletic de Bilbao. "Es uno de los mejores recuerdos que guardo como futbolista". Saboreó el repaso que el Racing le dio al Athletic en ElSardinero, sufrió con el inicio de los vascos en San Mamés, logró el éxtasis con la remontada en La Catedral y sucumbió "en Hoznayo con la manifestación de cariño de la afición". Para este riojano, cuyo carisma le permitió ganarse el brazalete de capitán del Racing, "un partido como el de hoy o como el que se juegue en Bilbao es con lo que sueña un futbolista". Su ‘feeling’ con San Mamés es tal que allí consiguió algunos de sus mejores premios: el pase a aquella semifinal de Copa y su primer gol en Primera.

–¿Qué recuerda de aquella eliminatoria ante el Athletic?

–Todo lo que recuerdo es muy bonito. Un partido de una rivalidad total y al final pasamos de ronda contra pronóstico, nos metimos en unas semifinales que para el Racing era histórico y la gente estaba muy contenta.Recuerdo que sacamos un buen resultado en El Sardinero, la gente daba por finiquitada la cosa, pero nosotros sabíamos que había que jugar en San Mamés. Allí sufrimos muchísimo, pero lo conseguimos y luego a la vuelta fue espectacular con el recibimiento en Hoznayo de la gente.Es una de las cosas que un futbolista nunca puede olvidar.

–Se repite la historia, ¿cómo recuerda aquel partido de El Sardinero hace nueve años?

–Nos salió muy bien y ganamos con bastante contundencia. La gente ya pensaba que estaba resuelto, pero nos tocó sufrir un mundo en la vuelta.Eso sí, recuerdo El Sardinero hasta arriba, un ambiente increíble desde una hora y media antes que nos recibieron al llegar al campo. Es de esas tardes que siempre tienes grabada y que cuentas a cualquiera cuando hablas de tu etapa de futbolista.El jueves pasará igual, además estando en Segunda B que no se tiene la oportunidad de jugar cada domingo contra un equipo como el Athletic pues con más ganas. La afición está con mucha ilusión y la ocasión es la mejor para disfrutar.

–La diferencia es que aquel año estaban de cara, les salía todo bien.

–Sí, casi todo nos salió bien. Fue pletórico.El equipo creyó en sí mismo desde el principio y eso pasó también en aquella eliminatoria;teníamos una confianza impresionante y así fue.Conseguimos cosas que en el Racing no se habían logrado nunca.

–Y la vuelta a San Mamés, ¿es tan fiero el león como lo pintan?

–San Mamés es simplemente increíble. Para mí si no es el campo más espectacular donde he jugado al fútbol, pues será entre los tres primeros. Ese campo recuerda al fútbol inglés donde la afición no calla, anima hasta al el final, la tienes encima... Es el fútbol total. Para todo futbolista, jugar allí un partido como aquel es el sueño que siempre desea que se cumpla. Aquella vez, además, empezamos perdiendo y oíamos rugir la grada.Los llevaban en volandas y la papeleta que se nos venía encima era complicadísma. Sin embargo, en medio de aquel ambiente conseguimos marcar el primer gol y nos dio confianza. Al final lo conseguimos y cuando las cosas cuestan tanto el sabor es mejor.

–Y entonces, Tchité mandó callar a La Catedral.

–Vaya alegría. Cuando el equipo lo estaba pasando tan mal, de repente Tchité marcó y mandó callar a más de 40.000 espectadores; para ellos fue un jarro de agua fría y para el racinguista llegó el éxtasis.

–Es que jugar en San Mamés es otra historia...

–Para mí es, probablemente, el mejor estadio para ser jugador.Recuerda a ese fútbol inglés. El ambiente es espectacular y no puedes dejar de escuchar el ruido del público. Es algo que no se puede olvidar fácilmente. No existe más motivación para la plantilla del Racing; no creo que le haga mucha falta a Viadero decirles algo más que lo puramente táctico.

–Haga un pronóstico.

–Si fuera a un partido el Racing tendría más opciones, siendo una eliminatoria a doble encuentro es más complicado porque el Athletic tiene una plantilla tremenda y está haciendo un año pletórico. Pero esto es fútbol y no es una ciencia exacta. Todo depende de que se saque un buen resultado en el partido de ida y poder acudir a San Mamés con ventaja. Si se viaja a Bilbao sin un buen resultado será complicado porque allí el Athletic de Bilbao es muy difícil de batir. El partido de hoy, en El Sardinero es para disfrutarlo y para ganarlo si se puede.