Fútbol-Segunda B

"Lo mejor para el Racing era que no continuásemos"

fotogalería

Pedro Munitis se sentará por primera vez en el banquillo de los Campos de Sport como entrenador visitante. / Javier Cotera

  • Después de pasar año y medio como técnico del Racing y 19 partidos a los mandos de la Ponferradina, Pedro Munitis, el emblemático jugador del Barrio Pesquero, se reencontrará con el público cántabro

Pedro Munitis (Santander, 1975) regresa este domingo a los Campos de Sport para sentarse en el banquillo visitante. El entrenador de la Ponferradina y antecesor de Ángel Viadero en las Instalaciones Nando Yosu vivió un año y medio muy complicado en el equipo de toda su vida. Con su amigo y compañero Gonzalo Colsa como segundo, se hizo cargo del Racing tras la destitución de Paco Fernández y la temporada acabó mal; con un nuevo descenso a Segunda B. Después, en 2016 elReus y elCádiz terminaron con las aspiraciones cántabros de regresar a la LFP y provocaron la salida de dos iconos del racinguismo.

–Un partido difícil por la necesidad de los puntos, el potencial del rival y por lo que significa la vuelta a Santander.

–Un partido muy complicado.El Racing está en un muy buen momento; cosechando muy buenos resultados y haciendo una temporada excepcional en su casa.Pero nosotros también estamos en una fase ascendente, aunque más en cuanto a nuestro juego que, por el momento, en resultados.Hemos tenido partidos que podíamos haber sacado adelante con calidad pero hemos empatado.Sin embargo, las sensaciones son buenas y creo que estamos capacitados para ganar en cualquier campo. Incluido El Sardinero, por supuesto.

–De no ganar, se puede quedar demasiado lejos del playoff...

–¿Ya estamos dando por hecho que va a ganar elPontevedra?Lo primero es que nosotros no pensamos en no ganar enSantander.Siempre, cuando afrontamos un partido, pensamos que lo vamos a sacar a delante yno pensamos más allá. Lo demás toca analizarlo después, cuando sepamos lo que ha pasado.Estamos centrados en nosotros mismos; en hacer bien nuestro trabajo y mantener nuestras sensaciones. Y hasta poniéndolos en el peor de los casos, aún quedarán nueve partidos más y la Ponferradina está capacitada para ganar de forma continuada.Es un partido difícil; eso está claro, pero en el que también puede pasar de todo.

–¿Qué se siente al regresar a Santander medio año después?

–Ahora mismo no sé lo que voy a sentir a mi llegada a Santander, porque hemos estado tan centrados en el momento de la temporada tan importante en que nos encontramos y en preparar lo mejor posible el partido, que no he tenido tiempo para pensar mucho en ello; sólo en trabajar bien durante la semana. Lo que sí está claro es que será un partido muy especial para mí; cómo no va a serlo volver a ElSardinero como visitante.

–Con 447 partidos en Primera División y 21 internacionalidades absolutas, ¿le pone nervioso un partido como este, aunque sea en Segunda B, o ya está curado del miedo escénico?

–No en este partido; me pongo nervioso siempre. Y el día en que no lo haga, malo. Es un nervio controlado, el gusanillo en la tripa de la incertidumbre, del no saber qué va a pasar. Esa es la grandeza del fútbol, que nunca sabes lo que sucede ante cualquier rival, da igual un equipo grande que el más modesto. Así que sí; me pongo nervioso antes de cada partido, y supongo que en este aún más, si cabe.

–Ahora, ya con perspectiva, ¿qué cree que le faltó al Racing el año pasado para no ascender?

–Seguro que no fue solamente una causa. Yo creo que nos dejamos llevar demasiado por la euforia de haberlo conseguido el campeonato de grupo en la última jornada y que el día en que nos enfrentamos al Reus menospreciamos un poquito el potencial del equipo que teníamos delante. Teníamos un equipazo enfrente, pero quisimos presionarles muy arriba, por momentos de una forma un tanto suicida. Quizá nos dejamos llevar un poquito por lo que habíamos vivido durante la última semana y por cómo había sido nuestro grupo, que al menos el año pasado no tenía nada que ver con el nivel que había en los grupos 3 y 4. Sobre todo nos ocurrió en el partido de ida, que es donde se nos fue la eliminatoria, porque en el de vuelta no merecimos perder. Después la eliminatoria de Cádiz también se nos fue por pequeños detalles. Tuvimos ocasiones de adelantarnos de adelantarnos, no entraron y encajamos el gol en una jugada puntual; en un penalti absurdo. En el partido de vuelta en casa hicimos una primera parte muy, muy buena, con bastantes oportunidades, pero otra vez no se dio, se nos adelantaron en una jugada aislada y ya nos tumbaron.

–¿Cree que se fue demasiado duro con usted?

–Si hablo de mí seguramente me faltaría objetividad. La gente es muy libre de pensar lo que quiera y de actuar cómo le dé la gana. Nosotros nos encontramos con muchísimas dificultades: una plantilla hecha a muy última hora, sin saber si el equipo estaría en Segunda o Segunda B y un grupo con muy poca experiencia a todos los niveles. El club no tenía una persona encargada de manejar el mercado y se hizo lo mejor que se pudo, pero en la tercera jornada todavía estaban llegando incorporaciones que luego resultaron decisivas. Tuvimos que convivir con lo difícil que es una transición de Segunda a Segunda B y el mal comienzo de temporada. Si se juzga todo por si al final se asciende o no se asciende, está claro que no lo hicimos, pero creo que conseguimos otras cosas positivas.

–¿Tener que recomponer completamente la plantilla fue un factor en contra?

–Te puede afectar a la hora de quedar primero o no en la fase regular, pero luego, a la hora ascender, hay que recordar que hay 80 equipos enSegunda B y sólo ascienden cuatro. Quizá visto desde fuera parece que los que descienden tienen la obligación de ascender al año siguiente, pero se vio el año pasado que Barcelona B, Sabadell yRecreativo lo pasaron realmente mal. Alguno de ellos incluso estuvo a punto de descender, y el Barça B tuvo que reforzarse muchísimo a mitad de temporada. Ascender a Segunda División no es nada fácil para ningún equipo.

Durante un partido con la Ponferradina.

Durante un partido con la Ponferradina. / DM .

–¿Tenía tomada la decisión de no continuar?

–Somos muy exigentes con nosotros mismos.Siempre he antepuesto el bien del club al mío propio y creía que lo mejor para el Racing era que no continuásemos. Creo que lo más importante que puede haber en torno a un club es la unión y un clima en el que podamos tirar todos en una misma dirección.Yo nunca he pasado desapercibido; siempre he sido una persona a la que se ha querido mucho o no se ha querido nada. Eso puede provocar por momentos división y lo último que necesitaba el Racing era que la gente estuviera dividida. Entendíamos –de nuevo incluye a Colsa– que lo mejor era irnos para que todos tiraran del carro.

–¿Considera que fracasó en su cometido?

–No. No voy a cometer el error de juzgar éxito o fracaso por un ascenso o no ascenso, porque durante todo un año hay muchas cosas detrás; infinidad de circunstancias que muchas veces marcan lo que sucede. ¿Se pudo hacer mejor? Posiblemente. ¿Se hicieron cosas muy bien? También. Se terminó como primero de grupo y no se pudo ascender, pero no lo considero un fracaso. Creo que hay muchas cosas para valorar.

–En Ponferrada también tiene mucha presión.

–Llevamos dos años, desde que los cogimos el Racing en Segunda División, sin tener una sola semana de tregua. Esto es jugar cada partido con la soga al cuello. Hemos tenido que vivir todo con una intensidad que parece que estos dos años han sido diez con todo lo que ha tocado experimentar. Nos pasó en Santander y en Ponferrada ocurre lo mismo. Vivieron una transición durísima desde el descenso a Segunda B, un comienzo muy malo y muchísimos problemas. Poco a poco estamos consiguiendo enderezar el rumbo y ahora hay que entrar en el play off de ascenso, porque ahí se te abre todo.Salvo los primeros clasificados, que parten con ventaja, en la fase de ascenso los demás están ya en igualdad de condiciones.

–¿Qué partido cree se va a ver este domingo?

–Nuestra propuesta va a ser la de siempre: imponer nuestro juego al del rival.No vamos a jugar en función del Racing, aunque sabemos que si no es el mejor equipo, sí está al menos entre los dos mejores, porque la clasificación no engaña.Va a ser un partido duro, pero tengo plena confianza en lo que hacemos. No vamos a variar nada, sino que vamos a ser nosotros mismos para ver si somas capaces de imponernos al rival.Y si no lo conseguimos esta semana, insistiremos la siguiente, porque creo que la plantilla está capacitada para ello. El Racing es un equipo muy solvente que no concede mucho en defensa, tiene experiencia y muchísima pegada adelante. Basa mucho su juego ofensivo en sus cuatro futbolistas más adelantados y te tiene en estrés permanente haciendo llegar balones próximos al área. Vamos a tener que estar superconcentrados todo lo que dure el partido, porque si fallas el Racing te puede matar sin necesidad de haber tenido controlado el partido.

–¿Veremos un abrazo a Viadero?

–Hombre, claro. Es un entrenador de la casa y te engañaría si te digo que le deseo lo mejor para este partido, como él tampoco lo hará a nosotros, pero a partir de ahí espero que le vaya fenomenal, porque el bien suyo será el de todos los racinguistas entre los cuales por supuesto que me incluyo.