fútbol | segunda división b

El Racing aparta a Kamal para forzar su salida

Kamal, Óscar y Adolfo Mayordomo, durante el entrenamiento de ayer en La Albericia.
Kamal, Óscar y Adolfo Mayordomo, durante el entrenamiento de ayer en La Albericia. / Javier Cotera
  • El mallorquín se ejercitó con el recuperador y el lesionado Óscar y permanecerá al margen hasta que se desvincule del club definitivamente

Kamal apartado. Este es el titular más significativo del enésimo capítulo de la relación entre el mallorquín y el Racing. Los aficionados que ayer se dieron cita, pese a la lluvia, en La Albericia comprobaron como el futbolista ni tan siquiera participó en el calentamiento con el resto de la plantilla. Directamente se colocó al margen; primero realizó carrera continua y posteriormente se juntó al preparador físico, Adolfo Mayordomo, para completar la jornada.

Su presencia en el Racing ha sido testimonial durante más de un año y medio, toda vez que tanto él como el club sabían que su futuro no estaba en Santander, sin embargo ayer fue el primer día en que los responsables del Racing tomaron una decisión que hacía muchos días que se veía venir. El primero en hablar con Kamal fue Ángel Viadero; el entrenador, antes de empezar la sesión se acercó al mallorquín y mantuvo una más que necesaria charla sobre el césped. Acto seguido, el mediocentro se apartó y ya no participó ni un solo minuto con el grupo. En lo que sí contribuyó fue en ayudar a Óscar, el canterano que se recupera de su grave lesión de hombro, y juntos trabajaron con y sin el balón.

Lo más paradójico de todo es que después de la imagen de ayer, todo hacía indicar que no pasaría ni un día más sin que se solucionase la situación del futbolista y el acuerdo para su salida quedara sellado. Pues no. A última hora de ayer aún no se había finiquitado un caso que empieza a tener similitudes con una partida de cartas en la que alguna de las partes tiene un naipe marcado.

Historia rocambolesca

No resulta comprensible que si el futbolista –como asegura su entorno– tiene un acuerdo con un equipo y el Racing no cuenta con él no haya salido ya hace muchas semanas. Es obvio que cada una de las partes busca lo más ventajoso para sí, pero este es un ejemplo palmario de que se busca tensar la cuerda para salir aún más beneficiado.El jugador tiene contrato hasta final de temporada con el Racing y mientras no se produzca una salida voluntaria no queda otra que un despido con indemnización. Precisamente esta última opción es la que choca con los intereses del Racing que ya que no cuenta con el jugador, por lo que su deseo es que se produzca una salida voluntaria cuanto antes y se ponga fin a una historia un tanto rocambolesca.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate