racing

Las últimas 450 entradas para León se pondrán a la venta mañana

La afición racinguista volverá a demostrar en León su apoyo incondicional a su equipo con uno de los desplazamientos más numerosos de la historia verdiblanca.
La afición racinguista volverá a demostrar en León su apoyo incondicional a su equipo con uno de los desplazamientos más numerosos de la historia verdiblanca. / Andrés Fernández
  • Las peñas completaron ayer seis autocares y en León se espera superar la asistencia del partido frente al Real Madrid en Copa del Rey, récord de la temporada

Más de 3.000 entradas vendidas, cerca de 4.000 racinguistas con la maleta preparada, seis autobuses de las peñas completos... León adelanta su ‘agosto’ al día del padre. La afición está en vísperas del que puede ser el mayor desplazamiento de la última década y cada día que pasa se supera la última previsión. Primero fue la venta de las 2.000 localidades que la Cultural Leonesa envió al Racing al principio de la pasada semana; más tarde, la respuesta casi inmediata –apenas tres días– de la masa social al agotar la segunda remesa de otras mil entradas que el club verdiblanco solicitó a su rival. En El Sardinero todo parece poco; sirva como muestra que hoy se espera recibir el tercer y último giro procedente de León que en un principio era de 809 entradas y al final será de 450, que se pondrán a la venta mañana en las taquillas de los Campos de Sport. La zona Este –el lugar donde se ubicará a la afición racinguista– se ha quedado pequeña y ante posibles incomodidades, la Cultural ha preferido acotar el aforo a 3.450 espectadores. En las oficinas de el Reino de León se escuchó ayer: ‘No va más’.

Con salir a las calles de cualquier localidad de Cantabria basta para darse cuenta de que el viaje del próximo fin de semana monopoliza buena parte de las conversaciones. Quien mas o quien menos tiene a algún conocido con la maleta a medio hacer o un peñista en el grupo con el viaje organizado. Seis autocares están ya completos; uno partirá el sábado como avanzadilla. Será el más grande, con 82 plazas, y reunirá a integrantes de las Peñas Aúpa Racing, Concanos, Ojáncanos y Racinguistas ONline. Estos cuatro colectivos, que habitualmente se unen en muchos de los desplazamientos de la temporada, también le colgaron el cartel de no hay asientos, a dos autocares más que madrugarán el domingo y que esperan llegar a León con tiempo para sumarse a la marea. Lo mismo hará San José, que a las 21.00 horas de ayer tan solo le quedaba una plaza por cubrir las 76 de su vehículo. Casi sobre la bocina podrán sumarse los últimos al que ha fletado la Peña Ceballos, que saldrá de Sarón el mismo día del partido. Otro grupo incondicional y que no podía faltar a algo como lo que se avecina es Nukleo Asón;su autocar de 76 va lleno hasta la bandera. Como novedad, en León se estrenará la Peña Gastronómico-Racinguista El Cachopo, que después de su reciente inauguración ha decidido unirse a la ‘invasión’ en una fecha tan señalada. Su doble vertiente, futbolera-culinaria, encaja a la perfección en una plaza como León en la que los atractivos por ambos aspectos están de sobra asegurados. Al pelotón se unirán otros colectivos racinguistas sin viaje organizado.

El racinguismo da que hablar. Si en Burgos, Villaviciosa, Logroño no olvidarán nunca la estampa verdiblanca abarrotando las calles de sus ciudades, en la localidad leonesa se preparan para algo de lo que tampoco tienen muchos antecedentes. La llamada –si no desesperada, sí urgente– que el pasado miércoles lanzó el director general de la Cultural, Felipe Llamazares, ha puesto en guardia al entorno del club. «No podemos dejar que el Racing juegue en casa. Tenemos que reunir a 7.000 aficionados de nuestro equipo». El Reino de León tiene una capacidad de 13.000 espectadores y los cántabros siguen estrechando el cerco. Todo hace indicar que el ‘taquillazo’ que registró el pasado mes de octubre cuando en la Copa del Rey le tocó el gordo en forma del Real Madrid se puede quedar corto.Ese día, 26 de octubre de 2016, el partido de ida de los dieciseisavos de final del torneo del ko reunió a 11.516 almas en las gradas del modesto estadio leonés.

Fue una fiesta por todo lo alto y sin duda un registro que pasará a la historia en la ‘Cultu’. Sin embargo, si las previsiones se cumplen, el domingo los datos serán aún más espectaculares. El color verdiblanco volverá a poner contra la pared al apoyo local en una ciudad más. Ya en otras plazas los aficionados de casa se vieron superados por goleada y aunque en esta ocasión no parece que pueda ocurrir, no es menos cierto que los días previos se están viviendo con gran expectación. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) en León existen 60 hoteles con 2.095 camas y 3.794 plazas, unas cifras que en principio son suficientes para acoger el desplazamiento de la afición cántabra, que en su gran mayoría optará por acudir el mismo día del partido dado que no es un viaje muy largo.

Éxodos para la historia

No será el éxodo más numeroso de racinguistas en la historia del ya centenario club, pero sí uno de los mayores. Cuatro son las fechas que encabezan con letras de oro dicho capítulo en la memoria del racinguismo. En el año 1998 comenzó una costumbre que dada su relevancia se convirtió en una saga; aquel año más de 4.000 seguidores acudieron a Zaragoza para apoyar al equipo y se concentraron en torno a un inmenso cocido montañés del que comieron todos ellos y muchos maños que no dejaron de frotarse los ojos ante tal manifestación de complicidad. La temporada siguiente fue Salamanca con otros 4.500 verdiblancos y 63 autocares procedentes de la región. La culminación llegó un 5 de abril de 2000 cuando el Racing solicitó a la Comunidad de Madrid un espacio adecuado para organizar otro cocido previsto para 6.000 raciones. No fue fácil dotar de la infraestructura necesaria a la zona, pero al final se consiguió. La Casa de Campo alimentó los estómagos agradecidos de los racinguistas que luego se dejaron sus gargantas apoyando a un equipo que fue portada en todos los periódicos del mundo. Esa noche, el Racing le ganó al Real Madrid (2 -4) en un partido estelar de Pedro Munitis.

Aquel éxito sin precedentes rivalizará para siempre con lo que ocurrió el mes de noviembre de 2008, cuando el Racing visitó el Parque de los Príncipes. A los más de 4.000 aficionados no les importaron los más de mil kilómetros de distancia;autocar, avión, tren, coches particulares... Cada uno tenía una historia que contar bajo la Torre Eiffel, en la que el pito y el tambor despertaron a los parisinos. Esta vez no será el SantiagoBernabéu ni el Parque de los Príncipes, será El Reino de León, pero en el fútbol siempre la última fecha es la más importante.

No existe aún un programa oficial de actos para el domingo, aunque las peñas planean una ‘quedada’ colectiva para acudir todos juntos al estadio, algo similar a lo que sucedió la pasada temporada en la capital riojana, o esta en Burgos y en Palencia y que desbordaron todas las previsiones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate