fútbol | segunda división b

Racing y Cultural, vidas paralelas

Aquino lanza a puerta en el partido entre Racing y Cultural, jugado en El Sardinero.
Aquino lanza a puerta en el partido entre Racing y Cultural, jugado en El Sardinero. / Andrés Fernández
  • Firman una trayectoria casi idéntica en la que se han dejado por el camino 16 y 14 puntos, respectivamente

46 puntos por 44. Catorce victorias por trece. Cuatro empates por tres. Mismas derrotas: dos. Tres meses y medio inmaculados y un mes con el paso cambiado. La Cultural Leonesa y el Racing firman vidas paralelas –casi, permítase esa licencia– en el presente campeonato de Liga. Los números de ambos son espectaculares y cualquiera de los dos sería líder destacado en los demás grupos de la Segunda B. Sin embargo su duelo está servido. En lo bueno y en lo malo; su igualdad no sólo queda reflejada por el mínimo margen de distancia que les separa en la clasificación –dos puntos– sino que lo más significativo es que también han sufrido de la misma manera un bajón de juego y resultados. De ganarlo todo con autoridad, tanto la Cultural Leonesa como el Racing, han dejado escapar de forma alarmante los puntos debido a un mes preocupante. Trayectorias casi idénticas.

La Cultural Leonesa pasa actualmente por su peor momento de la temporada. El único, por otro lado. En los últimos cuatro partidos se ha quedadó sin sumar ocho de los doce puntos en juego y sus sensaciones dejaron de ser las mismas. Su fútbol apabullante y fluido se ha desinflado de repente. La eficacia letal de su ataque, capaz de marcar 48 goles –prácticamente el doble que el Racing (26)–, ha desaparecido en estas últimas cuatro semanas y esa circunstancia ha deparado una endeblez defensiva impropia hasta el momento. Su mes ‘horribilis’ comenzó con un empate contra pronóstico en Les Caleyes ante el Lealtad. El líder tuvo que neutralizar la ventaja de los asturianos y por más que lo intentó hasta el final del partido su puntería dio por primera vez muestras de impotencia. La jornada siguiente fue un espejismo porque recuperó su olfato y le endosó un tres a cero al Valladolid B, pero en las dos siguientes se ha encontrado con su peor versión. Dos derrotas a domicilio, una en Pamplona (2-1) y otra en Caleyes (1-0). En León planea durante estos días la sombra de la duda, algo que ni por asomo amenazó hasta el pasado 4 de diciembre, cuando el equipo de los récords dejaba su primera muestra de debilidad. La Cultural ha firmado el mejor arranque de la historia en la categoría y sus intratables números hicieron presagiar lo peor entre sus rivales, entre ellos el Racing.

«Sabíamos que no podíamos ganar todo y que este día iba a llegar». Las palabras son de Ángel Viadero después de que el Racing cayera derrotado en el campo de la Ponferradina. Fue su primera derrota y con ella se abrió la veda de los malos resultados y de la dinámica negativa. Posteriormente, los verdiblancos empataron en Somozas (1-1) y volvieron a perder ante el Coruxo (0-1). Por el medio, precisamente, empataron después de merecer mucho más ante la Cultural Leonesa en El Sardinero. El duelo entre ambos acabó en tablas, pero moralmente el Racing ganó por goleada. Ahora bien, esa victoria simbólica fue sólo un espejismo dentro de su mes fatídico.

En resumidas cuentas, lo que ahora mismo sufre el líder es una situación idéntica a la que vivieron los de Viadero durante el mes de noviembre. «Estamos pasando una mala racha y hay que pensar en recuperar cuanto antes nuestra línea», señalaba el técnico cántabro tras el empate en Somozas, un mensaje muy similar al que lanzó Rubén de la Barrera, entrenador de los leoneses, el pasado domingo tras caer derrotado ante el Tudelano. «No hemos hecho el juego al que estamos acostumbrados. Un día te sientes Mazinger Z y otro pierdes», añadió.

Un equipo de récord al alcance

Con lo sucedido en estas últimas cuatro semanas, lo que se extrae es que el Racing está a tan solo dos puntos de la Cultural Leonesa después de que los castellanos hayan superado los registros estadísticos en muchos apartados.Después de reconocer el poderío y la superioridad de su rival, los racinguistas –en alguna ocasión con muchos apuros, eso sí– han mantenido el tipo y en estos momentos dependen de sí mismos para dar alcance al liderato. En el debe de los verdiblancos aparece la excesiva dificultad con la que han ganado muchos partidos al borde del final. Boiro (0-1), Caudal (2-3), Izarra (2-1) o Palencia (0-1) son ejemplos de que al equipo le ha costado mucho sumar los tres puntos y que sólo la fe en la victoria le ha mantenido sus posibilidades intactas hasta el final. El mes en el que consumaron las dos derrotas y no pasaron del empate ante rivales (Somozas o Arandina) teóricamente asequibles les arrebató también esa frescura y solvencia para matar los partidos mucho antes. El Racing suma de tres en tres, pero ‘baila con el diablo’ ya que lleva tres triunfos conseguidos más allá del minuto 85. Peligro.

Falta por comprobar si a la Cultural Leonesa le ocurrirá lo mismo cuando salga –porque la lógica invita a pensar que su dinámica negativa terminará pronto– de esta mala racha en la que está inmersa. Sin respiro, los de De la Barrera reciben el domingo a la Ponferradina de Pedro Munitis en el derbi más esperado de las últimas temporadas. Los dos equipos están más necesitados que nunca; el líder, por no dejar que el Racing le dé caza y los del cántabro por no decir adiós a un play off al que están obligados desde el inicio de Liga. Alto riesgo en el Reino de León. Mientras los leoneses se baten en un duelo fratricida, el Racing recibe al Celta B en El Sardinero, el otro equipo junto al Pontevedra que mantiene el tipo con los dos ‘gallos’. La jornada 21 de Liga puede ser determinante en la lucha por el primer puesto del Grupo I.